Economía

Pandemia agudiza la desigualdad al contraerse los ingresos de la población mas pobre

Entre el último trimestre de 2019 y 2020, el 80% de la población ocupada redujo su ingreso promedio; los mas afectados fueron los mas pobres, mientras que los únicos que aumentaron sus ingresos fueron el 20% de quienes más ganan.

17-02-2021 17:13 Por : Arena Pública
Los ingresos laborales de los trabajadores que ganan menos -en el primer quintil- se redujeron de 158.72 pesos a 94.36 pesos reales, en el último año, dice el Coneval.
Los ingresos laborales de los trabajadores que ganan menos -en el primer quintil- se redujeron de 158.72 pesos a 94.36 pesos reales, en el último año, dice el Coneval.

En el último año, los trabajadores de menores ingresos vieron reducido el monto de pesos que se llevaron a la bolsa día con día, mientras que los de mayores ingresos los aumentaron.

Según el reporte del Índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP) del IV trimestre de 2020, elaborado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), el 80% de la población ocupada en México vió una reducción en sus ingresos laborales promedio en comparación con  2019.

Los ingresos laborales de los trabajadores que ganan menos -ubicados en el primer quintil- se redujeron de 158.72 pesos a 94.36 pesos reales por persona, la mayor disminución registrada en el total de la población ocupada del país. Solo en el caso de aquellos trabajadores con mayores ingresos -ubicados en el quinto quintil- tuvieron un incremento de 4,662.93 a 4,726.67 pesos reales por persona.

Así, en los últimos doce meses se dio un incremento en la desigualdad de los ingresos laborales promedio por persona y que se observa -dice el Coneval- en un crecimiento del coeficiente de Gini, al pasar de 0.488 a 0.513 entre el último trimestre de 2019 y el de 2020. El coeficiente de Gini es el método más usado para medir la desigualdad en los ingresos, mientras el coeficiente se acerca más a la unidad, refleja una mayor desigualdad. En comparación, en la Unión Europea este mismo coeficiente es de 0.308.

El golpe a los ingresos del 80% de la población ocupada se debió a la pérdida de los empleos y a la caída en las remuneraciones derivada de la suspensión de las actividades económicas con motivo de la crisis sanitaria en el país, como lo apunta la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) publicada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La población subocupada, es decir aquellas personas que tienen la necesidad de contar con más de un trabajo o trabajar más horas para obtener su ingreso, prácticamente se duplicó, al pasar de 4.3 a 8.1 millones, entre el último trimestre de 2019 y 2020. Zacatecas (24.2%), Ciudad de México (23.7%) y Tabasco (23.1%) son los estados con una mayor tasa de subocupación.

Pobreza por caída en los ingresos laborales

El reporte del Coneval señala, además, que entre el último trimestre de 2019 y 2020, aumentó de 37.3% a 40.7% la población en pobreza laboral, es decir, aquellos a quienes su ingreso no les permite acceder a la canasta alimentaria.

Una explicación parcial a la pobreza laboral se encuentra en la caída de los ingresos laborales de la mayor parte de los trabajadores, especialmente de aquellos con bajos ingresos. En los últimos doce meses el porcentaje de la población ocupada que ganaba menos de un salario mínimo aumentó de 27.2% a 29.9%, mientras aquellos que ganaban un salario mínimo pasaron de 2.7% a 3.4%. Y la población que gana más de un salario mínimo y hasta dos, se incrementó de 35.6% a 38.7%. Es decir, mientras que hace un año el 65.5% de la población ocupada ganaba hasta dos salarios mínimos, a finales de 2020 este porcentaje se elevó a 72.0%.

Caso contrario fueron los trabajadores que ganaban de 2 a 3 salarios mínimos, quienes se redujeron de 20.3% a 17.3%, así como a aquellos de entre 3 a 4 salarios  mínimos, que pasaron de 10.1% a 7.6%. En el caso de la minoría (0.5%) que ganan más de 10 salarios mínimos, no hubo cambios.

No obstante las cifras a nivel anual, la recuperación en el último semestre -después de la abrupta caída de la economía entre mayo y junio- es palpable. Entre el tercer y cuarto trimestre de 2020 disminuyó el porcentaje de la población en pobreza laboral de 44.5% a 40.7%, y el ingreso laboral de la población de  menores ingresos (en el primer quintil) pasó de 31.60 a 94.36 pesos reales por persona. Un paso para aminorar la enorme brecha de desigualdad que provocó la crisis.