Cinetlán
Una ciudad de ideas que se levanta sobre una laguna infinita de películas.

Un mundo sin cine

01-08-2020 17:48

Compartir los placeres de la película, las risas, el llanto, la emoción, el miedo, cuando  los espectadores se vuelven un solo sujeto colectivo, como un amplificador de emociones. Esto ha ocurrido con el cine desde su nacimiento.

Auguste y Louis Lumiere, inventores del cinematógrafo, se graduaron como ingenieros en el Colegio La Martiniere en el barrio de Monplaisir, en Lyon.
Auguste y Louis Lumiere, inventores del cinematógrafo, se graduaron como ingenieros en el Colegio La Martiniere en el barrio de Monplaisir, en Lyon.
A world without heroes
Is like a world without sun.
Canción escrita por Gene Simmons, Paul Stanley, Lou Reed y Bob Ezrin
 

Escucho esta canción de Kiss, y sustituyo en la letra “héroes” por “cine”, y queda más o menos así: “Un mundo sin cine/es como un mundo sin sol/no puedes encontrarte a nadie sin cine/Un mundo sin cine/ es como una carrera sin meta/un lugar sin tiempo/un punto sin sentido ni gracia/” Y más adelante “(…)en un mundo sin sueños/las cosas son solo lo que aparentan/Un mundo sin cine/es un pájaro sin alas/una campana sin badajo, sin sonido/algo triste e inútil”

Esta es la sensación que a mí me da un mundo sin cine. Uno de los grandes daños que la cuarentena ha traído a nuestras sociedades es el cierre de las salas de cine. Honestamente jamás creí que pudiera extrañar tanto la experiencia del cine. Y mientras la pandemia ebulle y continúa sin medrar un tanto, la apertura de las salas, como el regreso a clases, se dilata en el tiempo.

Cierto que es preferible prescindir del cine y conservar la salud y la vida; pero la vida sin cine es un páramo gris. Es la Kansas de Dorothy sin tornados, en blanco y negro. Solo es soportable bajo la promesa de que volverán las salas, aunque no todas las salas: he leído en notas de prensa que algunos complejos cerrarán. ¿Pueden empresas de esta magnitud cerrar por meses sin pérdidas económicas? No lo creo.

¿Es el cine imprescindible en la vida moderna? Si, definitivamente. Es uno de los más poderosos paliativos de la sociedad de masas, junto con la radio, la televisión y las modernas tics, instrumentos sin lo cuáles la pandemia hubiera cobrado cientos de miles de víctimas más bajo la maza del tedio, un cruel ogro. ¿Pues qué es lo que ofrecen las compañías de Streaming principalmente? Cine. Pero cine sin la experiencia del cine. Es el moderno onanismo visual.

Lo más importante de la experiencia del cine, en su fenomenología, es la socialización de dicha experiencia. Compartir los placeres de la película, las risas, el llanto, la emoción, el miedo, cuando  los espectadores se vuelven un solo sujeto colectivo, como un amplificador de emociones. Esto ha ocurrido con el cine desde su nacimiento, un 28 de diciembre de 1895 en el sótano del Gran Café de París, que se había decorado como un salón oriental, de nombre Salón Indien.

Antoine Lumieré ya había presentado previamente su “Cinematógrafo”, que habían inventado y fabricado sus hijos, Auguste y Louis Lumiere, que se habían graduado como ingenieros en el Colegio La Martiniere en el barrio de Monplaisir, en Lyon. Una patente de Louis, de fotografía “instantánea” había abonado a la prosperidad familiar. La patente del “cinematógrafo” se registró un 13 de febrero de 1895, en París, donde estaba la oficina de patentes. Aunque la gran empresa Lumiere y su fábrica estaban en Lyon.

La primera demostración pública del “cinematógrafo” fue un 22 de marzo de 1895 en la Sociedad de Estímulo a la Industria Nacional, donde se presentó una sola película “La salida de los obreros de la fábrica Lumiere” https://youtu.be/qPC5Nx8y5Yk. A Antoine le sorprendió la reacción de los asistentes al cinematógrafo, que fue de gran admiración e incluso aclamación. Esto volvió a ocurrir el 10 de junio en Lyon durante el Congreso de las Sociedades Fotográficas, ahí Louis aprovechó para tomar una película del desembarco de los asistentes en uno de los puertos de la ciudad, llamada “El desembarco del Congreso de Fotografía en Lyon” https://youtu.be/a43pHRlDKwM. Luego presentó la película en el mismo congreso.

