Pan, Circo y Pecunia
.

Los mercados globales respiran al disiparse la incertidumbre de la FED

12-10-2015 13:24

El 24 de agosto, en medio de la debacle mundial de las bolsas, nos preguntábamos en estas mismas páginas si vendría un rebote.

El 24 de agosto, en medio de la debacle mundial de las bolsas, nos preguntábamos en estas mismas páginas si vendría un rebote. Nuestra esperanza de que así ocurriera la depositábamos, como siempre ha sucedido en este ciclo alcista, en los banqueros centrales, sobre todo en dos: el Banco Popular de China y la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed). Confiábamos en que el banco central de China inyectara dinero fresco a su economía y que la Fed se contuviera sus ansias de subir las tasas de interés. Y concluíamos diciendo: “escuchar que los banqueros centrales les seguirán regalando dinero por más tiempo es musiquilla celestial para los mercados, la mejor sinfonía que Pekín y Washington pueden componer en estos delicados instantes para que los mercados reboten y sean rescatados”. Pues bien, orquestar la partitura no fue fácil, pero al final la melodía llegó al oído de los inversionistas, y conforme la distinguían abrieron de nuevo sus billeteras para volver a comprar.

Un día después de lanzar esos augurios, el S&P’s 500 veía el fondo del pozo y a partir de ahí, al principio a trancas y barrancas y luego de forma contundente, logró salir del hoyo. Por esas fechas también tocaba su nivel más bajo el Ftse-100 de Londres, cuyo ciclo está más ligado a Wall Street que a los parqués europeos, así como el índice MSCI de los mercados emergentes, incluyendo a la bolsa mexicana. El resto de bolsas sólo respiraron hasta finales de septiembre, cuando el escenario de una subida de tasas por parte de la Fed se encontró con nuevos obstáculos.

Los banqueros centrales, en estas fechas, hicieron los que tenían que hacer. El 25 de agosto, las autoridades chinas salieron con toda su artillería: redujeron los requerimientos de reservas para todos los bancos y recortaron las tasas de referencia en 25 puntos base, lo que significa la quinta bajada de tasas desde noviembre. Junto con todo eso, siguieron manipulando al Shangai Composite para contener su caída e intervinieron en el mercado cambiario vendiendo dólares para estabilizar el renmimbi tras la devaluación del 11 de agosto.

Eso contribuyó a poner un soporte a las bolsas mundiales. Pero aún faltaba la Fed. Dirigir ese concierto fue más complicado. La batuta indicaba premura por elevar las tasas: señalaba a septiembre como la fecha adecuada, o a más tardar antes de que acabara el año. Sin embargo, la debacle de las bolsas mundiales y los riesgos que implicaban sobre el crecimiento global junto con el bajo nivel de inflación en Estados Unidos hicieron que los violines improvisaran otras escalas con un tiempo más retardado, lo que produjo algunas disonancias. Al final, septiembre no trajo una subida de tasas pero persistía el desajuste entre las pretensiones de la Fed y el compás de la orquesta.

Ante la anarquía musical, los indicadores económicos hicieron de voz cantante y devolvieron a la sinfónica de la Fed su correcta entonación: el dato de empleo defraudó por todos lados, el ISM manufacturero advirtió que el sector fabril estadunidense puede entrar en recesión, y el ISM de servicios se desaceleró de abrupta, lo que sugiere que Estados Unidos empieza a sentir los efectos de la desaceleración global, esa que llevó al FMI a rebajar su pronóstico de crecimiento mundial para el 2015 a 3.1%, la más baja en seis años. Por el lado de la inflación, los precios importados excluyendo petróleo se redujeron en septiembre un 3.3% respecto al mismo mes del año anterior, la tasa más baja desde octubre de 2009, como consecuencia de la fortaleza del dólar. Además, las minutas de la Fed enfriaron más las expectativas de un alza de tasas antes de que acabe el año al escucharse más cautelosas de lo esperado respecto al impacto de China sobre el crecimiento estadounidense y la evolución de los precios.

Por tanto, la musiquilla de que la Fed ya no subirá este año y se esperará al 2016 se entona ahora con mayor claridad, y así lo han ido descontando los inversionistas a través de los futuros de los fondos federales, donde asigna probabilidades a un escenario de aumento de tasas: un incremento a finales de mes está ya prácticamente descartado, y las probabilidades asignadas para la reunión del 16 de diciembre llegaron a tocar un mínimo de 31% tras el dato de empleo.

