Pan, Circo y Pecunia
.

¿Qué pudo ver Banxico para recortar el PIB de 2014?

14-08-2014 09:19 Nos tememos que, inesperadamente, estima un crecimiento económico aún menor que el observado en el primer trimestre de 1.8%.

En medio de la euforia por la reforma energética, las expectativas de crecimiento para este año siguen languideciendo. Ayer mismo, Banco de México (Banxico), en la presentación del informe trimestral de inflación, recortó de nuevo sus expectativas para el PIB de 2014. Su nuevo pronóstico es que se expanda en un rango de entre 2.0% y 2.8%, comparado con un pronóstico previo de entre 2.3% y 3.3%.

El año lo empezó previendo un crecimiento de entre 3% y 4.0%. Esos nuevos números de Banxico dejan casi fuera la previsión de crecimiento de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), que estima una expansión de 2.7% para el 2014 (el año lo inició con una expectativa de 3.9%). Nos tememos que también la SHCP, encabezada por Luis Videragay, tendrá que revisar a la baja su pronóstico.

En el sector privado la tendencia es la misma, y ya se ubican también por debajo del pronóstico de la SHCP: la última encuesta de Banxico entre especialistas del sector privado, publicado a principios de agosto, mostraba que el consenso de analistas estimaba una expansión del PIB de 2.56% para el 2014, cuando a principios de año preveían un crecimiento del 3.4%.

La revisión de Banxico viene un poco más de una semana antes de que el INEGI publique, el próximo jueves 21 de agosto, el dato del PIB real para el segundo trimestre, lo que puede detonar, a su vez, otra oleada de revisiones a la baja para el PIB de 2014 en el sector privado. ¿Qué está viendo Banxico en las cifras económicas para el segundo trimestre para que, adelantándose al reporte oficial del PIB, recorte su estimación?

Nos tememos que, inesperadamente, estima un crecimiento económico aún menor que el observado en el primer trimestre de 1.8%. Y así lo prevemos nosotros: nuestro pronóstico es que el PIB apenas crezca un 1.4% en el segundo trimestre respecto al mismo período de 2013.

Sólo basta con ver lo que pasó en el sector industrial, cuyo crecimiento se desaceleró a 1.0% en el segundo trimestre comparado con una tasa de 1.6% en el primer trimestre. Aquí la Semana Santa jugó en contra de la economía mexicana, contrarrestando el efecto positivo que tuvo durante el primer trimestre.

Dicha festividad se celebró, este año, en abril, cuando en el 2013 fue durante el primer trimestre, en el mes de marzo. Eso significó menos días laborales en abril, lo que implicó una caída anual en la actividad industrial de 1.0% durante ese mes, lo que lastró el balance para todo el segundo trimestre para dejarlo en un mero 1.0%.

En consecuencia, la manufactura, que representa prácticamente la mitad del sector industrial, se frenó de una tasa de 4.4% en el primer trimestre a casi la mitad en el segundo (+2.4%) debido al mal desempeño de rubros como la industrial textil, la fabricación de maquinaria y equipo, o la fabricación de computadoras y de aparatos eléctricos.

A su vez, el sector de minería continúa en recesión: acumuló su sexto trimestre consecutivo de tasas negativas, si bien en el segundo trimestre acentuó su contracción. Pasó de una caída de 0.5% en el primer trimestre a otra de exactamente el doble, de 1.0%. El componente de “servicios públicos” (agua, gas y electricidad) se mantuvo estable, con un crecimiento de 1.4% en el segundo trimestre.

El mal desempeño de la manufactura y la minería más que contrarrestó la mejora de la construcción, quizás la mejor noticia de este segundo trimestre. Aunque el sector todavía no ha salido de la recesión, está a punto de lograrlo tras siete trimestres de caídas consecutivas. En el segundo trimestre, la actividad de construcción se redujo un 0.6%, comparado con -2.6% en el primer trimestre, -4.6% en el cuatro trimestre de 2013, y -6.6% en el tercer trimestre del año pasado.

Por tanto, la construcción ya tocó fondo y va de salida, y se prevé que durante la segunda mitad de 2014 ya aporte crecimiento al PIB de México, conforme el sector de edificación de vivienda se recupera tras el cambio de modelo establecido por la administración de Enrique Peña Nieto, y el gobierno ejecuta los planes de inversión en infraestructura pública. De hecho, el componente de edificación ya registró una tasa positiva en el segundo trimestre al crecer un moderado 0.5%.

Pero no solamente el sector secundario se ha debilitado en el segundo trimestre. A falta de conocerse el dato de junio, la misma tendencia se observa en el sector terciario, o de servicios. En el período abril-mayo, el componente de servicios, que representa en torno a un 60% del PIB, creció un 1.2% con respecto al mismo período de 2013, lo que supone un menor ritmo de expansión respecto a la tasa de 1.8% del primer trimestre.

Con la cifra de junio esperamos que se eleve un poco para situarse a una tasa de 1.5% para el segundo trimestre en su conjunto, pero aún por debajo del crecimiento del 1.8% del primer trimestre. En el sector de servicios resultaron decepcionantes, durante este segundo trimestre, rubros como el de comercio, servicios financieros, y el de servicios educativos y salud. Sólo brilló el de alojamiento y restaurantes, que rebotó con fuerza debido, precisamente, a las vacaciones de Semana Santa de abril, que si bien socavó a la industria, favoreció a este componente con una expansión anual, en ese mes, de 6.0%.

