Negocios

La nueva plataforma de Banxico le "pegará" a las terminales de pago móviles

CoDi, el sistema de cobro digital del banco central no desplazará a estos dispositivos, pero sí cambiará su operación y modelo de negocios, afirman ejecutivos y expertos.

06-11-2019 06:12 Por : Arena Pública
El 30 de septiembre el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, encabezó la presentación por el inicio de operaciones de CoDi.
El 30 de septiembre el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, encabezó la presentación por el inicio de operaciones de CoDi.

Desde hace un año Adriana Corona, propietaria de una pequeña cafetería al norte de la Ciudad de México, comenzó a utilizar una terminal de cobro portátil haciendo a un lado la terminal punto de venta bancaria que tuvo por cerca de tres años.

Las razones para el cambio -dice- son por menores costos y por mayor comodidad para hacer los cobros. A diferencia de la terminal bancaria, el nuevo dispositivo solo le cobra una comisión por operación y no tiene cuota de mantenimiento; y para usarla basta con su teléfono celular, un lector de tarjetas móvil e internet para realizar las operaciones.

La decisión de Adriana, como la de miles de micro y pequeños empresarios del país que han optado por usar este nuevo tipo de dispositivos, ha influido en el notable crecimiento que este sector ha registrado en los últimos años.

En solo dos años, de 2016 a 2018, el número de terminales portátiles -o agregadores, como se les conoce formalmente- casi se duplicó, al pasar de 748 mil 159 a un millón 465 mil 737; un crecimiento de 95.9%. Fue la Ciudad de México la que registró una mayor cantidad de dispositivos, con 438 mil 693, según el Panorama Anual de Inclusión Financiera 2019.

El documento que elabora la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), señala incluso que en 2018 el número de terminales portátiles superó por mucho a las bancarias que llegaron al millón 22 mil cuatro unidades.

De hecho, según la Asociación de Agregadores de Medios de Pago de México (Asamep), 80% de los nuevos comercios que se afilian al sistema de pagos lo hacen a través de los servicios ofrecidos por estas terminales de cobro.

De acuerdo a Ricardo Muñoz, Director de Marketing de Clip, el crecimiento significativo que ha tenido este sector se debe a que estas plataformas “representan una alternativa accesible para todo tipo de establecimientos” y a que “los negocios se encuentran ávidos de aliados tecnológicos que los ayuden a incrementar sus ingresos”.

Los datos son claros en mostrar una tendencia positiva para el negocio de los agregadores; sin embargo, en el camino, está surgiendo un nuevo jugador que podría modificar de forma significativa la ruta ascendente de este sector.

 

Fuente: Panorama Anual de Inclusión Financiera 2019, CNBV

 

Se trata de CoDi, la plataforma de cobro digital del Banco de México (Banxico), que permite realizar pagos electrónicos por medio de un dispositivo móvil, como el celular o tablet, a través de una aplicación bancaria utilizando la tecnología de códigos estáticos (QR) o de aproximación.

Las ventajas que ofrece esta plataforma con respecto a las terminales móviles, es que no cobra comisión por operaciones menores a ocho mil pesos; el dinero se transfiere en segundos, de la cuenta bancaria del comprador a la del vendedor; y no tiene restricción de horario, las operaciones se pueden realizar las 24 horas, los siete días de la semana.

La pregunta que los involucrados en este sector se están haciendo es si estos beneficios serán suficientes para modificar el panorama alentador que, hasta ahora, han tenido las terminales portátiles en México.

Para Enrique Marú, Director Comercial y de Marketing de Sr. Pago, plataforma móvil de cobro, CoDi no representa una amenaza para el modelo de negocio de la empres; por el contrario, lo ve como una solución que robustece su operación, porque –dice- que en el corto plazo tienen la intención de incluir el cobro y los pagos a través de códigos QR.

Si bien reconoce que CoDi provocará un efecto importante en todos los agregadores y bancos, también señala que el enfoque de la plataforma de Banxico se concentra en las personas bancarizadas, es decir, aquellas que tienen una cuenta de débito o ahorro en alguna institución bancaria y que, de acuerdo con la Secretaría de Hacienda, solo representan 28% de la población del país.

 

Te puede interesar:

México, un poderoso imán de startups fintech e innovación financiera en AL

(patrocinado)

 

En contraste, Marú Gutiérrez dice que Sr. Pago se enfoca en el 72% restante, aquellos que no poseen cuenta bancaria alguna y a quienes les ofrecen “servicios muy similares a los bancarios (…), pero sin la fricción que podría brindarles el acercarse a una entidad financiera tan grande como un banco”.

