Cinetlán
Una ciudad de ideas que se levanta sobre una laguna infinita de películas.

Tod@s caen y su impacto cultural

03-10-2019 23:27

La comedia romántica americana-mexicana pese a su vocación intertextual, plagiaria, y a que no tiene el presupuesto para la fastuosidad en diseño de producción y fotografía, ha logrado sus éxitos, y un repunte en las estadísticas del malquerido cine nacional.

Tod@s caen (2019) - Director: Ariel Winograd
Tod@s caen (2019) - Director: Ariel Winograd

Dedicado a Gaby 

Una de las principales razones del repunte que ha vivido el cine mexicano esta década, son las películas mexicanas comerciales, las películas de Eugenio Derbez -un fuerte imán de taquilla- junto con las de Martha Higareda y sumar ahora su mancuerna artística con Omar Chaparro, ambos taquilleros también.

El público mexicano paga boletos caros en salas de cine para ver estas comedias románticas de pocos méritos estéticos, pero que conforman un nada desdeñable impacto cultural. Mejorar la taquilla para el cine mexicano no es baladí. La mejoría de la taquilla está proporcionalmente relacionada con el incremento en producción, distribución y exhibición de películas nacionales. 

El proyecto de Martha Higareda “Tod@s caen” sigue las consabidas fórmulas del cada más vez más abultado corpus de la comedia americana-mexicana. Y dentro de esta producción, bastante irregular en calidad, es de buena factura. Todas estas películas plagian clásicos de la comedia americana1, haciendo dos operaciones fundamentales de adaptación: 1) tropicalización cultural, es decir mexicanizar los contextos. Lo que no es tan difícil ya que nuestra clase alta vive en México una vida estilo americano (o vive en Miami). Y 2) actualización temporal, ya que algunos de estos clásicos son de los noventa2.  

 

El público mexicano paga boletos caros en salas de cine para ver estas comedias románticas de pocos méritos estéticos, pero que conforman un nada desdeñable impacto cultural.

 

Martha Higareda, aunque se asume como autora original del guion, sigue otro de los grandes clásicos de la comedia romántica americana “Como perder un hombre en 10 días” (2003) de Donald Petrie. Si uno conoce bien el original, puede predecir a pie juntillas la trama de la versión mexicana. Y yo conozco esa película bastante bien, ya que la uso para clases, para el tema de puesta en escena y diseño de producción. 

Y uso esa película específicamente porque les aclaro a mis alumnos que los principios que les enseño para analizar el diseño de producción sirven tanto para obras maestras como para cualquier película comercial, un trabajo bien hecho se va a presentar en cualquier producción profesional3. Por otro lado, algo que distingue a la comedia romántica americana son juegos lúdicos en el diseño de producción y “Como perder a un hombre en 10 días” tiene un excelente trabajo de Thérèse DePrez.

Trabajo que no tienen las versiones mexicanas, bastante más pobres de miras. La versión de Higareda es eficaz pero tampoco demasiado destacable. Entre las variantes que hay en el trabajo de adaptación, aquí los personajes rompen la cuarta pared para hablar con el público, e Higareda le da una untada bastante light de perspectiva de género, lo que incluye el título en lenguaje inclusivo. Un trabajo de dirección bastante práctico, eficiente, con un grupo de actores bien conjuntados. Un éxito de Cristian Castro bien empleado. La película es graciosa, y esta es quizá su principal virtud y al mismo tiempo una gran virtud.   

La comedia romántica americana-mexicana pese a su vocación intertextual, plagiaria, y a que no tiene el presupuesto para la fastuosidad en diseño de producción y fotografía, pero con lo que tiene, con lo que le alcanza, y cimentada en una estética televisiva y en estrellas televisivas, ha logrado sus éxitos, y un repunte en las estadísticas del malquerido cine nacional. 

Hay quienes se lamentan de este cine, y lamentan que las películas de Carlos Reygadas o Amat Escalante no tengan el mismo impacto -hay que decir que las películas de estos directores pudieran estar un año en todas las salas de cine, y aún así no tendrían taquilla-.

A veces se culpa al público por preferir lo comercial a lo artístico, pero eso se llama libertad, libre albedrio cinematográfico, cada quien ve lo que se le pega la gana y que bueno que así sea. Yo pienso que una industria sana debe dar pie a todos los discursos, y que es bueno para el mercado mexicano, nuestro mercado interno que haya películas nacionales con buena taquilla, sean de un tipo o de otro. Yo no lamento estas películas, en realidad, como espectador las disfruto y como amante del cine mexicano las celebro. 

No solo de obras maestras vive el hombre. ¡Qué bueno que haya un cine mexicano ligero, ameno, no pretencioso y que te aporte un buen fin de semana! Al mismo tiempo, que bueno que Martha Higareda y toda una generación de cineastas nacionales estén volviendo al cine de géneros, una tendencia importante del cine actual mexicano. Ojalá que insistan y persistan.  Ya habrá tiempo y espacio para los otros, los artistas, los trascendentales y su trascendencia. 

