Pan, Circo y Pecunia
.

EL S&P’s 500: la historia de un cronopio

28-08-2014 10:20

Si tuviéramos que identificar al más grande cronopio de Wall Street, señalaríamos al S&P’s 500.

Si tuviéramos que identificar al más grande cronopio de Wall Street, señalaríamos al S&P’s 500. Y no estaríamos demasiado descaminados. Casi como un homenaje a Julio Cortázar, en el mismo día en el que se conmemoraban los cien años del nacimiento del escritor argentino, en un acto sin duda de generosidad y de reverencia a sus “Historias de cronopios y de famas”, el S&P’s 500, ese cronopio financiero, caótico y surrealista, terminó por primera vez en su existencia por encima de los 2,000 pts.

Decía Cortázar que los cronopios eran seres “verdes” y “desordenados”.Y el cuento de este cronopio del S&P’s500 empieza cuando, precisamente, pasó del rojo al verde allá por el 9 de marzo de 2009.  En aquellas fechas, en medio de la peor recesión desde la Gran Depresión de los años treinta y tras la quiebra de Lehman Brothers y el casi colapso del sistema financiero, el S&P’s 500 tocó un mínimo de este ciclo de 676.53 pts. En esos niveles, alentado por el salvamento del sistema financiero orquestado por el gobierno de Estados Unidos, un colosal paquete fiscal para detener el derrumbe de la economía y la masiva expansión monetaria dirigida por la Reserva Federal, el S&P’s 500 flexionó las piernas y brincó para lo alto en un salto que todavía hoy, casi cinco años y medio después, no se ha detenido.

En ese tiempo, el S&P’s 500 ha pasado de esos 676.53 pts a los 2,000 pts, un rally del 196%. Por tanto, quien comprara el índice del S&P’s 500 en aquel lejano marzo de 2009 y no hubiera vendido hasta la fecha se habría embolsado casi un 200%, es decir, habría triplicado su inversión. No en vano Cortázar nos decía que el cronopio se consideraba a sí mismo “súper-vida”, más por poesía que por verdad.

Pues bien, si “súper-vida” se ha dado el S&P’s 500, mucho más que eso se han dado algunos miembros del emblemático índice. La más fastuosa y placentera vida se la dio una empresa dedicada al buen vivir, la poética Wyndham Worldwide, el primer grupo hotelero del mundo, una compañía que posee 15 marcas de hoteles a lo largo y ancho del planeta y que desarrolla y comercializa tiempos compartidos. Su acción, desde ese 9 de marzo de 2009, se ha disparado más de un 2,500%.

Pero en este fabuloso rally, 15 empresas de las 500 que componen el índice han dado más de un 1,000%, lo que hace empalidecer el 200% que ha retribuido el S&P’s 500, entre ellas corporaciones de renombre como la financiera FifthThird Bancorp (+1,392%), la agencia de viajes de internet Expedia (+1,300%), el fabricante de USBs y otros dispositivos de almacenamiento SanDisk (+1,100%) o la ex-emprea del Dow Jones, International Paper (+1,050%). En todo ese tiempo, 465 compañías del S&P’s 500 ganaron terreno y sólo 35 compañías ofrecieron rendimientos negativos.

En todo este baile del cronopio del S&P’s 500 sólo hubo una pausa, durante el 2011. Ese año, el índice se quedó plano, se estancó completamente, dio un rendimiento de 0.0%. Incluso durante el verano de ese 2011 amenazó con romper la tendencia “bull” o alcista. Pero superado ese bache, retomó la senda de ganancias con renovados bríos y así llegó hasta los 2,000 pts del martes pasado. Visto de este modo, el S&P’s 500 lleva 33 meses sin registrar una caída de 10%, lo que técnicamente se denomina una “corrección”. Eso es una barbaridad: los datos históricos nos dicen que, desde la Segunda Guerra Mundial, en promedio, se produce una corrección cada 18 meses.

En consecuencia, este rally del S&P’s 500 ya dura, sin parar, 1,996 días. Tanto por su magnitud (una subida de casi el 200%) tanto por su longitud (1,996 días), el actual mercado “bull” es el cuarto más boyante desde la Segunda Guerra Mundial. Claro, aún queda lejos del mercado “bull” más esplendoroso y pletórico de la historia, el que aconteció entre los años de 1987 y 2000: ese rally duró 4,494 días y nuestro cronopio voló un 530%. Ahora, ¿puede seguir subiendo hasta la luna?

Desde luego que el S&P’s 500, el mejor termómetro de Wall Street, no está barato. Pero eso no obsta para que nuestro ingenuo e irracional cronopio pueda seguir elevándose hacia las estrellas, retando a la fuerza de la gravedad. Al fin y al cabo, las condiciones monetarias siguen siendo laxas, los márgenes de beneficios de las grandes empresas corporativas aún resplandecen y, lo mejor, la economía de Estados Unidos, por fin, parece que crece de manera firme y autosostenible, sin precisar de la respiración asistida de la Fed, que se empieza a plantear la posibilidad de empezar a subir las tasas de interés antes de lo previsto.

Sólo aquellos que son fans y amantes de los cronopios nos dicen que el S&P’s 500 está barato. Todo es relativo, nos decía Albert Einstein, el Cortázar de la física. Y las actuales valuaciones del S&P’s 500 sólo salen bien libradas (y a duras penas) si se comparan con los picos de anteriores burbujas.