 

Que los datos económicos despejaran la incertidumbre sobre lo que hará o dejará de hacer la Fed lo celebraron los mercados globales a lo grande: las bolsas mundiales, las materias primas y las divisas de los países emergentes por fin se recuperaron en los primeros días de octubre luego de un tercer trimestre horrible, el peor desde la Gran Recesión.

El índice de renta variable más amplio, el MSCI global, ya ha trepado más de un 8% desde su reciente mínimo y ha ganado terreno en las últimas siete jornadas. El MSCI de los países emergentes se ha disparado un 11.3% liderado por el Bovespa de Sao Paulo (+12.2%), si bien la referencia de Brasil todavía se encuentra a un 15% de su reciente máximo. La bolsa mexicana ha avanzado un 7.0% desde su mínimo reciente, pero es que también ha sido uno de los índices que menos ha retrocedido: apenas se ubica a un 3.1% de su máximo de los últimos 12 meses y a un 4% de su récord histórico. El Dow Jones ha ascendido un 9.1% y el S&Ps’ 500 un 7.9%, por lo que ha reconquistado los 2,000 pts y se queda a poco más de un 5.0% de su récord.

Lo bueno es que en medio de este rally reciente que ha vuelto a dar lustre a los mercados, se han desinflado dos burbujas importantes con relativo sosiego: el Shangai Composite que tanto dolor de cabeza trajo en el verano, apenas ha rebotado un 8.7%, por lo que está todavía a casi un 40% de su reciente máximo. El repunte del índice de biotecnología del Nasdaq fue aún más modesto, de apenas un 6.5%, lo que lo sitúa un 22.5% de su récord. Esto deja a las bolsas globales en una mejor posición para seguir su trayectoria alcista.

También la Fed ha contribuido a dar un fuerte impulso a las materias primas, sobre todo al petróleo. El  WTI se ha disparado un 30% desde su mínimo del pasado 24 de agosto, cuando cerró en 38.24 dólares, y ronda ya los 50 dólares. La mezcla mexicana, en ese tiempo, ha aumentado un 27.7% y ya supera los 43 dólares.  También han rebotado, entre los metales preciosos, la plata, que se ha apreciado un 12.3%, y el oro con un 6.5%. La cotización del cobre, entre los metales industriales, se ha elevado un 8.1%.

Entre que la Fed puede retrasar un aumento en las tasas y que las materias primas han repuntado, las divisas también se han tomado un respiro. Entre las emergentes destacaron el rublo ruso (+12.0%), el peso colombiano (+11.8%), la rupia de Indonesia (+4.8%) y el peso mexicano (+4.7%). La incertidumbre que  provocó la propia Fed se encargaron de disiparla los datos económicos, y a los mercados les ha venido muy bien. Todavía el fin de semana, el vicepresidente de la Fed, Stanely Fischer, sostenía que esperan subir las tasas este año. Pero añadía que eso no es un compromiso inamovible, sino una mera expectativa.

INFOGRAFÍA

Desde el 24 de agosto, los mercados globales han logrado contener las pérdidas conforme disminuían las probabilidades de un alza de tasas en lo que resta de año. Ese escenario se vio fortalecido ante los flojos datos económicos en Estados Unidos (empleo, ISM manufacturero y servicios, precios a la importación) y las minutas de la Fed, lo que detonó un rebote en los mercados globales…

Fuente: Bloomberg

… las primeras bolsas en encontrar piso fueron las de Wall Street, el Ftse-100 de Londres, y algunas emergentes como México. Europa tocó fondo a finales de septiembre y ha registrado fuertes subidas en lo que llevamos de octubre, liderados por la bolsa de Madrid tras las elecciones en Cataluña. En el rally han quedado rezagadas dos bolsas que se sospechan están sobrecalentadas: el Shangai y el índice de Biotecnología del Nasdaq…

octubre de 2009, como consecuencia de la fortaleza del dólar. Además, las minutas de la Fed enfriaron más las expectativas de un alza de tasas antes de que acabe el año al escucharse más cautelosas de lo esperado respecto al impacto de China sobre el crecimiento estadounidense y la evolución de los precios.

Por tanto, la musiquilla de que la Fed ya no subirá este año y se esperará al 2016 se entona ahora con mayor claridad, y así lo han ido descontando los inversionistas a través de los futuros de los fondos federales, donde asigna probabilidades a un escenario de aumento de tasas: un incremento a finales de mes está ya prácticamente descartado, y las probabilidades asignadas para la reunión del 16 de diciembre llegaron a tocar un mínimo de 31% tras el dato de empleo.

