Econokafka
Economía, política, historia.

La “V” de AMLO: empleo formal

16-12-2020 08:53

La meta obradorista de “V” al finalizar marzo 2021 parece ilusoria incluso limitándose a un indicador tan restringido como es el empleo formal.

El presidente López Obrador dijo que después de perderse un millón 117 mil 584 empleos formales a causa del Covid-19, ya se han recuperado 555 mil 600. Y pronostica que se recuperarán completamente en marzo de 2021 (Foto: Ayuntamiento de San Luis Potosí)
El presidente López Obrador dijo que después de perderse un millón 117 mil 584 empleos formales a causa del Covid-19, ya se han recuperado 555 mil 600. Y pronostica que se recuperarán completamente en marzo de 2021 (Foto: Ayuntamiento de San Luis Potosí)

La recuperación económica de México post-Covid será lenta y con una trayectoria incierta.

A punto de terminarse el año, los pronósticos de contracción para 2020 rondan el -9.0%, lo que sería (por mucho) la recesión más profunda desde 1932. Los pronósticos para 2021 rondan el 3.0%. Difícilmente podría argumentarse que esto representa una recuperación con forma de “V”, como de hecho sí fue el caso tras las contracciones de 1995 y de 2009, y parcialmente tras las recesiones de 1983 y 1986.

Seleccionando datos

El presidente López Obrador se ha caracterizado desde el inicio de su administración por argumentar que tiene “otros datos”, sin especificar mayores detalles al respecto (sea cifras o fuentes). Si acaso, promete una medición alternativa que eventualmente desarrollará (como es esa medición de bienestar que todavía no presenta). De la misma forma hace un uso selectivo de la información oficial buscando presentar cierta óptica.

El Presidente encontró un dato para sustentar su pretensión de que la economía mexicana se recuperará en “V”: el empleo formal. Ni siquiera su titular de Hacienda sostiene ya esa clase de rebote, más bien hablando hace meses de la “palomita de Nike” (una recuperación más alargada). Pero en su más reciente Informe (este por llevar dos años al frente del gobierno), AMLO presentó una serie de cifras y expectativas específicas:

Expongo también que se está cumpliendo el pronóstico que hicimos en el sentido de que la crisis tendría un comportamiento en forma de “V”:  caeríamos hasta el fondo, como ocurrió en abril, pero saldríamos del hoyo, como, de hecho, ha venido sucediendo. La economía empieza a crecer y del millón 117 mil 584 empleos formales perdidos ya se han recuperado 555 mil 600. Pienso que en marzo lograremos alcanzar de nuevo los 20 millones 613 mil 536 puestos de trabajo que tenía registrados el Instituto Mexicano del Seguro Social antes de la pandemia.

Los Informes de AMLO suelen adolecer de la escasez de cifras, por lo que este pasaje fue particularmente notable, así como el pronóstico de recuperación plena (del empleo formal) para marzo. La expectativa puede ser optimista, como de hecho es el caso, aunque al menos muestra mayor realismo que la promesa presidencial hecha en los inicios de la pandemia de que el gobierno crearía nada menos que dos millones de empleos en los siguientes meses (por ejemplo, poco más de 200 mil ampliando el programa de Sembrando Vida y cerca de 81 mil en el Tren Maya). Hace ya tiempo que esas cifras alegres cayeron en el olvido.

Quizá lo mismo ocurra con la nueva expectativa presidencial. Las cifras que presentó fueron precisas: se perdieron 1.12 millones de empleos entre marzo y julio, con 555 mil en abril. La recuperación inició en agosto, con 92.4 mil empleos nuevos, 113.9 mil en septiembre y 200.6 mil al mes siguiente. Si ya se recuperó la mitad de lo perdido en cuatro meses, esperar lo mismo en otros cuatro no suena tan descabellado, al menos en principio.

Sin embargo, los problemas para la expectativa presidencial son varios:

* La creación de empleo se desaceleró notablemente en noviembre, con la creación de 148.7 mil empleos.

* En diciembre tradicionalmente se reduce, incluso notablemente, el número de empleos formales. La caída en ese mes de 2019 fue de 382.2 mil empleos, y en 2018 de 378.6 mil. En este año simplemente se trata de algo imprevisible dadas las circunstancias.

* La pandemia está llevando a máximos en contagios y muertos, y se encuentra muy lejos de estar “domada”, sino todo lo contrario. La vacunación representará (es de esperarse) algo importante, pero será marginal por meses. El impacto real de esa campaña tendrá lugar, si acaso, hasta el segundo semestre.

* El Presidente parece suponer que las empresas cerraron temporalmente, y el empleo regresará tras una pausa. Cifras recientes del INEGI, en cambio, indican que poco más de un millón de establecimientos micros, pequeños y medianos cerraron sus puertas definitivamente. Esto es, la recuperación de los empleos destruidos será crecientemente complicada por las empresas que tendrían que abrirse de cero o aumentar sus actividades (en un entorno poco favorable).

* En 2021 no habrá, como tampoco lo hubo este año, una política fiscal con gasto deficitario enfocado a salvar empleos y evitar que personas caigan en pobreza.

Por ello, la meta obradorista de “V” al finalizar marzo 2021 parece ilusoria incluso limitándose a un indicador tan restringido como es el empleo formal. Por supuesto, regresar a una creación neta positiva de trabajos que incluso lleve a superar el registro histórico ante el IMSS (20.8 millones, alcanzado en noviembre de 2019) tomará mucho más tiempo.

Lo que probablemente hará AMLO cuando el empleo formal registrado en el IMSS alcance la cifra de febrero 2020 (los 20.61 millones que mencionó en su Informe) será proclamar igualmente la “V”. Como esto sí deberá ocurrir durante 2021, entonces podrá hablar (falsamente) de que se logró esa recuperación plena con respecto al año anterior, sin mencionar otros temas como PIB, empleo informal o aquellos millones arrojados a niveles de pobreza.

La recuperación del PIB y del PIB per cápita (esto es, que ambas cifras alcancen los registros máximos correspondientes a 2018) será en cambio una labor de años, en el segundo caso sin duda más allá del actual sexenio. Por más que se trate de utilizar datos en forma selectiva (ya no otros datos) de ninguna forma podría hablarse de la recuperación en “V”, por más que así lo haga el gobierno.

ACERCA DEL AUTOR
Sergio Negrete
Doctor en Economía por la Universidad de Essex, Reino Unido. Licenciado en Economía por el ITAM. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la UNAM. Profesor-Investigador en el ITESO. Fue funcionario en el Fondo Monetario Internacional (FMI) y en el Gobierno de México.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Diciembre 2020 >>
D L M M J V S
  
01
02
03
04
05
06
07
08
09
10

11

Dios da el agua, no la entuba
12
13
14
15

16

La “V” de AMLO: empleo formal
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31