 

ADENDA

En esta adenda quiero ofrecer una disculpa a mis lectores por esta ausencia de meses y darles una explicación.

El año pasado conocí a Perla Acosta Galindo, era Coordinadora de Producción de una serie de televisión que yo diseñé y escribí para canal Once, titulada “El origen: a 50 años del movimiento del 68” en tres episodios que pueden ver por Youtube. Resulta que Perla Acosta Galindo tiene una fundación: “Más sueños: por un mundo sin violencia”4.

En el mes de febrero me invitó a colaborar con ella en un proyecto llamado “Torneo Violeta” con la finalidad de llevar labor social a Ecatepec, en materia de equidad de género. La idea era grabar el evento y construir un documental en torno a la problemática de la mujer en Ecatepec. Pero entre marzo y abril se redefinió el proyecto y comenzamos a filmar una película, que lleva por título “Coyolxauhqui: Ser mujer en Ecatepec”.

La Coyolxauhqui, hija de Coatlicue, fue descuartizada por Huitzilopochtli, en un feminicidio mítico, pero la metáfora importante es que la Coyolxauhqui se transforma en la luna, en la luz que ilumina la noche. Y es lo que hay que hacer con  la violencia de género en Ecatepec, los feminicidios, las violaciones, los secuestros, se transformen en la luz que oriente la acción política y social en el municipio. Bien dice una consigna feminista: “Van a volver, las balas que disparaste van a volver, la sangre que derramaste la pagarás, las mujeres que asesinaste, no morirán, no morirán”. No deben morir. Queremos plasmar los valiosos testimonios de la mujer ecatepense y llevarlos a todas las pantallas de México y del mundo.  

Tengo la suerte de dirigir este documental, con el apoyo de Perla Acosta en la producción y de Fernanda H. García Besné en la dirección de fotografía, con el apoyo inestimable de la empresa de renta de equipo Renta 7D que ha patrocinado la totalidad de equipo de cámaras, sonido e iluminación; además del apoyo de Cinema Máquina, la empresa de postproducción de cine, video y televisión de Ariel Gordon; y Estudio Galaz, la empresa de postproducción de audio de Galileo Galaz, y un gran equipo de colaboradores que hasta el momento han donado su trabajo en esta noble misión.

El trabajo ha sido extenuante pero muy satisfactorio y me ha impedido continuar mi rutina de vida ordinaria. El pasado miércoles 17 de Septiembre en el “Museo Memoria y Tolerancia” presentamos el proyecto solicitando fondos para concluir el documental, ya que terminar en cine es costoso. Lanzamos una campaña de Kickstarter esperando donativos de la sociedad mexicana. Pueden ver el promocional extenso en esta liga.

Tristemente la sociedad parece no estar muy interesada, y la campaña de donataria parece que será un fracaso. Felizmente no es la única opción de financiamiento. Y el proyecto se concluirá de una manera u otra, este es el via crucis por el que pasa cualquier producción nacional. Así que a seguir trabajando.

Espero que en 2020 esa película pueda estar en pantallas y la situación de la mujer en Ecatepec y en todo México, despierte conciencia sobre el papel de cada uno frente a la equidad de género y la condición de la mujer en nuestra sociedad. Esto es lo que he estado haciendo amables lectores, espero contar con su comprensión.  


1.  Dos variantes de esta producción son 1) los plagios de comedias internacionales de éxito “Una mujer sin filtro” (2018) de Luis Eduardo Reyes, versión de la original chilena “Sin filtro” (2016) de Nicolás López; “No manches Frida” (2016) de Nacho G. Velilla, versión de la original alemana “Fack ju Göthe”(2013) de Bora Dağtekin  2) los plagios de clásicos de la comedia mexicana, tal es el caso de la muy exitosa “Nosotros los nobles” (2013) de Gary Alazraki, que adaptó “El gran calavera” (1949) de Luis Buñuel. Esta producción a su vez ha dado pie a una saga de comedias mexicanas relacionadas con diferencias culturales entre ricos y pobres, rancheros y citadinos, mirreyes contra Godínez, etc.  

2. Una de las películas más plagiadas por el cine comercial mexicano es “La boda de mi mejor amigo” (1997) de P. J. Hogan.

3. Excepto en las primeras películas de Michel Franco que se ufanaba de no haber tenido ni diseño de producción ni dirección de arte.

4. Se puede leer sobre esta fundación en el siguiente link:  http://www.massueños.org/ 

ACERCA DEL AUTOR
Luis F. Gallardo
Nació en la Ciudad de México, en medio de los cohetones que echaban los suavos y zacapoaxtlas para conmemorar la batalla de Puebla, un 5 de mayo de 1975. Pertenece a la generación 1996 del CUEC, donde estudió Cinematografía, también estudio Letras Hispánica en la UNAM. Se especializa en guiones de programas de televisión cultural y educativa, de esos que pasan de madrugada. 18 años de experiencia en docencia, capacitación e investigación cinematográfica. Ha visto un par de películas. Baila salsa.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Octubre 2019 >>
D L M M J V S
  
01
02

03

Tod@s caen y su impacto cultural
04
05
06
07
08
09
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31