Pan, Circo y Pecunia
.

Los delicados malabarismos de la FED

27-10-2014 11:29

Nos tememos que viene otra etapa de turbulencias en los mercados globales. Será difícil sortearla. Todo depende de la la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), que tendrá que hacer malabarismos en un contexto global de delicados equilibrios.

Ya lo tuvo que hacer el pasado 16 de octubre uno de sus altos funcionarios: el presidente de la Fed de San Luis, James Bullard. Él, que hasta ahora se había mostrado partidario de subir las tasas de interés antes de lo que se venía indicando ante la fortaleza de la economía estadounidense, inesperadamente tuvo que dar marcha atrás y cambiar su mensaje.

En una entrevista concedida a un influyente medio de comunicación sorprendió al mercado afirmando que la Fed debería contemplar detener el “tapering”, es decir, parar el proceso de reducción de los estímulos monetarios.

Sus palabras fueron fundamentales para rescatar a unos mercados financieros que habían entrado en una peligrosa espiral bajista, y que había precipitado a territorio de “corrección” (una caída de más de 10% respecto a su reciente máximo) a varios segmentos del mercado como el Stoxx Europe 600, uno de los índices de referencia de la bolsa europea, el Russell 2000, que aglutina a las llamadas “small caps” o empresas de pequeña capitalización de Estados Unidos, y algunas bolsas emergentes.

Sí, sus palabras fueron un bálsamo que permitieron a los mercados rebotar y recuperar algunas de las cuantiosas y raudas pérdidas que se habían producido en las bolsas mundiales desde mediados de septiembre: el S&P’s 500, en apenas estos días, han subido un 5.5%.

Pero no fueron más que palabras, y ahora tendrán que pasar a los hechos, hechos que acaecerán en el principal evento para los mercados en esta semana que apenas empieza: el miércoles, en torno a las 13:00 hora de México, los cabecillas de la Fed, reunidos en el Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC por sus siglas en inglés) y tras dos días de intenso debate, decidirán el siguiente paso de la política monetaria estadounidense.

Pues bien, pese a las consideraciones que lanzó James Bullard recientemente, nos tememos que la Fed se mantendrá fiel a su guión.

Tal y como establecieron en diciembre del año pasado, cuando empezaron a reducir los montos de compra de activos, la Fed podría concluir que es el momento de dejar de inyectar dinero fresco a la economía, de finiquitar la tercerca versión del programa de compra de activos, el denominado QE3, de eliminar los 15,000 millones de dólares que todavía en la actualidad siguen insuflando al sistema financiero estadounidense. Una vez en esa tesitura, el siguiente paso sería empezar a subir las tasas de interés, y sólo pensarlo produce algo de pánico global.

En efecto, a la hora de tomar las decisiones de conducción de política monetaria, tendrá que tener extremo cuidado en cómo instrumentarla, cómo comunicarla, y cómo manejar las expectativas del mercado.

Cuatro son, en esencia, los elementos que tendrá que tener en consideración en sus deliberaciones, asuntos que ya evaluará en su reunión de esta semana: uno, una economía estadounidense que marcha a todo gas, que crece de forma vigorosa, cuyo mercado laboral por fin crea empleos de manera rápida y sostenida y que ya no precisa de los estímulos monetarios para expandirse. Dos, una inflación que, pese a la recuperación estadounidense, permanece deprimida, y cuyas expectativas sobre la evolución futura han entrado en un inesperado y súbito declive en las últimas semanas; tres, unos mercados financieros que están inflados, que están caros, y que son vulnerables ante un encarecimiento del costo del dinero en Estados Unidos. Y cuatro, una recuperación global que, en contraste con la estadounidense, pierde dinamismo, con una Europa estancada, con riesgos de entrar de nuevo en recesión y amenazada por la deflación y una China que pierde fuelle. Muchas cosas, muchos elementos, y encontrados entre sí. Por eso decimos que la Fed tendrá que hacer malabarismos.

Si sólo fuera por el comportamiento de empleo  de Estados Unidos, la Fed no tendría dudas. Es el momento de terminar con el “tapering” y dejar a la economía lista para una subida de tasas. La tasa de desempleo se situó en septiembre en 5.9%, lo que representa un mínimo desde julio de 2008, y de enero a septiembre se han creado más de 2.0 millones de empleos, un ritmo que para ese mismo período no se observaba desde 1999, cuando la economía estadounidense se encontraba al final de la burbuja tecnológica.

Sin embargo, la inflación permanece por debajo del objetivo de 2.0% y, sobre todo, las expectativas de inflación se han deprimido.

El bajo crecimiento global, el derrumbe en el precio de las materias primas, sobre todo el petróleo, y la fortaleza del dólar ha detonado una reevaluación a la baja de las expectativas inflacionarias, que se ha situado en niveles que anteriormente han sido la excusa y el argumento para promover programas de inyección de liquidez. Ése fue, de hecho, el principal motivo que esgrimió James Bullard para proponer posponer el final del QE3.

