Econokafka
Economía, política, historia.

La nueva normalidad global y un México atípico

23-09-2020 09:01

El recuento de los daños será enorme, en el mundo y en México, con las cuentas por saldar de distinta naturaleza.

A seis meses del estallido en pleno de la pandemia, con el frenazo a la actividad económica y el histórico desplome en indicadores de todo tipo, el mundo clama por el regreso a la vieja normalidad.
A seis meses del estallido en pleno de la pandemia, con el frenazo a la actividad económica y el histórico desplome en indicadores de todo tipo, el mundo clama por el regreso a la vieja normalidad.

La posibilidad de una o varias vacunas es uno de los elementos constantes. Un día, y otro también, se analizan las estadísticas de contagiados y muertos buscando una luz al final del túnel.

A seis meses del estallido en pleno de la pandemia, con el frenazo a la actividad económica y el histórico desplome en indicadores de todo tipo (desde inversión hasta PIB) el mundo clama por el regreso a la vieja normalidad. Hasta el momento, no hay para cuando, lo único claro es que se espera hasta 2021.

La nueva normalidad

Contra lo deseado y deseable, los problemas siguen para largo, y lo indudable es que 2020 como un todo pasará a la historia por la combinación de dos brutales crisis: la sanitaria y la económica.

Lo evidente en muchos países es que no se quiere volver al encierro radical que se experimentó para tratar de que el estallido de la pandemia se transformase en algo mayor, de una oleada a un tsunami que desbordara las capacidades hospitalarias. No hay un solo gobierno que esté proponiendo un encierro extremo, si acaso tomando ciertas acciones en áreas muy específicas.

En lo que regresa la normalidad, esta es la nueva normalidad: una población más o menos concientizada en cuidarse (con el cubrebocas o mascarilla como elemento más visible, junto con los geles desinfectantes por doquier) y tratando de retomar visos de vida normal, sobre todo laboral, sea desde casa (lo que sin duda será una revolución de largo plazo) o en el propio sitio del trabajo. Turismo y entretenimiento masivo muy restringidos, pero en otras áreas imperan escenas que recuerdan la vida que prevalecía hasta las primeras semanas de 2020.

La (relativa) euforia financiera

Cierta tranquilidad, en algunos casos euforia, ha regresado a los mercados financieros. El índice Dow Jones no se encuentra lejos de su máximo histórico nominal, a pesar del impresionante desplome que se registró en febrero y marzo.

 

Dow Jones a lo largo de los últimos cinco años

 

 

 

Mucho se explica por una política fiscal expansiva en numerosos países. En Estados Unidos, llevará a que el déficit público alcance en el año fiscal que concluye el 30 de septiembre un nivel ante inimaginable: alrededor de 3.3 billones (12 ceros) de dólares, equivalente a 16% del PIB.

Un desequilibrio que refleja la gravedad económica de la pandemia, pues semejantes cifras solo eran antes esperables en tiempos de un fuerte conflicto bélico. México tuvo un nivel de déficit similar en 1982, y fue el preludio al estallido de una crisis que habría de durar prácticamente el resto de la década.

Las tasas de interés internacionales están cerca de cero, e incluso (lo impensable hasta hace pocos años) en terreno negativo. Estados Unidos y muchas otras naciones están llevando sus deudas a niveles nunca esperados, pero a un precio bajísimo. Endeudarse nunca había sido tan barato. No es que no habrá consecuencias; puede esperarse que tarde o temprano los mercados pongan su lupa sobre los niveles de endeudamiento, pero eso será en un futuro que ahora preocupa a muy pocos.

El México atípico

La política económica en México, por el contrario, se asemeja a la que prevaleció en 2019, el primer año de la administración: un apretón fiscal buscando contener déficit y endeudamiento ante la recesión (muy leve el año pasado, feroz el actual). Los mercados no valoran esto porque la respuesta que se habría esperado era la de muchos: un fuerte aumento en gasto y déficit. Es sin duda paradójico, pero estos no son tiempos en que se premie la ortodoxia económica.

Otra peculiaridad es que millones de personas no “sienten” realmente la crisis. Son los afortunados que han conservado sus empleos, o que tienen un negocio que ha florecido en estos tiempos. Dado que la inflación no ha despegado, sino que se ha mantenido notablemente estable, no hay tampoco por esa parte una sensación de incertidumbre o perdida de bienestar.

El remanso cambiario: ¿21-23 por dólar?

La tranquilidad también ha regresado a los mercados financieros nacionales, como lo demuestra (más que los vaivenes de la Bolsa Mexicana de Valores) la apreciación del peso en meses recientes. Tras llegar a 25.130 unidades por dólar en marzo, el mínimo histórico (o máximo histórico) la recuperación es evidente.

Un análisis simple con los ciclos de depreciación cambiaria observados en lo que va del siglo, con la inflación en niveles prácticamente internacionales, permite vislumbrar que el peso bien puede “estacionarse” en un intervalo de 21-23 pesos por dólar por un futuro indeterminado, sin regresar a los niveles observados antes de la pandemia, en parte debido al bajísimo crecimiento esperado en los próximos años.

La (relativa) tranquilidad cambiaria puede permitir al Banco de México reducir más la tasa de interés, quizá incluso ser audaz y tratar de acercarse al 3.00% que la tasa objetivo alcanzó en su mínimo histórico hace algunos años. Dadas las enormes carencias de la política fiscal, el banco central debe hacer lo más posible en el amplio margen que le concede la independencia que tiene.

El recuento de los daños será enorme, en el mundo y en México, con las cuentas por saldar de distinta naturaleza. En muchos países la crisis se habrá reflejado en deuda, mientras que en México será mucho más en desempleo y pobreza.

ACERCA DEL AUTOR
Sergio Negrete
Doctor en Economía por la Universidad de Essex, Reino Unido. Licenciado en Economía por el ITAM. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la UNAM. Profesor-Investigador en el ITESO. Fue funcionario en el Fondo Monetario Internacional (FMI) y en el Gobierno de México.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Septiembre 2020 >>
D L M M J V S
  
01

02

Segundo informe de una realidad alternativa
03
04
05
06
07
08
09
10
11
12

13

El optimismo en las finanzas públicas suele acabar mal
14
15

16

Vislumbrando el futuro del peso: un análisis simple
17
18
19
20
21
22

23

La nueva normalidad global y un México atípico
24
25
26
27
28
29
30