Tiempo extra
Análisis y anécdotas del mundo deportivo. Un enfoque diferente sobre todo lo que pasa en el campo y fuera de él. La táctica, técnica y polémica del deporte. Este blog es un espacio libre para intercambiar opiniones.

Empleado del Atleti por un día

26-04-2020 16:04

El día en el que me hice pasar por empleado del Atlético de Madrid para conocer al plantel del club de mis amores.

Diego Godín, futbolista extranjero que más partidos ha disputado con el Atlético de Madrid.
Diego Godín, futbolista extranjero que más partidos ha disputado con el Atlético de Madrid.

Mi historia con el Atleti tiene muchos episodios increíbles, cada uno ayudó a forjar un sentimiento de identidad que se fortalece todos los años y que me hace quererlo un poquito más. Sin embargo, hay uno que es simplemente muy especial. 

Corría el verano de 2017 y el Atlético de Madrid vendría a México a jugar un partido por los festejos del centenario del CD Toluca en el Estadio Nemesio Diez. Como suele suceder con varios equipos de la Liga MX cuando juegan en Toluca, el Atleti decidió hospedarse en Santa Fé (Ciudad de México) debido al gran número de hoteles y a la cercanía que tiene con Toluca. 

El Atleti decidió llegar unos días antes a México, más que por preparación para el partido, por compromisos comerciales que los obligaban a pasar un par de noches en la Ciudad de México. Aunque claro, era pretemporada y el equipo tenía que seguir trabajando para llegar a tope tanto al partido, como al inicio de la temporada. Por lo tanto, decidieron que entrenarían en las instalaciones de la Universidad Iberoamericana, en la cual yo estudiaba en ese momento.  

Al estar en vacaciones de verano, las instalaciones de la universidad estaban prácticamente cerradas en su totalidad. Si eras estudiante, no había razón alguna para estar ahí y el acceso era imposible, algo que en lo personal me provocaba mucha intranquilidad. Era increíble pensar que el equipo de mis amores de una ciudad que está a 9 mil kilómetros de donde yo vivo, iba a estar en la universidad a la que asistía todos los días y no iba a poder estar ahí. 

Luego de una extensa investigación, al fin logré conocer el horario de la práctica del Atleti en la universidad. Con esta información en las manos, decidí que al menos intentaría de alguna forma colarme al campus y ver a mis ídolos de cerca. Sabía por experiencia que los guardias de seguridad de la Ibero son cosa seria cuando se trata de dar acceso al campus, por lo que necesitaba un plan. 

Tras pensarla varias veces finalmente terminé de elaborar mi estrategia, que sabía que probablemente fracasaría, pero que era un crimen no intentarlo. La mejor idea que se me ocurrió fue hacerme pasar por empleado del club. 

Una semana antes había comprado los pants y la chamarra de la nueva temporada y decidí hacer manualmente un gafete de acreditación, para darle más credibilidad a mi personaje. Recorté el escudo del Atleti que venía en la bolsa de cartón en la que había comprado mis pants y por suerte mi hermano acababa de ir al Cirque du Soleil, en el que el boleto lo tenías que portar con un gafete el cual por azares del destino era rojo y blanco. Reemplace el boleto del evento por el escudo que recorté y tenía listo el disfraz perfecto. 

Llamé al único amigo que sabía que perdería al menos dos horas de su tiempo para intentar esta locura y nos dirigimos a la universidad. Llegamos a la única puerta abierta de la universidad e inmediatamente dos guardias de seguridad (a los que había visto todas las mañanas durante los últimos 3 años) se acercaron al coche y dijeron: “La universidad está cerrada, no hay acceso para alumnos”. Nada nuevo, sabíamos perfecto que eso pasaría y contesté mostrando mi gafete improvisado: “Buenas tardes oficial, soy empleado del Club Atlético de Madrid. Vengo al entrenamiento”. 

Por supuesto que no iba a ser tan fácil. El guardia preguntó por mi nombre y sacó una lista en la que buscaba el nombre de Alonso Revilla entre nombres como el de Diego Pablo Simeone o Antoine Griezmann. Cabe aclarar que aunque tenía el disfraz perfecto, mi cara de niño me delataba de cierta manera. En fin, tras revisar la lista en la que claramente no encontró mi nombre, nos dijo que no podíamos acceder.

