Pan, Circo y Pecunia
.

El debate del Salario Mínimo: De la especulación a la concreción

02-09-2014 09:19

Se acabaron las especulaciones. Desde que en la fiesta del primero de mayo, Día del Trabajo, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, convocara a un diálogo social para corregir “la principal deformación de la economía de México: los bajos salarios”, el debate sobre la necesidad de incrementar el salario mínimo ha sido intenso: unos a favor, argumentando que es un útil instrumento de política económica para combatir la pobreza, reducir la desigualdad, mejorar la productividad de los trabajadores y fortalecer los ingresos domésticos y el consumo interno, una variable que explica la incapacidad de la economía mexicana para crecer a tasas más vigorosas; otros en contra, bajo el discurso de que socavaría la competitividad de México y generaría inflación.

Sin embargo, a falta de una propuesta concreta, la discusión era bastante etérea, metafísica. Ya no será así: como resultado de ese debate, el gobierno del Distrito Federal, con el apoyo de un grupo de académicos y expertos, presentó  un documento titulado “Propuesta de recuperación del salario mínimo en México y en el Distrito Federal”, pues con él se pretende que dicha propuesta supere el ámbito local y tenga un alcance nacional.  

El objetivo de la propuesta es que “el salario mínimo debe incrementarse lo suficiente como para que un trabajador pueda adquirir la canasta alimentaria básica para sí y para un miembro de su familia”.

Ese planteamiento parte, por tanto, de dos premisas: uno, que en el México moderno, una familia consta de cuatro miembros de los cuales dos trabajan. Y dos, que cada miembro que trabaja debe tener ingresos suficientes para alimentarse a sí mismo y a uno de los miembros que no trabaja.

Hay que hacer énfasis que la propuesta habla de “adquirir la canasta básica alimentaria”, esto es, alcanzar la “línea de bienestar mínimo”, superar la línea de pobreza, y no de otro concepto más amplio, el de la “línea de bienestar” en el que habría que incorporar, a la alimentación, otros elementos para llevar una vida digna como la vivienda, la salud, el transporte o la educación.

Ese concepto más amplio es más acorde con el mandato constitucional 123 que establece que los salarios mínimos “deberán  ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos”.

Pues bien, la iniciativa presentada por el gobierno de la capital plantea una trayectoria de la evolución del salario mínimo en el que, en una primera instancia, los trabajadores obtendrían los ingresos mínimos para alimentar a la familia y, finalmente, lograrían los recursos indispensables no sólo para comer, sino también vivir dignamente.

 ¿Cuál sería el salario mínimo para que, quien trabaja en el sector formal, salga de la pobreza y tenga al menos para comer él y su familia? Según la propuesta del gobierno de Mancera, sería de 82.86 pesos al día comparado con los 67.29 pesos que un trabajador del Distrito Federal recibe en la actualidad, un incremento de 15.57 pesos diarios, o un 23%. 

Ese aumento se debería de propugnar para ya, para el 2015, según el documento. Y sería el inicio de una serie de alzas en el salario mínimo hasta conducirlo a los 171.03 pesos al día, nivel necesario para alcanzar la “línea de bienestar” que permitiría al trabajador no sólo alimentarse a sí mismo y a su familia, sino también contar con condiciones dignas de vida.

La línea de salida, por tanto, son los 82.86 pesos necesarios para comer y escapar de la pobreza extrema, y la meta, los 171.03 pesos diarios para vivir dignamente. En medio, el gobierno plantea distintos escenarios para llegar de un extremo al otro: desde uno muy agresivo, en el que se lograrían los 171.03 pesos al final del sexenio, y que hasta ellos mismo consideran que por la rapidez de la transición podría presionar algunas variables macroeconómicas; hasta el más moderado en el que los 171.03 pesos se alcanzarían en un período de 10 años, hasta el 2025.

Eso sí, todos ellos parten de que en el 2015 el aumento debe ser sustancial, suficiente para lograr el salario mínimo que permita superar a los trabajadores con las remuneraciones más bajas la llamada “línea de pobreza”, es decir, llegar a los 82.86 pesos diarios.

Si fuera así, con los 82.86 pesos diarios, el ingreso mensual de un trabajador con un sueldo de un salario mínimo sería de 2,485.66 pesos. En marzo, con base en los datos del Coneval, el costo mensual de la canasta alimentaria urbana ascendía a 1,242.83 pesos, la mitad de dicha retribución mensual, lo que permitiría cumplir con el objetivo de que el trabajador tuviera los recursos para alimentarse a sí mismo y a otro miembro familiar que no trabajara.

Ahora bien, en ese mismo mes de marzo, la canasta alimentaria más la no alimentaria necesaria para alcanzar la línea de bienestar ascendía a 2,565.58 pesos. Para que un trabajador pudiera satisfacer esa canasta tanto a él mismo como a otro miembro de la familia precisaría obtener un salario mensual de 5,131.16 pesos, o los 171.03 pesos por día que plantea el gobierno.

