Econokafka
Economía, política, historia.

Murió una Reina global

12-09-2022 08:47

Contra todo, Isabel II tuvo la victoria final gracias a su longevidad y el estricto apego a la seriedad, discreción y dignidad correspondiente a una Jefe de Estado.

Isabel II (Foto: Gov.UK)
Isabel II (Foto: Gov.UK)

Murió quien siempre había estado presente.

Muy pocos en el planeta recuerdan el reinado de Jorge VI dado que este murió en febrero de 1952. Sin duda la noticia se transmitió a toda velocidad a nivel planetario por radio y telégrafo, muy pocos se enteraron por televisión. Un fallecimiento relevante, sin duda, para aquellas naciones en que había sido Jefe de Estado (o exjefe, destacadamente habiendo sido el último Emperador de la India). Motivo de curiosidad o un comentario igualmente breve para muchísimos más que quizá no podían siquiera recordar su rostro.

Pero su hija reinó desde el momento de la muerte de su padre hasta la suya propia, 70 años y medio más tarde. Quien pueda recordar hoy su llegada al trono británico tiene más de 80 años de edad, esto es, una mínima fracción de la humanidad. Isabel II era una figura familiar, sin exagerar, para miles de millones de personas.

 

Los 5 reyes importantes

Porque además era la monarca más relevante entre los monarcas, simplemente por el enorme peso histórico del Reino Unido. Como dijo el último Rey de Egipto (Farouk) en 1948, pocos años antes de ser depuesto: “el mundo entero experimenta una revuelta. Pronto solo quedarán cinco Reyes: el Rey de Inglaterra, el Rey de Espadas, el Rey de Tréboles, el Rey de Corazones y el Rey de Diamantes”.

Ciertamente, hay varias casas reales europeas, algunas en Medio Oriente, en Asia y un par en África. Por supuesto, está el Emperador del Japón, y para América Latina destaca por su importancia el Rey de España. Pero los Borbones vieron interrumpido su reinado por varias décadas por Francisco Franco. No dejó de ser irónico que fue el propio Caudillo de España quien designó como su sucesor a Juan Carlos I. La única interrupción en la larga línea de monarcas que hoy llega a Carlos III fue cuando se ejecutó a su homónimo, Carlos I, y once años después regresó al trono su hijo, Carlos II.

La línea directa que llega a Isabel II, y hoy a su hijo, inicia con la Casa de Hannover a inicios del siglo XVIII. A comienzos del siglo XX, la casa real de Eduardo VII (hijo de la Reina Victoria) tomó el nombre de la casa paterna (Saxe-Coburg y Gotha), nombre que fue modificado en la Primera Guerra Mundial a Windsor, dado que Reino Unido estaba en conflicto con Alemania. No puede descartarse que, en honor a su padre (y de su tío abuelo, Louis Mountbatten), por decisión del nuevo Rey, su Casa pase a denominarse Mountbatten-Windsor. Irónicamente, un nombre germánico.

 

De la televisión a internet

El reinado de Isabel II fue caracterizado por la modernidad de las comunicaciones. Su coronación en 1953 fue transmitida por televisión, el anuncio de su muerte dio la vuelta al mundo a los minutos de ser anunciada. El nacimiento de sus hijos, nietos, bisnietos, fue noticia, así como los matrimonios y divorcios, junto con los numerosos escándalos. Las infidelidades maritales de la familia real fueron consumo popular, fuese por conversaciones telefónicas ilegalmente obtenidas, fotografías tan indiscretas como escandalosas, así como confesiones abiertas en televisión y que hoy son vistas una y otra vez en YouTube.

Contra todo, Isabel II tuvo la victoria final gracias a su longevidad y el estricto apego a la seriedad, discreción y dignidad correspondiente a una Jefe de Estado. Si Carlos III llega al trono sin cuestionamientos a los 73 años es porque su madre nunca consideró oportuno abdicar, dada la impopularidad que el heredero tuvo en varias ocasiones. En el siglo XXI hay un Rey emérito de España, incluso un Papa emérito con Benedicto XVI, pero no hubo una Reina emérita de Inglaterra.

Los escándalos fueron numerosos, los altibajos en popularidad extremos, pero Isabel II salió indemne de todos. Tuvo 15 Primeros Ministros, de Winston Churchill a Liz Truss, tres de ellas mujeres (Margaret Thatcher, Theresa May y la propia Truss).

Incluso la muerte de la princesa Diana en París en 1997, y los reclamos que trajo a la familia real por su comportamiento distante, fue superada por el simple paso del tiempo. Hace poco que la propia Reina hizo lo que hubiera sido impensable hace algunos años: establecer que la segunda esposa de su hijo fuese también Reina (Consorte), lo que hubiera sido Diana (sin divorcio y muerte).

Los numerosos comentarios y análisis sobre la muerte de Isabel II no son, como muchos han tratado de presentar (o condenar), el enaltecimiento de un sistema de gobierno (una monarquía hereditaria, por más que sea estrictamente constitucional) que parece por completo fuera de lugar en el siglo XXI. Tampoco son resultado de un chismorreo en el sentido más puro de la palabra. Muestran el sentimiento de cientos de millones (quizá miles de millones) de personas que estaban muy familiarizadas con la Reina, como quizá una vecina, una amiga de la familia, de toda la vida.

En ese sentido, murió una Reina global, quizá la única que nunca existirá dada su larguísima vida como persona y monarca.

ACERCA DEL AUTOR
Sergio Negrete
Doctor en Economía por la Universidad de Essex, Reino Unido. Licenciado en Economía por el ITAM. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la UNAM. Profesor-Investigador en el ITESO. Fue funcionario en el Fondo Monetario Internacional (FMI) y en el Gobierno de México.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Septiembre 2022 >>
D L M M J V S
    
01
02
03
04

05

Dos Bocas sin fondo
06
07
08
09
10
11

12

Murió una Reina global
13
14
15
16
17
18

19

AMLO no teme al fracaso
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30