Que los datos económicos despejaran la incertidumbre sobre lo que hará o dejará de hacer la Fed lo celebraron los mercados globales a lo grande: las bolsas mundiales, las materias primas y las divisas de los países emergentes por fin se recuperaron en los primeros días de octubre luego de un tercer trimestre horrible, el peor desde la Gran Recesión.

El índice de renta variable más amplio, el MSCI global, ya ha trepado más de un 8% desde su reciente mínimo y ha ganado terreno en las últimas siete jornadas. El MSCI de los países emergentes se ha disparado un 11.3% liderado por el Bovespa de Sao Paulo (+12.2%), si bien la referencia de Brasil todavía se encuentra a un 15% de su reciente máximo. La bolsa mexicana ha avanzado un 7.0% desde su mínimo reciente, pero es que también ha sido uno de los índices que menos ha retrocedido: apenas se ubica a un 3.1% de su máximo de los últimos 12 meses y a un 4% de su récord histórico. El Dow Jones ha ascendido un 9.1% y el S&Ps’ 500 un 7.9%, por lo que ha reconquistado los 2,000 pts y se queda a poco más de un 5.0% de su récord.

Lo bueno es que en medio de este rally reciente que ha vuelto a dar lustre a los mercados, se han desinflado dos burbujas importantes con relativo sosiego: el Shangai Composite que tanto dolor de cabeza trajo en el verano, apenas ha rebotado un 8.7%, por lo que está todavía a casi un 40% de su reciente máximo. El repunte del índice de biotecnología del Nasdaq fue aún más modesto, de apenas un 6.5%, lo que lo sitúa un 22.5% de su récord. Esto deja a las bolsas globales en una mejor posición para seguir su trayectoria alcista.

También la Fed ha contribuido a dar un fuerte impulso a las materias primas, sobre todo al petróleo. El  WTI se ha disparado un 30% desde su mínimo del pasado 24 de agosto, cuando cerró en 38.24 dólares, y ronda ya los 50 dólares. La mezcla mexicana, en ese tiempo, ha aumentado un 27.7% y ya supera los 43 dólares.  También han rebotado, entre los metales preciosos, la plata, que se ha apreciado un 12.3%, y el oro con un 6.5%. La cotización del cobre, entre los metales industriales, se ha elevado un 8.1%.

Entre que la Fed puede retrasar un aumento en las tasas y que las materias primas han repuntado, las divisas también se han tomado un respiro. Entre las emergentes destacaron el rublo ruso (+12.0%), el peso colombiano (+11.8%), la rupia de Indonesia (+4.8%) y el peso mexicano (+4.7%). La incertidumbre que  provocó la propia Fed se encargaron de disiparla los datos económicos, y a los mercados les ha venido muy bien. Todavía el fin de semana, el vicepresidente de la Fed, Stanely Fischer, sostenía que

… el barril de petróleo también rebotó con fuerza, habiendo subido desde su mínimo del 24 de agosto un 30%, por lo que ahora ronda los 50 dólares. Otras materias primas como el oro, la plata, y el cobre, también han recuperado terreno ante la expectativa de que la Fed no aumente las tasas este año…

Fuente: Bloomberg

…todo eso también ha contribuido a dar un respiro a las divisas de los países emergentes, como es el caso del rublo ruso, el peso colombiano o el peso mexicano. La reciente apreciación del peso en un contexto en el que la Fed podría no aumentar las tasas, baja inflación en México y debilidad económica también aleja la posibilidad de un alza de tasas por parte de Banxico.  

Fuente: Bloomberg

 

 

ACERCA DEL AUTOR
José Miguel Moreno
Economista por la Universidad Autónoma de Madrid. Trabajó en la consultoría estadounidense Stone & McCarthy Resarch en Londres, Nueva York y México DF, realizando análisis para las economías de Europa y América Latina. En México fue director editorial de Infosel, así como consejero, columnista y jefe de análisis económico de El Semanario de Negocios y Economía . Además de conferencista, ha colaborado con T1msn, Invertia, Radio Intereconomía, O Estado de Sao Paulo y The Miami Herald, entre otros medios. Actualmente dirige “Llamadinero.com”, es asesor, colaborador de la revista Forbes México y profesor titular en la Facultad de Economía de la UNAM.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Octubre 2015 >>
D L M M J V S
    
01
02
03
04
05
06
07
08
09
10
11

12

Los mercados globales respiran al disiparse la incertidumbre de la FED Los mercados globales respiran al disiparse la incertidumbre de la FED
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25

26

El difícil tango que tendrá que bailar el próximo presidente argentino
27
28
29
30
31