El gobierno justifica la necesidad de recuperar el salario mínimo bajo el argumento de que uno, es el instrumento establecido para cumplir con el mandato constitucional de que todo trabajador debe obtener los ingresos suficientes para llevar una vida digna.

Como tal, el salario mínimo no  es un precio de mercado, sino que debe establecerse por decreto con el objeto de cumplir dicho mandato; y dos, el objetivo de ese instrumento consistente en mantener o preservar el poder adquisitivo mínimo de los trabajadores se ha visto vulnerado por otro, el de la estabilización de la inflación. Si bien esa política pudo estar justificada en determinadas etapas históricas, no se ha visto corregido en fases posteriores de normalidad y crecimiento.

Como resultado de esa violación del objetivo del salario mínimo, el salario mínimo real, esto es, su poder de compra, se ha ido deteriorando hasta perder más de 70% de su valor desde 1980. Eso explica, en buena medida, no sólo que el trabajador de menores ingresos labore para ser pobre, sino además para que México se haya visto aprisionado por un ejército inmenso de pobres, de más de 53 millones de personas, o un 45% de su población, sin que haya sido eficaz para combatir el problema de la pobreza.

Pero hay más: si el salario mínimo hubiera seguido las reglas del mercado, si hubiera estado ligado a la productividad, el salario debería haberse incrementado. Eso es especialmente cierto para el sector formal: si bien el sector informal se caracteriza por su baja productividad, el sector formal sí ha visto incrementos sustantivos en su productividad que no han ido acompañados de aumentos en los salarios.

Ahí hay ya una propuesta, estudiada y seria, sobre el salario mínimo. Ya hay un punto de partida. Ahora falta ver qué responden a ella el resto de las fuerzas políticas, y los otros agentes sociales y económicos como los sindicatos y los empresarios. Hasta ahora ha prevalecido el argumento de que para competir, México tenía que trabajar con salarios bajos.

Pero esa política, no nos llevemos a engaño, no ha servido ni para que la economía mexicana crezca, ni para atenuar el lastre de la pobreza. La cuestión es de suma importancia, con consecuencias económicas y políticas. Aquí, en este blog de Arena Pública, seguiremos el debate muy de cerca.  

INFOGRAFÍA

La estructura laboral, tras la recesión de 2009, se ha deteriorado a nivel nacional, hasta el punto de que se ha ido engrosando el cuerpo de trabajadores con los salarios más bajos (1 a 3 salarios mínimos) en detrimento de aquellos con salarios más elevados (3 a 5 salarios mínimos)…

… el gobierno capitalino, en su propuesta, parte de la premisa de que una familia mexicana cuenta con cuatro miembros, de los cuales dos trabajan. Por tanto, cada uno de los miembros que trabaja debería ser capaz al menos de sustentarse a sí mismo y a otro miembro. Actualmente, con el salario mínimo no daría siquiera para comprar la canasta alimentaria de dos personas… 

... con esas premisas, se obtiene que el salario mínimo actual, de 67.29 pesos diarios, debería incrementarse a 82.86 pesos para que un trabajador satisficiera la canasta alimentaria de dos individuos, y 171.03 pesos para alcanzar a adquirir la canasta alimentaria y no alimentaria…

… el salario mínimo se ha utilidad como instrumento de estabilización de precios y no para preservar el poder adquisitivo de los más necesitados, que es lo que ordena el mandato constitucional. De hecho, el salario mínimo real se ha deprimido un 3.2% pese a las ganancias de productividad del sector formal.  

 

Comentar

ACERCA DEL AUTOR
José Miguel Moreno
Economista por la Universidad Autónoma de Madrid. Trabajó en la consultoría estadounidense Stone & McCarthy Resarch en Londres, Nueva York y México DF, realizando análisis para las economías de Europa y América Latina. En México fue director editorial de Infosel, así como consejero, columnista y jefe de análisis económico de El Semanario de Negocios y Economía . Además de conferencista, ha colaborado con T1msn, Invertia, Radio Intereconomía, O Estado de Sao Paulo y The Miami Herald, entre otros medios. Actualmente dirige “Llamadinero.com”, es asesor, colaborador de la revista Forbes México y profesor titular en la Facultad de Economía de la UNAM.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Septiembre 2014 >>
D L M M J V S
 
01

02

El debate del Salario Mínimo: De la especulación a la concreción
03
04
05
06
07

08

Los grandes proyectos de inversión para 2015
09
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23

24

Escocia, Cataluña…y la amenaza de los separatismos en Europa
25
26
27
28

29

La paulatina decadencia de las materias primas
30