Quizás el mejor indicador para valuar al S&P’s 500 sea el múltiplo del precio sobre las ganancias ajustado por el ciclo que elaboró el premio Nobel de economía Robert Shiller (CAPE por sus siglas en ingles). Según este indicador, el actual múltiplo del S&P’s 500 es superior a 25. En agosto, la lectura fue de 25.7. Este nivel sólo se ha rebasado en tres ocasiones: en 1999, en 2007 y ahora. Es decir, según este  indicador, el S&P’s 500 sólo es una ganga si estamos en una burbuja, esto es, si se compara con el máximo de la burbuja de mayo de 2007, cuando el CAPE de Shiller se elevó a 27.5 o, sobre todo, si se compara con la era de la gran burbuja del Nasdaq, cuando el CAPE del S&P’s 500 tocó, en diciembre de 2009, un valor de 44.2. Si nos comparamos con esos valores, entonces sí, el S&P’s 500 es compra. De lo contrario, se puede concluir que el S&P’s 500 está en una burbuja, o cuando menos cerca de entrar a una burbuja.

Esa misma conclusión se desprende de una reciente encuesta de Bloomberg. A la pregunta de si la bolsa de Estados Unidos ha alcanzado niveles insostenibles, semejantes a los de una burbuja, un 14% respondió que ya estamos en una burbuja y un 47% consideró que estamos en sus estribaciones. Por tanto, un 61% estima que las actuales valuaciones del S&P’s 500 están ya muy infladas, o corren el riesgo de estarlo si el S&P’s 500 no se toma una tregua, al menos una corrección del 10%.  Si la pregunta se centra en las acciones de internet y de las redes sociales, esto es, de empresas como Priceline.com, Facebook o LinkedIn, un 42% considera que ya estamos en una burbuja y un 38% que estamos cerca de ella, lo que suman un 80% del total de encuestados.

En su irracionalidad, nos dice Cortázar, los cronopios “se entusiasman de tal manera que con frecuencia se dejan atropellar por camiones y ciclistas, se caen por la ventana, y pierden lo que llevaban en los bolsillos y hasta la cuenta de los días”. Esto es una verdad: si no fuera porque los contamos nosotros, el S&P’s 500 no sabría que lleva casi 2,000 días de imparables subidas. Pero además, en medio de esa gran bulla que el S&P’s 500 ha desatadoen todos los rascacielos de Manhattan, es de temer que un día se caiga por la ventana. Cuando eso sucede, cuando nuestro cronopio se cae, la experiencia nos dicta que se pierde todo lo que llevábamos en los bolsillos, provocando gran desorden y crisis.

Lo que sí nos produce extrañeza es que este cronopio, a estas alturas, ha adquirido costumbres de famas, y desde marzo de 2009 baila cátala. En esa alocada danza, como decimos, el martes cató los 2,000 pts y sonrió al autor de Rayuela. Al menos este cronopio verde e infinito, nos queda claro, no sabe de treguas ni de esperas.

Infografía

EL S&P’s 500, el martes, por primera vez en la historia, terminó por encima de los 2,000 pts, y acumula una ganancia de casi el 200% desde el 9 de marzo de 2009. En lo que llevamos de año ya ha trepado un 8.2% tras el 30% que se disparó en el 2013. En estos cinco años y medio de mercado “bull”, sólo se ha tomado una pausa, la del 2011.  

… este rally “bull” o alcista del S&P’s 500 lo convierte en el cuarto más generoso de la historia, tanto por la magnitud del rendimiento acumulado como por su longevidad…

… sin embargo, su actual valuación, según el CAPE de Shiller muestra un múltiplo por encima de 25, niveles que sólo se han superado en las dos anteriores burbujas, la de 2007 y, sobre todo, la del Nasdaq de 1999…

… además, una reciente encuesta de Bloomberg revela que, a juicio de los inversionistas, la bolsa de Estados Unidos ya está en burbuja o a punto de entrar en ella. En el caso de las acciones de internet y redes sociales, esa percepción es mucho más abrumadora.

ACERCA DEL AUTOR
José Miguel Moreno
Economista por la Universidad Autónoma de Madrid. Trabajó en la consultoría estadounidense Stone & McCarthy Resarch en Londres, Nueva York y México DF, realizando análisis para las economías de Europa y América Latina. En México fue director editorial de Infosel, así como consejero, columnista y jefe de análisis económico de El Semanario de Negocios y Economía . Además de conferencista, ha colaborado con T1msn, Invertia, Radio Intereconomía, O Estado de Sao Paulo y The Miami Herald, entre otros medios. Actualmente dirige “Llamadinero.com”, es asesor, colaborador de la revista Forbes México y profesor titular en la Facultad de Economía de la UNAM.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Agosto 2014 >>
D L M M J V S
     
01
02
03

04

Argentina y los “fondos buitre”: ¿la casa gana?
05
06
07
08
09
10
11
12
13

14

¿Qué pudo ver Banxico para recortar el PIB de 2014?
15
16
17

18

El drama europeo: ¿recesión con deflación?
19
20

21

¿Por qué el petróleo está en calma si hay guerra en Irak?
22
23
24

25

El PIB de México y los ciclos económicos
26
27

28

EL S&P’s 500: la historia de un cronopio
29
30
31