Políticas públicas

Patria, la vacuna mexicana, continúa en fase 1 mientras tercera ola azota el país

La directora del Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla, dijo que el desarrollo de Patria se ha retrasado y podría no estar lista para finales de año como se planteó originalmente.

18-08-2021 12:00 Por : Arena Pública
Actualmente existen más de 130 vacunas en desarrollo pero solo una minoría están en el tercera fase. (Foto: Organización Panamericana de la Salud)
Actualmente existen más de 130 vacunas en desarrollo pero solo una minoría están en el tercera fase. (Foto: Organización Panamericana de la Salud)

Pfizer y AstraZeneca son las más conocidas, pero existen más de 10 vacunas, incluída la mexicana Patria, que están esperando para ser refuerzos a los esquemas de vacunación en el mundo.

Ante la aparición de la variante Delta, las naciones están acelerando sus procesos de vacunación para evitar que los rebrotes derriben la recuperación hasta ahora alcanzada. Pero mientras México enfrenta su tercera ola, su vacuna apenas va en la primera fase de pruebas. 

La vacuna fue anunciada en marzo de este año con bombo y platillo, sin embargo, pocos avances ha tenido desde entonces. En abril, se informó que se iniciarán pruebas en grupo de 90 personas de entre 18 a 55 años de edad, cuyos resultados se acabarían de analizar en mayo. A más de tres meses de esa fecha no existe reporte preliminar. 

En esta semana, la directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), María Elena Álvarez-Buylla dijo en conferencia que el desarrollo de la vacuna está retrasado por lo que podría no estar lista para finales de año como se dijo originalmente, pues el proyecto no ha logrado salir siquiera de la fase 1. 

Avimex, una empresa mexicana de farmacéutica veterinaria, es la encargada del desarrollo del agente inmunizante. La empresa recibió 15 millones de pesos de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Amexcid) de la Secretaría de Relaciones Exteriores y 135 millones de pesos del Conacyt. Es la primera vez que la farmacéutica desarrolla una vacuna exclusiva para utilizarse en humanos.

Actualmente México utiliza ocho vacunas distintas: Sputnik, Pfizer, AztraZeneca, COVAXIN, Cansino, Janssen (Johnsson & Johnsson), Sinovac y la recién aprobada Moderna. Cinco de ellas han sido aprobadas para su uso de emergencia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), solo faltando Cansino y Sputnik. 


Te puede interesar:

Vacunación de jóvenes en la CDMX sufre retrasos, entre aglomeraciones y desabasto


La otra vacuna que ha aprobado la OMS, pero que no se aplica en México, es Sinopharm, que a pesar que en marzo pasado se adelantó que se adquirirían 12 millones de unidades del inmunizante, la Cofepris aún no autoriza su uso por lo cual sigue sin ser parte del Plan Nacional de Vacunación.

El retraso de Patria contrasta con la gran distancia de ventaja que Cuba ha sacado con el desarrollo de sus propias vacunas, la Soberana 02 y la Abdalá, ambas desarrolladas por el Instituto Finlay de Vacunas. 

Al último corte, las cifras oficiales del gobierno cubano reportaron que cerca de 2.6 millones de personas habían sido vacunadas con su esquema completo, que en el caso de ambas vacunas se compone de tres dosis a diferencia de la mayoría de las otras vacunas existentes.

Más de 130 vacunas siguen en desarrollo

Patria no es la única vacuna que sigue en desarrollo. A nivel mundial hay 138  vacunas candidatas que se encuentran en distintas fases de pruebas según la Universidad McGill de Canadá.

Solo 42 de ellas se encuentran o ya han superado  la última fase de pruebas, entre las que destacan la Medicago-GSK-Dynavax, Novavax, Sanofi-GSK, CureVac AG-Bayer, además de las ya en uso.

La mayoría de los nuevos agentes inmunizantes aún cuando logren superar la fase tres se enfrentarán al reto de masificar su producción lo que en varios de los casos frenará el desarrollo de las mismas, especialmente cuando varios de los países más poblados ya han realizado pedidos previos millonarios. 

En el caso de la Sanofi-GSK, Novavax y la CureVac, son las que más posibilidades tienen como alternativas reales para reforzar la vacunación mundial, no solo por los buenos resultados preliminares que apuntan a una efectividad del 95 al 100%, sino porque Estados Unidos y el Fondo de Acceso Global para Vacunas Covid-19 (COVAX) ya han realizado pedidos de hasta 300 millones de unidades, según Reuters. 

Para el caso de la Medicago -que está siendo probada en México- la producción apunta a ser mucho menor y de uso local, pues solamente Canadá ha ordenado 35 millones de vacunas hasta el momento. 

Ante el rezago de vacunación de los países más pobres, la OMS -que lidera la iniciativa COVAX- hizo un llamado el pasado miércoles para postergar las terceras dosis que han comenzado a ser aprobadas en países centrales como Estados Unidos. 

En su último reporte de Perspectivas Económicas el Fondo Monetario Internacional (FMI) reiteró su advertencia de que la recuperación económica estaba profundizando las desigualdades a nivel mundial.

Propuso garantizar un acceso rápido a las vacunas con el objetivo de alcanzar la inmunización del 40% de la población de todos los países del mundo, como mínimo, para finales de 2021 a través de la donación de 1,000 millones de dosis de la vacuna por parte de los países con superávits de vacunas así como que las empresas fabricantes prioricen las entregas a países de desarrollo medio-bajo.

El Gobierno de México ha adelantado que de completarse positivamente el desarrollo de Patria, el 30% de la producción se destinará a los países de América Latina que no han tenido acceso al agente inmunizante.