Econokafka
Economía, política, historia.

AMLO, FMI, DEGs y Banxico: la telenovela

23-08-2021 08:25

Las autoridades del Banxico ya han librado varias escaramuzas con el Presidente, y es probable que busquen un mecanismo financiero que haga posible lo que desea López Obrador.

Como una telenovela llena de enredos entre los personajes, con su dosis de confusión, intriga, pasión y traición, aparte de cantidades fabulosas de dinero, está la historia reciente entre el Fondo Monetario Internacional, Banco de México y Andrés Manuel López Obrador.

El premio mayor

Quizá AMLO se sintió como Huicho Domínguez en “El premio mayor”: el principal ganador de un montón de dinero gracias a la lotería. A principios de agosto la Junta de Gobernadores del Fondo Monetario Internacional aprobó una inusual asignación de Derechos Especiales de Giro (DEGs) por un total de 650 mil millones de dólares. Una acción extremadamente inusual por parte del organismo internacional, apenas la cuarta que realiza desde que los DEGs fueron creados en 1969, y con diferencia la cantidad más elevada. La anterior fue en 2009, como respuesta a la Crisis Financiera Global, y fue por 250 mil millones.

Fue una de las varias respuestas del Fondo al Covid y sus consecuencias económicas, buscando aumentar la liquidez global, particularmente entre naciones emergentes y de bajo ingreso. Un poco tarde, sin duda, pero no se hizo antes porque se oponía la administración Trump.

El 23 de agosto es el reparto oficial de los DEGs entre los países que son parte del FMI, y a México le tocarán alrededor de 12 mil millones de dólares. Permanente buscador de recursos para sus proyectos favoritos, es probable que AMLO haya quedado encantado ante la perspectiva del dineral, sin necesidad de cerrar Fideicomisos, recortar salarios o programas de inversión, tampoco de apretar empresas vía el SAT. Dinero caído del cielo, o en todo caso de Washington, D.C. Con rapidez, como si ya los tuviera en la mano, dictaminó el destino para los recursos: a reducir deuda. Como ya es tradicional, el Presidente maneja los recursos del erario como los míticos 200 pesos que decía cargar en la cartera cuando era candidato.

Es deuda, no regalo

Lo peculiar es que, en este capítulo de la telenovela, el FMI cambió radicalmente su papel. El semillero de exigencias y propuestas neoliberales, siempre atacado por AMLO, ahora se transformó en benefactor de su gobierno. El que, según el Presidente, fue omiso con la corrupción de los gobiernos anteriores, es el origen de ese dinero que quiere utilizar.

Los problemas son varios. Quizá el más importante es la aparente confusión del tabasqueño sobre los recursos: parece creer que el dinero es un regalo del FMI a sus integrantes. La realidad es que se trata de un préstamo. Los DEGs permiten pedir a otro país el equivalente en divisas, pero ese dinero un día debe ser reintegrado al Fondo. No hay plazo para hacerlo, y la tasa de interés es prácticamente cero (0.050% anual).

Ciertamente, esos términos son muy generosos, aunque lejos de ser un regalo. No es una tontería financiera usar ese dinero, y refinanciar deuda más cara (esto es, cualquiera, sea del Gobierno Federal, Pemex o CFE) con esos recursos. Pero finalmente se trata de pagar deuda con más deuda; no es claro que AMLO haya entendido que finalmente debe pagarse también. No implicaría, por ello, una reducción de la deuda pública, sino su abaratamiento.

El laberinto de la deuda con deuda

Está además el hecho de que los DEGs pasarán a aumentar las reservas internacionales del Banco de México, no ingresarán a la Tesorería de la Federación. La teoría es que el banco central puede convertir esos DEGs en divisas, de ser necesario. El hecho es que, por ley, no puede financiar al Gobierno Federal.

Por supuesto, Banxico puede vender las divisas a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, pero entonces esta debe comprarlas con pesos o divisas, y para ello debe tomar recursos presupuestales… o bien emitir deuda. Y si emite deuda, entonces la tasa de interés que pagará ya no será de 0.050%. El hecho es que la transacción no es tan simple, y probablemente implicará un costo mayor al que espera AMLO. El subgobernador Gerardo Esquivel fue claro en un tuit sobre lo que eran los DEGs. Ciertamente, la reserva internacional no puede usarse para pagar deuda… aunque ello no es obstáculo para que SHCP adquiera una parte y entonces use esos recursos de la forma que considere más conveniente.

¿En dónde entra la parte de traición? En una mañanera, el Presidente dijo que Esquivel (un economista cercano a su persona, quien inicialmente iba a ser Subsecretario en Hacienda y que el mismo AMLO propuso para ser Subgobernador en 2018) se habría convertido en un “ultratecnócrata” (al parecer el titular del Ejecutivo considera que ser tecnócrata es algo malo o hasta un insulto).

Las autoridades del Banxico ya han librado varias escaramuzas con el Presidente, y es probable que busquen un mecanismo financiero que haga posible lo que desea López Obrador. Esos DEGs probablemente sí se utilizarán para refinanciar deuda, aunque no hay forma en que sea un ejercicio sin costos. La trama es enredada, como la de tantas telenovelas, y los detalles del final siguen en suspenso.

ACERCA DEL AUTOR
Sergio Negrete
Doctor en Economía por la Universidad de Essex, Reino Unido. Licenciado en Economía por el ITAM. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la UNAM. Profesor-Investigador en el ITESO. Fue funcionario en el Fondo Monetario Internacional (FMI) y en el Gobierno de México.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Agosto 2021 >>
D L M M J V S
01

02

Venganza no concretada
03
04
05
06
07
08

09

Inflación, empleo, salud y pobreza en 2020
10
11
12
13
14
15

16

¿50 años de dinero sin valor?
17
18
19
20
21
22

23

AMLO, FMI, DEGs y Banxico: la telenovela
24
25
26
27
28
29

30

¿Ha cumplido AMLO con no endeudar al país?
31