Rompecabezas Económico
Las opiniones expresadas son de exclusiva responsabilidad de la autora.

Expectativas de inflación, determinantes para los bancos centrales

05-10-2022 06:48

Las expectativas de inflación a largo plazo en Estados Unidos se han reducido, pero en México la historia es otra.

Edificio del Banco de México
Edificio del Banco de México

Dentro de todas las complicaciones que se han presentado en los últimos años, el continuo incremento de la inflación se ha convertido en el dolor de cabeza de las autoridades económicas de la mayoría de los países, pues es un factor que podría desestabilizar la economía.

A principios del año pasado, los bancos centrales estimaban que el incremento de los precios sería transitorio y que las elevadas tasas anuales que se presentarían serían fruto de un mero efecto estadístico, producto de una baja base de comparación. Pero, conforme fueron pasando los meses, esta idea de transitoriedad fue perdiendo sustento.

Hubo dos factores que no se consideraron. En primer lugar, los choques de oferta propiciados por la pandemia, los cuales se extendieron hasta bien entrado este año, en buena medida por la política de ‘cero covid’ implementada por China. En segunda parte, Rusia invadió Ucrania en febrero, lo que interrumpió el envío de materias primas de este último país a Europa, generando una escasez mundial de éstas.

Además, por el lado de la demanda, la entrega de estímulos extraordinarios a la población en EE.UU. hasta marzo de 2021, generó un ingreso excedente que no estuvo acompañado de un incremento de la productividad, lo que propició una serie de distorsiones en la economía más grande del mundo.

Por ejemplo, el ahorro personal como porcentaje del ingreso personal disponible aumentó a niveles nunca antes vistos, lo que propició que muchas personas no estuvieran dispuestas a emplearse y orilló a las empresas a incrementar los salarios por encima del 5.0% a lo largo del presente año, muy por encima de los niveles pre-pandemia.

Este error de cálculo de los bancos centrales, principalmente por parte de la Reserva Federal, evitó que se empezaran a tomar acciones de manera oportuna, lo que posiblemente hubiera impedido que el problema se hubiera profundizado tanto. Ahora, el reto está en que este no se enraíce. Para determinarlo, es importante analizar la evolución de las expectativas de inflación que se tengan para los próximos años.

Según varios estudios, la evidencia empírica muestra que las expectativas de inflación tienen una influencia importante en la dinámica de la inflación actual. Particularmente, se ha observado que las de largo plazo, que equivalen a la inflación subyacente tendencial, son más importantes que las expectativas a corto plazo. Así, los choques a estas generan aumentos persistentes de la inflación, mientras que los impactos en las de corto plazo son más transitorios.

En el caso de EE.UU., en la última encuesta de expectativas del consumidor realizada por la Fed de New York, se observa que la inflación esperada a 1 y 3 años registró una fuerte caída en agosto, del 6.2% y 3.2% en julio a 5.7% y 2.8%, respectivamente. Mientras que las expectativas a 5 años también disminuyeron, a 2.0% desde el 2.3% previo.

 

Fuente: Elaboración propia con información de la Fed de New York

 

En lo que respecta a México, en la última Encuestas sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado, recabada por el Banco de México, se puede ver una historia muy distinta a la de EE.UU.

El promedio de la inflación general estimada para los próximos 1 a 4 años siguió aumentando, con lo que alcanzó el 3.98%, que es su mayor nivel desde que inicia la serie histórica en 2004. Mientras que, las expectativas de largo plazo, que consideran el promedio de la inflación general estimada para los próximos 5 a 8 años, se redujo marginalmente, a 3.59% desde el 3.60%, tras haber permanecido por 4 meses consecutivos en el nivel más alto desde que inició su medición en agosto de 2008.

 

Fuente: Elaboración propia con información de Banco de México

 

Las expectativas de inflación reflejan la credibilidad que se tiene de que un banco central mantenga la estabilidad de precios. Si esa credibilidad se pone en duda, el anclaje de las expectativas de inflación a largo plazo se perdería, lo que podría derivar en un espiral inflacionario. De ahí que las autoridades monetarias mantendrán una línea dura a favor de seguir tomando las acciones que sean necesarias para evitar que ello ocurra, por lo que aún falta un largo camino para pensar que el problema de la inflación está resuelto.

 

* Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de la autora (@Janneth_QuirozZ).

ACERCA DEL AUTOR
Janneth Quiroz
Janneth Quiroz Zamora es Economista y Financiera por profesión y pasatiempo. Cuenta con más de 15 años de experiencia analizando la coyuntura mundial y local de los mercados.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Octubre 2022 >>
D L M M J V S
      
01
02
03
04

05

Expectativas de inflación, determinantes para los bancos centrales
06
07
08
09
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23

24

La inflación general cae, pero la subyacente se mantiene presionada
25
26
27
28
29
30
31