Economía

Topes al gas LP contienen inflación en agosto, pero subyacente sigue desatada

El control de precios al Gas LP hizo efecto disminuyendo más de los esperado la inflación general, sin embargo el incremento quincenal de la subyacente es el mayor desde 2001.

24-08-2021 15:34 Por : Arena Pública
El precio del Gas LP bajó 15% en una sola quincena debido al control de precios. (Foto: Pemex)
El precio del Gas LP bajó 15% en una sola quincena debido al control de precios. (Foto: Pemex)

Los precios máximos de venta al Gas Licuado del Petróleo (LP) hicieron efecto. Durante la primera quincena de agosto, la inflación tuvo su disminución más importante en lo que va del año. 

El precio del Gas LP que se convirtió en la principal amenaza al bolsillo de los consumidores durante los dos meses pasados presentó una caída quincenal de 15%, debido a la decisión presidencial de establecer máximos precios de venta semanales, reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). 

La fuerte disminución del precio del combustible empujó al Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) a una caída de 0.02% respecto a la quincena anterior, su mayor disminución desde inicios de año y que colocó al Índice en un valor de 5.58%, menor a la expectativa de 5.7% de los expertos consultados en la última Encuesta Citibanamex.

No obstante, la disminución del INPC estuvo directamente motivada por el control de precios, no por una disminución generalizada de los precios, pues de no ser por ello la inflación para esta quincena hubiera sido mayor. 

“El Índice Nacional de Precios al Consumidor mostró una disminución de (-)0.021% q/q en la primera quincena de agosto 2021, a lo que el gas doméstico LP contribuyó con una incidencia de (-)0.391; sin esta incidencia, la variación del índice habría sido 0.37%” matizó el presidente del Inegi, Julio Santaella, en su cuenta de Twitter. 

Con un precio de 25.29 pesos por kilogramo en junio para su presentación en cilindro, el precio del Gas LP comenzó a subir rápidamente desde inicios de año, pero las mayores presiones sobre el índice inflacionario llegaron en junio y julio con 0.070 y 0.142 puntos respectivamente. 

Al tratarse del combustible doméstico más utilizado a nivel nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) tomó la decisión de establecer topes semanales a sus precios, así como la creación de una distribuidora de gas estatal bajo el nombre de Gas Bienestar. 

Aunque de manera inmediata la medida gubernamental fue efectiva para reducir los precios de venta, diversos analistas económicos y organizaciones han señalado que no resolverá el problema de raíz. 

"Para bajar la inflación de forma sostenida, México requiere mucho mayor competencia y una COFECE más fuerte. Fijar precios no es la solución" comentó en Twitter Alonso Cervera, economista en jefe para América Latina de la firma de servicios financieros Credit Suisse. 

La misma Comisión Federal de Competencia Económica  (COFECE) -a la que AMLO incluso acusa de no hacer su trabajo- reconoció la falta de competencia en la industria gasera pero también rechazó el tope de precios, argumentando que era contrario a la Ley de Hidrocarburos. 

El paro nacional de gaseros también fue una reacción a la medida y si bien este duró apenas un par de días, los efectos fueron alarmantes, creando escasez en algunos puntos del país.

Alfredo Coutiño, economista en Jefe para América Latina de Moody´s Analitycs, dijo a Arena Pública que las alzas se combaten con mayor apertura a inversiones y competencia, condiciones que son desincentivadas por los controles de precios.

“Los controles de precios, en economías con rigideces de precios como la mexicana en donde no se presentan deflaciones, nunca han funcionado porque representan una represión de precios que tarde o temprano provocan un ajuste severo”, explicó el economista desde 

Subyacente se disparó

Al interior de la inflación solo el Gas LP presionó a la baja, pues a pesar de que hubo otros precios que vieron caídas, éstos tuvieron una mínima incidencia en el INPC general. 

Al contrario, e componente subyacente o básico de la inflación -que no considera los combustibles ni otros bienes de precios volátiles- ha seguido creciendo hasta niveles históricos. 

"La tasa de inflación subyacente de 0.28% de la primera quincena de agosto es la más elevada para una quincena similar desde la primera quincena de agosto de 2001" destacó Jonathan Heath, subgobernador del Banco de México (Banxico). 

La subyacente es el componente que preocupa a los economistas, pues es un indicador a largo plazo de la inflación, cuyos efectos son más duraderos y difíciles de combatir. 

En su última decisión de política monetaria, el Banxico destacó la persistencia de esta inflación como una de las razones principales por las cuales se decidió una subida de las tasa de interés y ampliar su pronóstico de convergencia de la inflación al objetivo hasta el 2023. 

Coutiño señala que la subyacente es aquella que importa para la formulación de la política monetaria ya que “puede contaminar la formación de precios de productores y distribuidores en la medida en que las acciones monetarias continúen siendo tímidas y dando lugar a la complacencia inflacionaria.

En su más reciente edición, el consenso de los analistas consultados por Citibanamex pronostica que la inflación al cierre de 2021 será de 6.05% para la general y 4.70% para la subyacente.