Salimos de la universidad y avanzamos unos metros. Pensando en una nueva estrategia que por supuesto involucraba  brincarse una valla, vimos que empezó a llegar un grupo de prensa a la misma entrada en la que habíamos fracasado. Sin pensarlo dos veces, me bajé del coche y me acerqué a uno de ellos. Le di la mano y me presenté como “Alonso y un puesto que sonaba de importancia en el Atlético de Madrid”. Era tal mi seguridad combinada con mi disfraz, que me creyó inmediatamente. Me dijo que venía a cubrir el entrenamiento y que solamente estaban esperando a que llegara una persona para que les diera el acceso. Sabía que ahí estaba la llave de entrada. 

Fiel a su trabajo, el reportero me empezó a hacer varias preguntas a las que tuve que improvisar todas las respuestas. Por suerte, eran acerca del club del que soy hincha. Me preguntó que si estaba esperando a alguien o que porque estaba afuera. No supe qué contestar y le dije que los guardias no tenían mi nombre en la lista y que mi jefe no contestaba el teléfono. La suerte me sonrió y el reportero me dijo: “¿Quieres que te pase el número del jefe de prensa del Toluca? El es quién nos va a dar acceso a todos los medios”. 

Por supuesto, acepté la generosa oferta y mientras entraba la llamada no podía dejar de pensar: “¿Cómo terminé en una llamada con el jefe de prensa del Club Deportivo Toluca para que él me de acceso mi universidad?”. Finalmente contestó y le di el mismo discurso, alegando ser empleado del Atleti, aunque ya con un tono de desesperación e impotencia. Me dijo que esperara unos 10 minutos, que estaba en camino a la universidad. 

Cuando llegó, me acerqué antes que cualquier persona y le hice saber mi indignación, de una forma en la que parecía que él era culpable de que no pudiera pasar a hacer mi trabajo. Supongo que fue la forma en la que me acerqué y se lo dije, junto con un poco de suerte, pero inmediatamente pidió que me dieran acceso e incluso me ofreció disculpas. 

Me subí al coche y estábamos dentro. Sinceramente, nunca me he emocionado tanto por llegar a la universidad. Estaba lloviendo mucho y el entrenamiento se estaba llevando a cabo en un espacio techado que tiene la Ibero con canchas de basquetbol y tenis, a un lado del campo de futbol. Llegamos hasta la puerta del complejo y nos encontramos con un nuevo obstáculo. Un empleado del Atlético de Madrid (uno de verdad) y nos pidió nuestras acreditaciones. Por supuesto, el gafete improvisado no iba a funcionar con él. 

Era imposible pasar por ahí, pero tres años en la universidad son suficientes para aprender muchas cosas, entre ellas todos los atajos que tiene su campus. Decidimos tomar un camino alternativo, el cual era un elevador que nos dejaría dentro del complejo. Se abrieron las puertas y a menos de tres metros estaban Diego Godín, Jan Oblak, José María Giménez y compañía. 

Todo el plantel del Atlético de Madrid, inlcuído Fernando Torres, en un práctica dirigida por el ‘Cholo’ Simeone a unos metros de donde estaba. Para los que me conocen, podrán imaginarse que estaba en el paraíso. Acordé con mi amigo que lo mejor era mantener un perfil bajo y así evitar que algún empleado del club nos sacara del lugar. Vimos todo el entrenamiento, junto con un grupo de diez reporteros. No había absolutamente nadie más en el lugar. 

Al final de la práctica, toda la prensa comenzó a hacer su trabajo y a entrevistar jugadores. Por mi parte, también comencé a hacer mi trabajo de hincha, el cual incluía fotos, autógrafos en una elástica rojiblanca que llevaba en caso de que tuviéramos éxito y algunas palabras con mis ídolos. El esfuerzo había dado su recompensa. 

La pasión por unos colores nos llevan a hacer las más grandes locuras y bien dicen por ahí “Solo entiende mi locura quien comparte mi pasión”. 

ACERCA DEL AUTOR
Alonso Revilla
Apasionado de los deportes, estudiante de Negocios Internacionales en la Ibero, comentarista en EXA 95.5 Querétaro y colaborador en donbalon.com
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Abril 2020 >>
D L M M J V S
   
01
02
03
04
05
06
07
08
09
10

11

La cenicienta del 92
12
13
14
15
16
17

18

Joaquín, el matador de Heliópolis
19
20
21
22
23
24
25

26

Empleado del Atleti por un día
27
28
29
30