Sin Maniqueísmos
Sin Maniqueísmos es un blog dedicado a la actualidad mexicana, considerada en los contextos histórico e internacional. Los temas incluyen las élites empresariales, los medios masivos, las relaciones entre México y otros países, especialmente Estados Unidos, junto con libros y películas de importancia política y cultural.

“Crony Capitalism” a la mexicana

08-04-2014 09:26

En las últimas semanas se ha agudizado la discusión en torno al “crony capitalism” en México. ¿Será que éste es un comportamiento más acentuado aquí que en otros países? ¿A qué se debe el fenómeno?

En las últimas semanas se ha agudizado la discusión en torno al “crony capitalism” en México: el capitalismo de cuates, capitalismo de compadres o capitalismo de compinches.

¿Será que favorecer a empresarios políticamente conectados—con el resultado de que todos pagamos más por bienes o servicios—es un comportamiento más acentuado en México que en otros países? ¿A qué se debe el fenómeno, a la mera avaricia de unos cuantos o a algo más profundo?

The Economist puso el tema en su portada, y argumentó que el capitalismo de cuates podría encontrarse en un declive global, en parte, gracias a mejoras regulatorias en China, India, Brasil y también—dicen—en México. Con tono menos optimista, el editorial de la nueva edición de Expansión cita el caso de Oceanografía para mostrar la persistencia del problema. Y con más pesimismo aún, el fenómeno es tema implícito de muchas columnas sobre Televisa y la Ley de Telecomunicaciones, varias de las cuales recopila Raúl Trejo Delarbre.

Según un nuevo “Crony-capitalism index” elaborado por The Economist, México califica en séptimo lugar entre 23 países seleccionados. Mientras esto implica una situación no tan mala como las de Rusia, Malasia y Ucrania, es por mucho el peor ranking que tenga un país latinoamericano. La revista suaviza un poco el juicio al decir que la calificación tan negativa para México se debe principalmente a Carlos Slim y su preponderancia en la telefonía, es decir, a un solo caso extraordinario.

Sin embargo, revisando la lista de sectores considerados en la elaboración de la lista, uno nota varios por los cuales algunos empresarios mexicanos han logrado convertirse en billonarios: no sólo telecomunicaciones, sino la construcción, la minería y la banca. También están el petróleo y el gas, origen de las fortunas de los nuevos oligarcas de Rusia, una tendencia que debe subrayar la importancia de la transparencia y la regulación mientras México abre su sector petrolero a la inversión privada.

El politólogo Stephen Haber argumenta que el capitalismo de cuates en México se originó en el porfiriato. El presidente Díaz se encontró con un problema complicado: la gran falta de confianza en México después de siete décadas marcadas por guerras, bienes confiscados y préstamos incobrables. Entonces estableció garantías para permitir que los inversionistas determinaran los reglamentos pertinentes al sector en que quisieron invertir. Además, como varios historiadores han mostrado, otorgó concesiones para bancos, ferrocarriles y campos petrolíferos con el entendimiento de que sus allegados o participarían como accionistas o recibirían otros beneficios; un gobierno no perjudicaría los intereses de las empresas en las cuales sus propios ministros y familiares tuvieran acciones.

Una falta de confianza algo parecida se evidenció después de la nacionalización de la banca y la suspensión del pago de la deuda externa, efectuadas en 1982. Stephen Haber no lo dice, pero se puede argumentar que los términos generosos establecidos para las subastas de Telmex, TV Azteca y la banca—y la presencia de Raúl Salinas (¿y otros de la élite política?) entre los grupos ganadores—fueron síntomas de un nuevo intento para resucitar la confianza de inversionistas nacionales e internacionales. En otras palabras, la riqueza billonaria de Slim, Salinas Pliego y otros se debe, por lo menos algo, al legado desafortunado del 1982.

Por supuesto, bien se puede preguntar, ¿en qué país existe un capitalismo que no sea en cierta medida “crony”? ¿No es el caso que en Estados Unidos, el gran beneficiado de la Guerra de Irak fue la empresa de servicios petroleros Halliburton, donde el vicepresidente Dick Cheney había sido director general y donde aún en 2003 mantuvo opciones sobre acciones?

Volveré al tema en mi próximo post, sobre la biografía Steve Jobs de Walter Isaacson.

ACERCA DEL AUTOR
Andrew Paxman
Profesor de historia y periodismo del CIDE. De origen inglés, es coautor de El Tigre(2000; reeditado en 2013), biografía de Emilio Azcárraga Milmo. Fue reportero radicado en México durante los años 90. Luego obtuvo una maestría de Berkeley y un doctorado de la Universidad de Texas. Su biografía más reciente, En busca del señor Jenkins: Dinero, poder y gringofobia en México, trata del empresario norteamericano radicado en Puebla, William Jenkins (1878-1963). Ahora está investigando la biografía de Carlos Slim.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Abril 2014 >>
D L M M J V S
  

01

Televisa, Telecomunicaciones y Teatro político
02
03
04
05
06
07

08

“Crony Capitalism” a la mexicana
09
10
11
12
13
14

15

Libro del mes: “Steve Jobs” de Walter Isaacson
16
17
18
19
20
21

22

Sorprendido por García Márquez
23
24
25
26
27
28

29

Telecomunicaciones y la democracia en las calles
30