Econokafka
Economía, política, historia.

Las tres mentiras de Arturo Herrera

06-07-2021 08:45

¿Por qué las diversas mentiras? Para justificar la injustificable política económica de Andrés Manuel López Obrador.

Arturo Herrera será propuesto para ser gobernador del Banco de México.
Arturo Herrera será propuesto para ser gobernador del Banco de México.

Arturo Herrera está ya en la etapa de justificar sus acciones como titular de Hacienda. Es comprensible con un sentido de la historia antes de dejar las finanzas públicas en manos de Rogelio Ramírez de la O, y mientras inicia la larga pausa antes de llegar al frente del Banco de México a inicios de 2022. Tampoco sobra para justificar (aunque ello no haga falta) los votos en el Senado para su ratificación al frente del Banxico.

Pero el problema es que miente, quizá en parte para justificar las órdenes de su jefe, al que tuvo que obedecer en sus lineamientos (lo no soportó hacer Carlos Urzúa, el primer titular de Hacienda). En su reciente entrevista con “El País” de España, Herrera pronunció tres mentiras fundamentales en un solo párrafo sobre la política fiscal y sus efectos (haciendo a un lado otros dichos cuestionables sobre las vacunas compradas, el ritmo de vacunación y la actitud de inversionistas y calificadoras sobre México, en otras partes de la entrevista).

La pregunta y respuesta correspondiente fueron:

Pregunta. Usted tuvo que enfrentar la caída económica más grande desde la Gran Depresión. ¿Cuál es su balance a un año de la crisis? ¿De qué se siente orgulloso y cuáles son sus frustraciones?

Respuesta. Entré a la Secretaría de Hacienda hace casi exactamente dos años, en julio, y cinco meses después se dio el primer caso de covid en el mundo. La mayor parte de mi gestión se ha dado en condiciones de covid y, por lo tanto, lo que define mi gestión ha sido el cómo hemos enfrentamos la crisis de covid. En retrospectiva, nos salieron bien las cosas en gran medida. Los primeros casos que se dan fuera de Asia fueron en Europa, en países desarrollados que ya tenían tasas de interés muy bajas. Estos países se endeudaron y podían hacerlo porque en algunos casos pagaban cero o tasas de interés negativas. En un primer momento, se reconoció que había algunos países, los más pobres del mundo, que no iban a poder hacerlo, y por eso se estableció esta iniciativa de suspensión de la deuda. Entonces, había como dos sopas: la de los países desarrollados y la de los países más pobres. Pero no se diseñó algo para los del medio, que representan el 75% de la población mundial y el 35% del Producto Interno Bruto (PIB) del planeta. Ahí estamos nosotros, que no tenemos tasas de interés negativas. De hecho, tuvimos ya un incremento en la tasa de interés. Entonces, si hubiéramos tenido un programa tan agresivo como los de las economías avanzadas hoy tendríamos que estar pagando alrededor de 350.000 millones de pesos adicionales en tasas de interés. Eso supone más que todo lo que cuesta la educación pública superior y media superior. Es decir, la preparatoria y las universidades públicas. Por estas condiciones fuimos prudentes. Además, reconocimos muy pronto que debíamos apostarle de manera audaz a las vacunas y que el enfoque era el del manejo de riesgo de finanzas.

 

Primera mentira: “nos salieron bien las cosas”

 

La primera mentira fue “En retrospectiva, nos salieron bien las cosas en gran medida”. En 2020 México tuvo la peor contracción económica desde la Gran Depresión, que siguió a una pequeña recesión en 2019, y que no será compensada con el crecimiento de 2021. Hubo, por otra parte, la mayor explosión en términos de pobreza, que quizá ni para 2024 será reducida a los niveles de 2018. Si eso es que las cosas “salieron bien”, hay un grave problema con la realidad… o con la verdad.

El escenario contra factual para Herrera no existe: una caída menor del PIB, menor pérdida de empleos e ingresos, millones menos en pobreza, gracias a un fortísimo estímulo fiscal. Lo que, sin duda, para millones habría sido realmente algo bueno en lugar del escenario que enfrentan ahora.

 

Segunda mentira: México no podía, o no le convenía, tener una fuerte política fiscal contracíclica

 

La segunda mentira es decir que México no pudo, o no le convenía, una fuerte política fiscal contracíclica, de gasto deficitario vía endeudamiento. A los pobres les perdonaron pagos de deuda, y muchos ricos tenían tasas de interés negativas o cercanas a cero. No se pensó en aquellos en el medio. Herrera les pasa la pelota, responsabiliza implícitamente, a los gobiernos de países avanzados. A México (y muchísimos otros países emergentes) no les convenía endeudarse en esas condiciones.