Finalmente, el sector agropecuario, que apenas representa un 3.0% de la economía mexicana, también perdió impulso en el segundo trimestre. Tras crecer a una firme tasa de casi el 5% en el primer trimestre, su crecimiento podría rondar el 3.0% durante este segundo trimestre.

Por tanto, los tres sectores de la economía perdieron dinamismo durante el segundo trimestre, lo que se traducirá, inevitablemente, en un crecimiento más magro del observado

en el primer trimestre. El jueves 21 el INEGI publicará el IGAE y el PIB: nuestro pronóstico es que el IGAE aumente un 2.2% en junio comparado con 1.4% en mayo (el actual consenso de Bloomberg es de 2.7%), y que el PIB se incremente un 1.4% en el segundo trimestre frente a 1.8% en el primero.

De ser nuestra estimación correcta, el PIB durante la primera mitad de 2014 apenas se habría expandido un 1.6%. Para lograr el objetivo de 2.7% que prevé la oficina del secretario de Hacienda, Luis Videgaray, para todo el 2014, la economía tendría que crecer durante la segunda mitad del año un 3.8%,algo que parece inalcanzable.

Una mala noticia, por tanto, para la economía mexicana y para la SHCP, dado que ahora no se podrá culpar a Estados Unidos del flojo desempeño económico. En el primer trimestre sí sirvió de pretexto: el gobierno argumentó que la fuerte caída de 2.1% anualizado en el PIB estadounidense durante el primer trimestre explicaba, en buena medida, el bajo crecimiento de la economía mexicana. Sin embargo, en el segundo trimestre, el PIB de México podría crecer aún menos pese a que la economía de Estados Unidos se disparó, bajo esa misma medición, ni más ni menos que un 4.0%. ¿Qué ha pasado entonces? Banxico no se esperó y ya revisó su pronóstico. El resto del mercado, probablemente, también afila ya la pluma para recortar sus previsiones de crecimiento.

Afortunadamente, la segunda parte del año se ve mejor: primero, la economía de Estados Unidos crece a buen ritmo; segundo, las reformas estructurales ya están en pie, lo que disipa la incertidumbre que ha atenazado a la economía mexicana en varios sectores fundamentales; y tercero, la base de comparación es muy favorable, sobre todo en el último tramo del año, donde se puede ver beneficiada por un mayor auge de la construcción y del sector industrial.

Si esas expectativas se cumplen y la economía logra crecer un 3.0% en promedio durante la segunda mitad de 2014, el balance para todo el año apenas daría para una expansión del 2.3%, un poco por debajo del 2.4% que es el punto medio del nuevo rango de Banxico. Veremos.

INFOGRAFÍA

Los flojos indicadores económicos han provocado una constante revisión a la baja del PIB para el 2014. Ayer, por segunda vez en este año, recortó su expectativa Banxico a un nuevo rango de entre 2.0% y 2.8%. La SHCP lo mantiene en 2.7%. EL sector privado ya lo ubica en 2.56% frente a 3.4% al principio de año.

… esas revisiones se deben a que, tras un magro crecimiento de 1.8% en el primer trimestre, el PIB podría crecer menos aún en el segundo trimestre, en buena medida, por la desaceleración del sector industrial, que en términos generales se deterioró salvo el sector de construcción… 

 

.. pero los tres sectores de la economía pudieron perder dinamismo en el segundo trimestre respecto al primero, según nuestras estimaciones…

.. en consecuencia, tampoco en el segundo trimestre de 2014 veremos el deseado despegue económico en México. De momento tendremos que esperar a la segunda mitad de este año. De momento, es de prever que los analistas privados revisen de nuevo sus expectativas para el 2014 a la baja.

 

Comentar

ACERCA DEL AUTOR
José Miguel Moreno
Economista por la Universidad Autónoma de Madrid. Trabajó en la consultoría estadounidense Stone & McCarthy Resarch en Londres, Nueva York y México DF, realizando análisis para las economías de Europa y América Latina. En México fue director editorial de Infosel, así como consejero, columnista y jefe de análisis económico de El Semanario de Negocios y Economía . Además de conferencista, ha colaborado con T1msn, Invertia, Radio Intereconomía, O Estado de Sao Paulo y The Miami Herald, entre otros medios. Actualmente dirige “Llamadinero.com”, es asesor, colaborador de la revista Forbes México y profesor titular en la Facultad de Economía de la UNAM.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Agosto 2014 >>
D L M M J V S
     
01
02
03

04

Argentina y los “fondos buitre”: ¿la casa gana?
05
06
07
08
09
10
11
12
13

14

¿Qué pudo ver Banxico para recortar el PIB de 2014?
15
16
17

18

El drama europeo: ¿recesión con deflación?
19
20

21

¿Por qué el petróleo está en calma si hay guerra en Irak?
22
23
24

25

El PIB de México y los ciclos económicos
26
27

28

EL S&P’s 500: la historia de un cronopio
29
30
31