Econokafka
Economía, política, historia.

López Obrador, Ramírez de la O y los monopolios

04-10-2021 09:34

Quizá la propuesta de reforma constitucional está llevando a Ramírez de la O a un encontronazo que no esperaba, como ocurrió con su antecesor, Carlos Urzúa.

El entonces candidato presidencial del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Andrés Manuel López Obrador, “entrevistó” en 2012 a uno de sus principales asesores económicos, Rogelio Ramírez de la O.

El tema fue uno solo: los monopolios y sus consecuencias negativas para la economía nacional, sobre todo en materia de precios y su impacto en la competitividad de las empresas (y el crecimiento). Una forma de propagar las ideas y propuestas del equipo del aspirante, e implícitamente del propio AMLO, en su búsqueda por ganar la presidencia.

El video de ocho minutos se subió a YouTube a fines de junio de 2012. Hasta la fecha tiene poco más de 200 visitas. Su trascendencia llegaría casi una década más tarde, con el entrevistador siendo Presidente de la República y el entrevistado su titular de Hacienda y Crédito Público desde mediados de 2021.

Además, con el primero habiendo enviado (con la presunta anuencia del segundo) una reforma constitucional que alterará dramáticamente el sector eléctrico, e incrementando dramáticamente el poder monopólico de la Comisión Federal de Electricidad (como único comprador y despachador de electricidad).

Monopolios, ¿cuáles?

López Obrador inicia condenando los monopolios y lo mismo hace Ramírez de la O, aunque frecuentemente confunden monopolio (mercado en que el oferente de un bien o servicio es una sola empresa) con poder monopólico (poder de mercado significativo por parte de una empresa, aunque haya varias en el mercado).

Lo que es evidente a lo largo de la entrevista es que entienden cosas distintas por monopolios. AMLO habla de empresas privadas con poder monopólico, mientras que Ramírez tiene en mente a empresas públicas y privadas. Esto último porque menciona explícitamente el precio de los energéticos como un precio elevado que es consecuencia de ciertos monopolios.

El ahora inquilino de Palacio Nacional establece que se “protege” a los dueños (privados) de esos monopolios porque están “vinculados al poder”. Uno de los ejemplos que presenta es la televisión abierta, hablando del duopolio existente y destacando el caso de Televisa. Otros tres ejemplos que menciona son cemento (presumiblemente Cemex), telefonía (es de suponerse que Telmex/Telcel) … y los bancos comerciales.

Los bancos pueden tener una conducta oligopólica (esto es, poniéndose de acuerdo en los precios a cobrar o cantidades a producir/ofrecer) con esos precios (comisiones, tasas de interés en créditos) más elevados que en condiciones de competencia.

Lo peculiar es que AMLO es arbitrario en su distinción y mentiroso en sus aseveraciones. Solo menciona a la banca extranjera, como si aquella con capital mayoritariamente mexicano estuviese libre de sospecha con respecto a sus precios. Dice, falsamente, que el pago de créditos se va a España o Estados Unidos, y que las tasas de interés de los créditos son “de las más altas del mundo”, y que no hay ninguna regulación.

En ningún momento López Obrador menciona a Pemex o a la Comisión Federal de Electricidad, ni tampoco habla genéricamente de energéticos.

Ramírez de la O: un “Pacto por México”

Ramírez de la O establece la forma de determinar si existe un problema: un diferencial de precios importante con respecto a los referentes internacionales, y su solución es regulación y promoción de competencia. Esto es, lo que tantos economistas dirían. López Obrador va en una dirección distinta, proponiendo una “Ley de Precios Competitivos” (presumiblemente bajos), sin aportar mayores detalles al respecto.

El entonces consultor de empresas y hoy Secretario de Hacienda destaca que si se lograsen reducir esos precios clave tan elevados (y entre ellos menciona explícitamente la electricidad), “la economía mexicana recibiría una inyección de adrenalina que le permitiría crecer no solo un punto del Producto Interno Bruto, sino quizás hasta dos puntos más”. Esto en 2012, cuando la economía estaba creciendo a un ritmo de 3.5% anual. Esto es, al parecer Ramírez pensaba en un crecimiento, adecuadamente impulsado, que pudiese llegar a una tasa de 5%.

Peculiarmente, lo que fue el diagnóstico tras la liberalización de los sectores energético, de telecomunicaciones y financiero que fue parte del “Pacto por México” en 2013-14, y que sería uno de los factores en el rompimiento total de AMLO con el PRD (que apoyó algunas de las propuestas, si bien no la energética).

El diagnóstico del gobierno de Peña Nieto en 2013 se presentó en el Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo (Pronafide). Este estableció que el conjunto de reformas impulsaría eventualmente el crecimiento en, precisamente, 1-2 puntos porcentuales.

El llamado “escenario inercial” del Pronafide toma el crecimiento de 2011-12 como referencia. Como un todo, los pronósticos resultarían demasiado optimistas, y darían eventualmente munición a López Obrador para argumentar, como candidato en 2018 y Presidente en años recientes, que las reformas del “Pacto por México” habían sido un rotundo fracaso.

Fuente: SHCP, Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo, 2013, p. 24. 

El futuro de Ramírez de la O

El López Obrador de 2012 no es distinto al de 2021: sus ataques son a las empresas privadas, no a las paraestatales. Ataca a los monopolios y habla de libre mercado y de proteger los intereses de los consumidores (y por ende, dice, del pueblo), pero sus baterías nunca las enfoca contra el sector energético, entonces dominado por Pemex y CFE. El acuerdo con su entrevistado es solo parcial, aunque parece total.

Quien actualmente debe encontrarse en una posición extremadamente incómoda es Rogelio Ramírez de la O, quien llegó a la SHCP buscando entablar una sólida relación con inversionistas nacionales y extranjeros, para así fomentar el crecimiento. Mucho se habló que había aceptado, por fin, incorporarse al Gobierno Federal porque se le daría amplio margen para poner orden en el sector energético, destacadamente en Pemex.

Es poco probable que el ex consultor haya cambiado su punto de vista sobre lo dañinos que son los monopolios, sean estos privados o públicos. Quizá la propuesta de reforma constitucional lo está llevando a un encontronazo que no esperaba, como ocurrió con su antecesor, Carlos Urzúa.

ACERCA DEL AUTOR
Sergio Negrete
Doctor en Economía por la Universidad de Essex, Reino Unido. Licenciado en Economía por el ITAM. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la UNAM. Profesor-Investigador en el ITESO. Fue funcionario en el Fondo Monetario Internacional (FMI) y en el Gobierno de México.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Octubre 2021 >>
D L M M J V S
     
01
02
03

04

López Obrador, Ramírez de la O y los monopolios
05
06
07
08
09
10

11

El quijote de la electricidad
12
13
14
15
16
17

18

La traición de Ramírez de la O
19
20
21
22
23
24

25

Inflación, Banxico y Esquivel
26
27
28
29
30
31