Econokafka
Economía, política, historia.

México no tiene las vacunas del crecimiento

14-01-2021 12:31

Una vacunación politizada e ineficaz será un escollo para el crecimiento económico en 2021, pero igualmente lo será este año la renovada ausencia de una política fiscal contracíclica.

Las perspectivas de crecimiento para 2021 empeoran a medida que avanza el año, y eso con apenas dos semanas de iniciado. El culpable, como ocurrió con el Gran Encierro del año pasado (quizá el nombre histórico que finalmente recibirá la impresionante contracción económica), es la pandemia.

Varias vacunas fueron desarrolladas a una velocidad sin precedentes, pero el impacto económico tardará todavía meses en manifestarse. Ya se puede pensar que en otoño 2021 se iniciará una relativa normalidad, pero la primera mitad de este año sin duda continuará con los impactos negativos del Covid.

En el plano global, habrá que agregar además el accidentado cambio de estafeta en los Estados Unidos. Los meses finales de la pandemia, al menos con el impacto hasta ahora experimentado, serán los iniciales de la administración Biden, que quizá incluyan turbulencias políticas por el problemático fin del gobierno Trump, incluyendo un peculiar juicio de impeachment que concluirá cuando el neoyorkino resida en Florida.

La accidentada vacunación en México

Lo que no debe esperarse en el caso mexicano es una campaña de vacunación eficaz y rápida. Fiel a su costumbre, el presidente López Obrador ya empezó a intervenir en lo que debería ser una cuestión técnica en materia de salud pública, con promesas estrambóticas (todos los adultos mayores de 60 años ya vacunados en marzo) y propuestas como la de priorizar la vacunación en regiones remotas, aparte de involucrar a su estructura clientelar vía los llamados “siervos de la nación”.

Esto, aparte de que la vacunación se contagiará, si no lo ha hecho ya, de la obsesión presidencial por evitar un gasto necesario para así “ahorrar”. El tipo de vacunas (china, rusa, Pfizer, Moderna, AstraZeneca) y su número es algo indeterminado y abierto a mucho “ahorro” potencial (como sería vacunar una dosis cuando lo ideal serían dos) por parte de una administración que no ha titubeado en recortar gastos en materia de salud y que ha sido indiferente a, en el caso más destacado, dejar a niños con cáncer sin quimioterapias. No sería sorprendente, sino congruente con su actuar, que se busque maximizar la vacuna Covid desde la perspectiva política (y electoral) y no de salud.

De ser el caso, tampoco podrá esperarse que la vacuna sea un elemento que permita un regreso a la normalidad, incluyendo la económica, al menos no al ritmo de otros países. Lo más probable es que al menos el primer semestre del año muestra un bajo crecimiento, y ello solo por rebote, con respecto al colapso registrado en el mismo periodo de 2020 (sobre todo el segundo trimestre).

Por ello la apuesta presidencial de una recuperación en “V” se mantiene como irrealista, lo mismo que su expectativa en materia de recuperación del empleo formal. El Presidente dijo en su Informe del primero de diciembre que esperaba que el empleo formal recuperase su nivel pre-pandemia (20.61 millones) en marzo. Dado que dicho indicador cerró el año en 19.77 millones, habría que crear 840 mil empleos formales en el primer trimestre de 2021, lo que en estos momentos de semáforo rojo en varios estados del país se antoja imposible.

 

Otras vacunas que no llegarán

Una vacunación politizada e ineficaz será un escollo para el crecimiento económico en 2021, pero igualmente lo será este año la renovada ausencia de una política fiscal contracíclica. El afán de la “austeridad” se mantiene firme, implicando la búsqueda de más lugares a los cuales se pueda reducir o por completo eliminar los correspondientes presupuestos.

No deben esperarse, por ello, apoyos para tratar de salvar empleos, como prácticamente no los hubo en 2020, ni tampoco una expansión de los programas sociales para paliar el fuerte aumento en la pobreza. La política monetaria seguida por el Banco de México, además, se encuentra constreñida por el nivel de la inflación, por lo que tampoco puede esperarse una baja rápida e importante en las tasas de interés.

Otra vacuna fundamental tampoco llegará, y es la que implica una inyección de confianza a la inversión. No puede esperarse mejora en el ambiente para los negocios, sino un mayor deterioro, dado el ataque frontal del gobierno a los proyectos existentes en el sector energético, arbitrariedades que muestran que contratos y leyes son irrelevantes cuando se tiene como objetivo fortalecer a una ineficiente empresa paraestatal.

No puede esperarse una reducción al crimen, sino su aumento, destacadamente en materia de extorsión, esa plaga silenciosa que estrangula negocios de todos los tamaños. Dada la pandemia tampoco puede esperarse que las empresas que cerraron sus puertas en 2020 tomen acciones para abrir de nuevo en 2021, al menos en los primeros meses.

Tampoco puede esperarse un fortalecimiento del Estado de Derecho cuando lo que ha demostrado la administración federal en una inclinación por doblegar a leyes y jueces enarbolando una bandera justiciera, aparte de la peculiaridad proximidad con mafias criminales bajo la política de “abrazos, no balazos”.

Para el Covid tardarán las vacunas, para el crecimiento económico no las habrá en 2021 y tampoco en los años subsecuentes.

ACERCA DEL AUTOR
Sergio Negrete
Doctor en Economía por la Universidad de Essex, Reino Unido. Licenciado en Economía por el ITAM. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la UNAM. Profesor-Investigador en el ITESO. Fue funcionario en el Fondo Monetario Internacional (FMI) y en el Gobierno de México.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Enero 2021 >>
D L M M J V S
     
01
02
03

04

Con “B” de burbuja y de “bien”: Bitcoin
05
06
07
08
09
10
11
12
13

14

México no tiene las vacunas del crecimiento
15
16
17
18
19
20

21

AMLO tras el “tesoro oculto” de México
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31