Políticas públicas

Empleo temporal, entre la necesaria recuperación y el freno al outsourcing

Frente a 2018 y 2019 el empleo temporal tuvo una mayor participación en las nuevas plazas registradas por el IMSS durante octubre pasado.

16-11-2021 11:46 Por : Arena Pública
El empleo temporal  de finales del año tradicionalmente se esfuma en diciembre (Foto: Ayuntamiento de Lázaro Cárdenas)
El empleo temporal de finales del año tradicionalmente se esfuma en diciembre (Foto: Ayuntamiento de Lázaro Cárdenas)

El empleo temporal podría tener mayor protagonismo en las cifras de plazas formales, creadas o perdidas, en este fin de año; aunque con freno de mano por la reciente prohibición a la subcontratación.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reportó que, durante octubre pasado, se alcanzaron 20.76 millones de puestos de trabajo formales, con lo que oficialmente se superó el nivel de empleo registrado previo a la pandemia. Lo anterior se logró gracias a un incremento de 172 mil 668 plazas, 112 mil 136 de ellas permanentes y 60 mil 532 temporales. Es decir, el 35.06% del empleo que se generó durante el décimo mes del año fue eventual.

Si bien este porcentaje de empleos eventuales respecto al número total de nuevas plazas sigue siendo más bajo que la proporción correspondiente para los trabajos permanentes recién creados, la cifra es relativamente alta frente a la registrada en octubre de 2019 y 2018.

Antes de la pandemia, en octubre de 2019, el empleo temporal representó el 32.94% de los nuevos trabajos formales que se crearon en la economía mexicana. En el décimo mes del 2018, la proporción era de apenas 21.84%.

Fuente: IMSS

(Nota: Se calculó el impacto de los empleos eventuales en la variación absoluta a partir de la suma de la variación de plazas permanentes y temporales tanto perdidas como creadas).

Lo anterior sugiere que las plazas temporales están teniendo un rol creciente dentro de la economía mexicana de cara a finales de año. Y esto es importante porque los empleos temporales han tenido históricamente un fuerte componente de estacionalidad durante la temporada de invierno.

De acuerdo con Indeed, entre octubre y noviembre se suelen dar múltiples contrataciones para plazas eventuales en preparación para fechas como el Buen Fin, Navidad y Año Nuevo, que tienden a perderse a finales de diciembre e inicios de enero; cuando los festejos ya han pasado.

Para México, aplica la misma regla: En todos los años anteriores, incluyendo 2020, se ha percibido una fuerte contratación de personal temporal en preparación para esta temporada, seguida de una pérdida importante de estas plazas para finales de diciembre.

Si esta tendencia se mantiene y el empleo temporal continúa ganando protagonismo el resto del año, en diciembre podría verse un retroceso importante en el número de plazas registradas ante el IMSS a final del año, potencialmente mayor al que se registraba previo a la pandemia.

Fuente: IMSS

Cabe destacar que este fenómeno de un mayor protagonismo del empleo temporal en México, si continúa consolidándose, no estaría impulsado equitativamente por todos los agentes del mercado. Mientras que gigantes como Amazon están ofreciendo grandes bonos a escala global para evitar escasez de mano de obra en los últimos meses del año, para muchos comercios de menor volumen en México les ha resultado difícil abrir más plazas temporales.

Empleo temporal y la ley de outsourcing

Un factor que podría afectar esta tendencia podría ser la ley de outsourcing. Entre abril y julio pasado se registraron pérdidas masivas de empleo temporal, congruentes con las fechas para la entrada en vigor de las nuevas reglas de subcontratación.

Para cuando terminó la prórroga de la aplicación de esta propuesta legislativa, ya se habían logrado integrar a plazas formales a más de tres cuartas partes de los colaboradores que anteriormente trabajaban por outsourcing. Aunque a un mes de su entrada en vigor faltaban de integrar a casi un millón de empleados, varios expertos destacaron su impacto en las proporciones de empleo permanente y temporal respecto a las cifras totales para la economía mexicana.

Y la propuesta continúa teniendo efectos clave en las dinámicas de contratación permanente y eventual en México. Mientras que en varias firmas públicas se duplicaron las contrataciones a partir del fin del outsourcing, en sectores como el de servicios se observaron caídas sustanciales en el nivel de empleo.

En este sentido, la legislación podría limitar el protagonismo que el empleo temporal parece estar ganando en México de cara a finales del año.