Políticas públicas

Crecen agresiones contra la prensa a nivel municipal: Artículo 19

Históricamente, las autoridades públicas a nivel local han sido, y siguen siendo, las que más agresiones realizan en contra de la prensa, señala la organización internacional.

30-08-2021 16:16 Por : Arena Pública
También ha crecido la participación del gobierno federal en las agresiones contra la prensa, según Artículo 19 (Imagen: Twitter)
También ha crecido la participación del gobierno federal en las agresiones contra la prensa, según Artículo 19 (Imagen: Twitter)

En lo que va del sexenio de López Obrador, las agresiones de funcionarios municipales contra la prensa han aumentado.

En entrevista, Paula Saucedo, oficial del programa de Protección y Defensa de Artículo 19 México y Centroamérica, afirma que el mayor agresor de los profesionales y medios de información “es el estado, y eso siempre ha sido así y pareciera que va a seguir siendo así. Pero son los funcionarios e instituciones a nivel local son los que más agreden a la prensa”.

Las estadísticas de Artículo 19 corroboran esta tendencia. De acuerdo con las cifras del reporte de agresiones contra la prensa en México al primer semestre del 2021 de la organización en defensa de la libertad de expresión, se registraron 57 incidentes de violencia contra la prensa entre funcionarios a nivel municipal. Esta cifra representa el 42.54% de las agresiones realizadas por servidores públicos y agentes políticos.

Saucedo señala que este fenómeno podría responder a varias razones. Primero, que la prensa que es víctima de este tipo de agresiones “está en lugares más remotos, donde no hay tantas redes de apoyo o que no pueden acercarse a organizaciones de la sociedad civil”; lo que podría “dejar a la deriva a las y los periodistas” de estas locaciones.

Sin embargo, también afirma que posiblemente también hay factores coyunturales detrás de este fenómeno. Señala que probablemente donde hay “pugna de poder entre poderes fácticos y el gobierno, donde hay vacíos de poder por parte del estado, es justamente donde los periodistas están en medio de esta lucha. Y cualquier nota que escriban puede impactar de alguna manera al estado o a los grupos de poder fácticos”.

Las estadísticas parecen corroborar esta tendencia. Varios analistas han advertido de un recrudecimiento de la violencia en varias partes del país en las últimas semanas, que amenaza con volver al 2021 en el tercer año histórico más violento. Los otros dos son 2019 y 2020.

Y desde 2018, también parece que se ha recrudecido la violencia contra la prensa en un nivel municipal. En el reporte anual de Artículo 19 para ese año, se registraba que eran las autoridades a nivel estatal las que más frecuentemente vulneraban a la prensa. Hoy ese lugar corresponde a los incidentes a nivel municipal, tras un aumento en su participación de 1.23 puntos porcentuales.

En este sentido, la especialista de Artículo 19 afirma que “la violencia contra la prensa es justamente con el objetivo de silenciarla. La mayoría de las agresiones que documentamos es de periodistas que están cubriendo corrupción y política […]. Entonces no es casualidad que se agreda a la prensa, ni se le agrede nomás por que sí. Hay un objetivo, que es silenciarla, que se autocensuren y que no se den a conocer cuestiones muy importante para la sociedad”.

Agresiones a la prensa bajo AMLO

Cabe resaltar que la documentación de Artículo 19 para el número y tipo de ataques contra medios y profesionales de la información se realiza a través de contacto directo con periodistas, redes sociales, monitoreo de medios, entre otros mecanismos. Por lo tanto, en algunos casos puede haber un subconteo de casos o agresiones, lo cual puede dar lugar a ciertas anomalías en los resultados.

Por ejemplo, en 2018 se registraba que los estados con más ataques contra la prensa eran Veracruz, Coahuila y Puebla, con 57, 47 y 45 casos respectivamente. Pero en lo que va de 2021, la Ciudad de México (CDMX) es la población donde más agresiones contra periodistas y medios se registraron, con 64 incidentes. Se trata de casi el triple de lo visto en la segunda y tercer entidad con más ataques, Tamaulipas y Quintana Roo, con 23 registros cada una.

Saucedo explica que esta transición se puede explicar por elementos coyunturales, como la cobertura de la pandemia o de las elecciones. Sin embargo, también puede ser que “en la CDMX registramos más agresiones, pero tiene más que ver con que las y los periodistas tienen más confianza con denunciar los incidentes a nosotros. O tal vez no están en localidades tan remotas que les dificulten la denuncia”.

Sin embargo, sí hay otros cambios importantes a lo largo de los últimos tres años en la forma que se agrede a la prensa. La especialista de Artículo 19 advierte que parece haber aumentado el uso de la estigmatización como una herramienta de censura a la prensa. En este aspecto, Saucedo admite que previo a la actual administración sí se registraban este tipo de ataques por parte de las figuras con algún cargo político o público.

Sin embargo, “ahora pasa mucho más. Ejemplo son las conferencias matutinas del presidente, en donde constantemente estigmatiza y criminaliza a la prensa, o a cualquier otra organización o voz disidente. Y esto es muy peligroso porque ataca al mensajero o la mensajera para distorsionar el mensaje o virar la atención hacia otra cosa. Así que en vez de discutir sobre corrupción, seguridad o cualquier otro tema de interés público, los funcionarios han decidido mejor atacar al periodista”.

La especialista asegura que este tipo de estigmatización se puede ver en la forma que el presidente se refiere a la prensa en sus conferencias matutinas. Aunque no mencionó ejemplos concretos, cabe destacar que López Obrador se ha referido directamente a ciertos medios de comunicación opositores como “prensa fifí”. Una actitud que otros miembros de la administración federal han defendido como el derecho del mandatario a “emitir su propia opinión en un debate público”.

Otras estadísticas en el reporte de Artículo 19 parecen confirmar esa tendencia. La intimidación y hostigamiento se mantiene como el tipo de ataque más “popular” entre los agresores de los periodistas en el país. Sin embargo, en la primera mitad del año, abarcó el 31.22% de los 362 incidentes registrados en esos seis meses.

Se trata de un incremento con respecto a las agresiones de este tipo registradas a lo largo de todo el 2018, el último año de la administración de Enrique Peña Nieto (EPN) y el primero de Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Entonces 162 de los 544 ataques fueron catalogados como intimidación y hostigamiento, equivalente al 29.78% de los casos.

Asimismo, es más común que sean individuos y agentes particulares los que ataquen a la prensa que a inicios del sexenio. También en datos de Artículo 19, el 15.44% de las agresiones a medios y periodistas eran perpetrados por particulares. Sin embargo, en el primer semestre del 2021, la proporción ya ha crecido a 21.82%. Esto podría ser un reflejo de la animosidad de los seguidores en ambos espectros del entorno político contra los profesionales de noticias.

No solo eso, sino que tanto el número absoluto como la proporción relativa de los ataques del tipo “uso ilegítimo del poder público”, que se refiere a todas las acciones u omisiones realizadas por personas servidoras públicas y/o personas con proyección pública que estén o no están previstas en alguna norma jurídica y que buscan dañar los derechos a la libertad de expresión de un o una periodista y/o un medio, ha incrementado en los últimos dos años y medio.

En todo 2018, se registraron 22 casos, 4.04% del total. Solo en lo que va del 2021 ya se han detectado 35 casos, equivalentes al 9.67% de todos los incidentes registrados.