Para el ejecutivo comercial de Sr. Pago será difícil que esa población -que actualmente no está bancarizada, que tiene cierto temor y desconfianza de acercarse a los bancos, y de realizar trámites regulatorios y gubernamentales- vaya a sumarse a una tecnología como la del código QR, que impulsa CoDi.

Ricardo Muñoz piensa prácticamente lo mismo. Que la entrada de la plataforma de cobro digital de Banxico no modifica en nada el modelo de operación de Clip, la empresa mexicana de terminales portátiles. “Lo vemos como algo muy positivo; nosotros apoyamos y queremos que cada vez haya más métodos de pago como CoDi, ya que la inclusión financiera es clave para el beneficio de México”, dice Muñoz.

Pero a contracorriente de lo dicho por los directivos de Clip y Sr. Pago, algunos expertos piensan que CoDi podría modificar la forma de operar de estas empresas.

En un artículo publicado en D.Noticias, Carlos Orta -socio de asesoría financiera de Deloitte México- explica que los agregadores que no realicen una transformación importante de su modelo de negocio, y lo mantengan de la misma forma en la que se encontraban antes del lanzamiento de CoDi, podrían verse afectados.

La plataforma –dice Orta– no generaría un efecto de desplazamiento entre los participantes de este sector, su efecto “más bien tiene que ver con un cambio en su modelo de negocio, en su operación”.

 

No es tanto la terminal, sino las plataformas

La cada vez mayor competencia en el sector de los agregadores de medios de pago, con más de 40 empresas, también ha complicado el panorama para los nuevos jugadores del mercado. De allí que cada vez son más las compañías que deciden diversificar su oferta, ampliando su plataforma y llevándola más allá del simple cobro con tarjetas bancarias.

Es el caso de Sr. Pago que en los últimos años se ha dedicado a robustecer sus servicios incursionando en el comercio electrónico, permitiéndole a sus usuarios utilizar su plataforma para realizar cobros en su propios sitios web o, incluso, en la venta de boletos vía electrónica para cualquier tipo de evento.

La plataforma iZettle además del cobro con tarjetas bancarias, ofrece la posibilidad a sus clientes, sobre todo restauranteros, de generar datos que les ayudan en la administración de sus mesas, de conocer el producto más vendido y quién de sus meseros vendió más; incluso a mejorar el control de sus ingresos, entre otros beneficios.

Ya no se trata únicamente de aceptar pagos con tarjetas bancarias, como fue al inicio del sector; ahora lo que verdaderamente importa “es cuán robusta y cuán fuerte es tu aplicación; no es tanto la terminal, realmente son las plataformas; es decir, las aplicaciones móviles las que se van robusteciendo” dice Enrique Marú de Sr. Pago.

Ahora –asegura– ya pueden pagarse servicios, adquirir tiempo aire para el celular y otras cosas más a través de una misma plataforma.

 

Oportunidad y competencia, el panorama

El 2020 será un año relevante para las empresas que se dedican a la distribución y desarrollo de terminales portátiles en México, después de que CoDi fue presentado el pasado 30 de septiembre.

“Seguramente será un año bastante importante en temas de competitividad del mercado. Esto beneficia a todos, a nosotros, porque nos hace ser mejores, más fuertes y trabajar por darle al cliente una solución sencilla, económica y con las tasas más competitivas (…) y, al haber más competencia, evidentemente, hay más productos que ofrecer”, responde el Director Comercial y de Marketing de Sr. Pago.

Pero además del robustecimiento que las grandes marcas de agregadores tendrán en su oferta, Marú Gutiérrez prevé la desaparición de algunos de los jugadores actuales porque habrán sido adquiridos o fusionados con algunas otras empresas para mejorar su oferta de valor.

Pero para Ricardo Muñoz los retos de los agregadores van de la mano con el sector financiero. “Los principales retos a los que nos estaremos enfrentando serán los mismos que afectan a la mayoría de las empresas del sector financiero, como la baja bancarización en México y el desconocimiento de nuevas tecnologías”, dice.

Después de un mes del arranque de CoDi en el mercado, se tienen 610 mil 534 cuentas validadas, 618 mil 935 descargas a través del sistema operativo Android y 132 mil 581 descargas en iOS, según cifras del banco central al 30 de octubre. Aún es temprano para evaluar su impacto entre los agregadores, pero no se duda de que la competencia digital se multiplicará en el futuro inmediato.

Los retos que Muñoz apunta se dibujan en la respuesta de Adriana. ¿Has escuchado algo sobre CoDi, la nueva plataforma de Banxico?, se le pregunta. “No”, responde la propietaria de la pequeña cafetería en la capital con poco más de 10 mesas. “Pero empezaré a buscar información y, en cuanto pueda utilizarla, creo que seré de las que estén en primera fila”, dice Adriana con una sonrisa.