Lo que es otra mentira. Las tasas de interés mexicanas, o las que ofrece en los mercados internacionales de capital para colocar sus bonos, son positivas –pero extremadamente bajas en términos históricos. Herrera al parecer aspiraba al paraíso deudor: recibir un pago junto con el dinero prestado (tasa de interés negativa). No hace la menor referencia a que era muy barato endeudarse, sino que implica que era caro hacerlo, cuando bajo cualquier perspectiva histórica es exactamente lo contrario. Precisamente por la misma razón se endeudaron tantas otras naciones, incluyendo emergentes y también, incluso, de bajo ingreso.


Te puede interesar:

Tormenta perfecta para un mal crecimiento | Sergio Negrete


Muchos emergentes aplicaron paquetes contracíclicos de buen tamaño. No tan grandes como los países avanzados, sin duda, pero muchísimo mayores que México. En números gruesos, los paquetes de ayuda de países ricos fueron equivalentes a entre 15 y 40 puntos del correspondiente PIB de 2020, de acuerdo al Fondo Monetario Internacional. En promedio, alrededor de 30 puntos de PIB entre gasto adicional, ingreso sacrificado y préstamos, garantías de préstamos e inyecciones de capital a empresas.

De acuerdo a la misma fuente, los paquetes de emergentes estuvieron entre dos y 20 puntos del correspondiente PIB, con México peleándose el último lugar con Egipto y Pakistán. Naciones como Argentina, Colombia, Perú, Chile y Brasil dejaron a México muy atrás. Entre ellos pudo estar México, contrario a lo dicho por Herrera.

El paquete mexicano, de hecho, se ubicaría en el promedio de las naciones de bajo ingreso (pobres), que estuvieron en un intervalo de entre 0.3 y siete puntos de PIB. Esos países que, según Herrera, son tan pobres que no tenían para gastar y en cambio recibieron alivios en sus deudas. México se habría ubicado más o menos en el promedio del grupo, entre Costa de Marfil y Zambia.

 

Tercera mentira: 350 mil millones de intereses adicionales de haberse endeudado México

 

Si México hubiera aplicado un programa de país avanzado, actualmente estaría pagando 350 mil millones de pesos adicionales por concepto de intereses (1.5% del PIB de 2020), estableció con aplomo Herrera. Dio ejemplos para sustentar que era una cifra estratosférica. Lo es, y precisamente porque está bastante inflada. Herrera da a entender, al decir que recientemente subieron las tasas de interés nacionales, que hubiera sido deuda interna (que en términos de tasa de interés, es más cara que la externa).

¿Cuánto pagó el Sector Público Federal (esto es, incluyendo Gobierno Federal, Pemex, CFE y otras entidades) por concepto de intereses por la deuda interna en el año 2020? Un total de 500.8 miles de millones de pesos. La impresionante cifra de Herrera implica un incremento en dicho servicio de 70%.

 

 

¿Cuánto promedió el monto de esa deuda interna en 2020? Una división simple de la deuda interna al inicio y fin del año da 7,449.9 miles de millones de pesos.

 

 

El aumento de 70% en el servicio de la deuda implicaría un aumento en la deuda de 5.2 billones de pesos (22.5% del PIB de 2020). El gasto total del Sector Público en 2020 fue de 6.0 billones. Para efectos prácticos, la expansión fiscal que presentó Arturo Herrera citando un pago de intereses adicionales de 350 mil millones es fuera de toda proporción imaginable.


Te puede interesar:

Arturo Herrera irá al Colegio de México por seis meses


Las razones de Herrera

 

¿Por qué las diversas mentiras? Para justificar la injustificable (desde una perspectiva económica, social y humana) política económica de Andrés Manuel López Obrador. El costo económico y humano de la austeridad obradorista realmente puede denominarse austericidio, y tuvo a un fiel ejecutor en quien hoy debe justificarla al dejar el cargo de Secretario de Hacienda.

¿Significa esto que Herrera tendrá un mal desempeño como Gobernador del Banco de México? En lo absoluto. En otra parte de la entrevista defiende, con solidez, que el banco central tenga un mandato único, centrado en el combate a la inflación. Pero ello no compensa las falsedades dichas.

ACERCA DEL AUTOR
Sergio Negrete
Doctor en Economía por la Universidad de Essex, Reino Unido. Licenciado en Economía por el ITAM. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la UNAM. Profesor-Investigador en el ITESO. Fue funcionario en el Fondo Monetario Internacional (FMI) y en el Gobierno de México.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Julio 2021 >>
D L M M J V S
    
01
02
03
04

05

El fetiche del petróleo

06

Las tres mentiras de Arturo Herrera
07
08
09
10
11

12

Tormenta perfecta para un mal crecimiento
13
14
15
16
17
18

19

AMLO, el mal destapador
20
21
22
23
24
25

26

Jeff Bezos o la furia ante la riqueza
27
28
29
30
31