La invención volvió a ser aclamada por los espectadores. Se presentó nuevamente el 13 de julio de 1895, pero ahora en París, en el Congreso General de Ciencias. Ahí un viejo amigo de Antoine, Clement Maurice, que tenía un estudio fotográfico en la ciudad luz, vio el cinematógrafo por primera vez.

Los Lumiere, regresarían a París nuevamente el 16 de noviembre de 1895, para presentar el cinematógrafo con motivo de la inauguración de los cursos en la Sorbona. Ahí Clement Maurice trató de convencer a Antoine Lumiere sobre una exhibición para público general en París. Antoine no estaba muy convencido. Le sorprendían desde luego las reacciones que había presenciado frente al cinematógrafo pero le parecía que lo que su amigo le proponía sería un fracaso.

Clement Maurice estaba convencido de que aquel invento sería un gran éxito, invirtió en la renta del Salón Indien, imprimió invitaciones, volantes, carteles, y programas de mano. Antoine no se pudo negar, le prestó el cinematógrafo y encargó a Louis tomar más películas. Se programó una función para invitados especiales para el sábado 28 de diciembre, se enviaron 200 invitaciones, funcionarios, empresarios, artistas, periodistas de los principales periódicos de París. Aquella noche fría solo llegaron 5 de los invitados, entre ellos el amigo de Clement, George Melies, su estudio de fotografía estaba en el primer piso del edificio que albergaba el Teatro Houdini. Los Lumiere no estuvieron en esa función, pues la fábrica trabajaba horario de 16 horas de lunes a sábado.

Clement salió a las calles frías a buscar transeúntes, gente dispuesta a regalar una hora de su tiempo, para la función de estreno. De esta forma logró juntar a un grupo de 33 asistentes. Lo que ocurrió al iniciar la función apenas puede explicarse. Se apagaron las luces, el proyector se encendió, el gran cono de luz atravesó la sala y se proyecto una imagen a escala real de la plaza de París, hasta ahí no había nada nuevo, pero de pronto la gente en la pantalla comenzó a caminar, los carruajes circulaban por las calles, los asistentes percibían que aquello había cobrado vida.

En  las crónicas de aquella primera función se registra que veían colores, donde todo era en Blanco y Negro, escuchaban el golpear de las olas sobre los postes del muelle https://youtu.be/gqrqWDBWQqg, cuando no había ningún sonido, y tuvieron incluso una impresión de tridimensionalidad, cuando el tren que arriba a la estación parecía salir de la pantalla y arrollar a los espectadores, hubo un tumulto, se levantaron de sus asientos para escapar de la locomotora. https://youtu.be/gnZxgh5JppY  Al terminar la función una ovación de pie de varios minutos, y la necesidad de discutir la experiencia, la incredulidad y una emoción indescriptible que embargaba a los asistentes.

Ahí está cifrada la experiencia cinematográfica en toda su gloria y eternidad: cuando al ver una película tú junto con los demás espectadores sientes haber vivido la película a un nivel emocional muy alto. Y entonces aquellos 33 espectadores se multiplicaron por millones, porque el ser humano siempre desea compartir la experiencia y sobre todo las mejores experiencias. Clement Maurice le demostró a Antoine que tenía razón. Muy pronto Antoine abriría su sala de cine en Lyon.

Desde entonces a la fecha, la experiencia del cine es una de las más placenteras de nuestras vidas. No siempre es igual, no siempre lo pasamos tan bien, pero cuando esto ocurre es como un hechizo, como un amarre fatal, pues deseas volver a vivirlo. Es algo colectivo, no individual. Por eso deseo que esta locura termine pronto y las salas vuelvan a abrirse, porque: “en un mundo sin cine/no hay nada para mí/no es un lugar para mí”

ACERCA DEL AUTOR
Luis F. Gallardo
Nació en la Ciudad de México, en medio de los cohetones que echaban los suavos y zacapoaxtlas para conmemorar la batalla de Puebla, un 5 de mayo de 1975. Pertenece a la generación 1996 del CUEC, donde estudió Cinematografía, también estudio Letras Hispánica en la UNAM. Se especializa en guiones de programas de televisión cultural y educativa, de esos que pasan de madrugada. 18 años de experiencia en docencia, capacitación e investigación cinematográfica. Ha visto un par de películas. Baila salsa.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Agosto 2020 >>
D L M M J V S
      

01

Un mundo sin cine
02
03
04
05
06
07
08
09
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31