En concreto, recurrió a lo que se llama el “break even” de inflación de 5 años, una medida de expectativas de inflación que se infiere por el diferencial entre la tasa nominal de los bonos de 5 años y la tasa real de mismo plazo observada en los Títulos del Tesoro Protegidos por la Inflación (TIPS en inglés). Según esa medida, la expectativa de inflación, que era de 2.1% a finales de junio, se rebajó a niveles cercanos a 1.5% en octubre, lo que generó cierta preocuación en algunos miembros de la Fed.

En tercer lugar, está el tema de las burbujas. La Fed, en los últimos tiempos, habla de un triple objetivo en la política monetaria: el empleo, la inflación y la estabilidad financiera. Este último se ha ido imponiendo tras la crisis financiera de 2008 y su impacto en la economía real.

Por eso,  el reciente abrupto declive de los mercados también inquietó a los miembros de la Fed, pues una rápida caída de las bolsas y un aumento de las tensiones en los mercados de dinero puede también interrumpir la recuperación económica. 

Finalmente, el inicio de un ciclo de subida de tasas en Estados Unidos (o la mera expectativa) puede ser la puntilla a una recuperación global que renquea: provocaría un reajuste al alza en las tasas de interés globales que podrían minar la aún endeble situación mundial. Especialmente dramática podría ser el impacto en los mercados emergentes: el declive de las materias primas, consecuencia en buena medida de la debilidad china, ha reducido sus ingresos y en algunos casos ha deteriorado su balance externo y presupuestario.

En Latinoamérica están los casos de Brasil, donde las elecciones y los Mundiales han agravado aún más la situación de las finanzas públicas, junto con un déficit corriente de 3.5% del PIB; o de Perú, con un desequilibrio externo de 5.2% del PIB, o Colombia, con un 3.9% del PIB. Una subida de tasas en Estados Unidos podría propiciar una salida de capitales de los emergentes que podría comprometer el financiamiento de sus economía y derivar en rápidas depreciaciones de sus divisas. Algo de eso llevamos ya viendo en las últimas semanas.

Por todo eso, la Fed tiene que hacer malabarismos, actuar con tiento. Para preservar su credibilidad, posiblemente concluya el “tapering”. O a lo mejor recorta el programa en otros 10,000 mdd y deja los otros 5,000 mdd para la reunión de diciembre. Pero al mismo tiempo debe mandar un mensaje de tranquilidad a los mercados, de que las condiciones financieras seguirán siendo muy laxas y, sobre todo, repetir esos dos vocablos mágicos que hace respirar a los mercados cada vez que citan: que pasará “un tiempo considerable” antes de que las tasas empiecen a subir.  

 

Infografía

Si fuera por la salud del mercado laboral de Estados Unidos, la Fed está en condiciones de terminar el “tapering” y empezar a subir tasas: la creación de empleo de enero a septiembre ha sido el más generoso desde 1999 y la tasa de desempleo está en mínimos de 2008… 

.. sin embargo, la inflación sigue deprimida y, lo peor, las expectativas de inflación se han reducido lo que hizo que James Bullard advirtiera de la posibilidad de que la Fed detuviera el llamado “tapering”… 

… la estabilidad financiera es otro de los objetivos que no pierde la Fed de vista. Los recientes episodios de volatilidad de los mercados bursátiles no pasaron desapercibidos para la Fed por el impacto que una caída rápida de los mercados puede implicar para la actividad real… 

Finalmente, la Fed es consciente que el inicio de un ciclo de subida de tasas en EU (o la mera expectativa) puede desatar un incremento global de tasas y una salida de capitales de los países emergentes que puede terminar por hacer descarrilar la recuperación global.  

ACERCA DEL AUTOR
José Miguel Moreno
Economista por la Universidad Autónoma de Madrid. Trabajó en la consultoría estadounidense Stone & McCarthy Resarch en Londres, Nueva York y México DF, realizando análisis para las economías de Europa y América Latina. En México fue director editorial de Infosel, así como consejero, columnista y jefe de análisis económico de El Semanario de Negocios y Economía . Además de conferencista, ha colaborado con T1msn, Invertia, Radio Intereconomía, O Estado de Sao Paulo y The Miami Herald, entre otros medios. Actualmente dirige “Llamadinero.com”, es asesor, colaborador de la revista Forbes México y profesor titular en la Facultad de Economía de la UNAM.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Octubre 2014 >>
D L M M J V S
   
01

02

Brasil: Rousseff va ganando; los mercados perdiendo
03
04
05
06

07

Cuatro razones que pregonan los
08
09
10
11
12

13

Los “bears” y la volatilidad se asientan en las bolsas mundiales
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23

24

EL BCE checa la salud de la banca: ¿regresará el crédito?
25
26

27

Los delicados malabarismos de la FED
28
29

30

La política de la OPEP con el petróleo
31