Pan, Circo y Pecunia
.

El déficit externo en México y la fuga de dólares

01-03-2016 18:50

Al peso mexicano se le han abierto tres frentes. Y desde que empezó el año, los inversionistas aprovecharon esos tres flancos abiertos para asediar al peso con insidia y tenacidad, lo que llevó a la divisa mexicana a ser la más castigada de en entre las principales monedas del mundo.    

El primer frente se trata del deterioro fiscal asociado a la caída de los ingresos petroleros. Esa circunstancia no sólo complicará la ejecución de los proyectos públicos de este año y la elaboración del presupuesto del año que viene, sino que ha llevado a Pemex a una situación  de inviabilidad financiera que forzará un rescate por parte del gobierno federal, sin que se tenga claro de dónde sacará los recursos; el segundo frente se refiere a los ataques especulativos contra el peso aprovechando la elevada liquidez de la divisa mexicana respecto a otras monedas emergentes; el tercer frente consiste en un creciente déficit externo cuyo financiamiento resulta más engorroso en medio de un escenario internacional más adverso. 

Para cubrir esos tres frentes, las autoridades reaccionaron a mediados de febrero anunciando una batería de medidas de todo índole: medidas fiscales, como el recorte en el presupuesto de gasto, con el objetivo de sanear las cuentas públicas; cambiarias, como las intervenciones discrecionales de venta de dólares, con el fin de golpear a los especuladores y someterles a pérdidas cuantiosas e inesperadas si arreciaban sus ataques; y monetarias, como la subida de tasas de interés, con el objeto retener a los capitales en México pagándoles un poco más en intereses, para que así los inversionistas no lo vendan para comprar dólares e irse del país. Y esa urgencia por retener esos capitales se debe a que cada vez son más necesarios para financiar un creciente déficit externo. 

En el 2015, el déficit por cuenta corriente fue de 32,381 millones de dólares (mdd). Eso quiere decir que México, durante el 2015, tomó un préstamo neto del mundo por esa cantidad para financiar su crecimiento. Para evaluar qué tan grande fue ese préstamo, se suele poner en relación al PIB: pues bien, el déficit corriente representó un 2.8% del PIB, lo que significa un sustancial deterioro respecto al 1.9% del PIB de 2014 y la cifra más alta desde 1998 (3.2% del PIB). 

El problema de la cuenta corriente se concentra en las exportaciones petroleras, las cuales se han derrumbado tanto por el desplome de los precios del crudo como por el menor volumen vendido al exterior. En consecuencia, las exportaciones petroleras se han despeñado un 45% para situarse en 23,432 mdd, lo que significa que el país ha perdido 19,154 mdd respecto al 2014. Aunque las importaciones petroleras también se han contraído, lo han hecho a un menor ritmo (-20.0%). El resultado es que la balanza petrolera ha pasado de ser superavitaria en el 2014 (1,097 mdd) a registrar un déficit de 9,855 mdd en el 2015. Para colmo, la balanza no petrolera, que en los últimos años estaba corrigiendo su déficit y estaba contrarrestando el deterioro de la balanza petrolera, empeoró ligeramente en el 2015, al elevarse el déficit en 660 mdd a 4,605 mdd. El resultado fue que la balanza de bienes se disparó en el 2015 a un déficit de 14,375 mdd, comparado con -2,573 mdd en el 2014. 

Al elevado déficit de la balanza de bienes, hay que sumar los agujeros de la balanza de servicios (-9,488 mdd) y de renta (-32,844 mdd), referente a la remuneración de los servicios de capital prestados a México en forma de intereses, dividendos y repatriación de utilidades. La suma de los déficits de bienes, servicios y renta asciende a 56,668 mdd, pero parte se cubre con la mayor fuente de ingresos de México, la entrada neta de remesas de inmigrantes por 24,287 mdd, lo que sitúa el déficit corriente en 32,381 mdd. 

Aun así, y como decíamos, el déficit corriente ya es de 2.8% del PIB, el más elevado desde 1998, y ese monto hay que financiarlo con préstamos del exterior, si son de largo plazo mejor. El financiamiento más estable y duradero es el de la inversión extranjera directa (IED). Pero la entrada neta de capitales por ese concepto en el 2015 fue de 20,310 mdd, por lo que sólo cubre un 63% de la brecha por cuenta corriente. Una vez considerado el financiamiento de la IED, todavía se precisan 12,071 mdd para terminar de cubrir el déficit externo, pero con capitales de más corto plazo, más inestables y volátiles, esos que llaman en la jerga económica “capitales golondrinos” y que en buena medida responden a las políticas monetarias de los países. 

Esos capitales se anotan, en la balanza de pagos, en la inversión de cartera, y se refiere a la adquisición de títulos bursátiles o de deuda, tanto pública como privada. Ese rubro ha sido el gran protagonista en los últimos años: la expansión monetaria global, con tasas de 0% en los países desarrollados, hizo que los capitales volaran a los países emergentes en busca de mejores rendimientos, y México fue uno de los destinos favoritos, tanto por su cercanía a Estados Unidos como por ser identificada como una economía sana, con escasos riesgos de impago. Así, en el 2012, los ingresos netos de cartera totalizaban 73,348 mdd. Entraba dinero a carretadas, de sobras para financiar el déficit corriente, y ese exceso se traducía en dólares contante y sonante que se reflejaban en la acumulación de reservas. 

Pero ahora la situación ha cambiado. Los mercados están nerviosos y hay cierta aversión hacia el riesgo, la Reserva Federal de Estados Unidos subió tasas a finales del año pasado y sostiene que puede incrementarlas más este año, lo que puede detonar el retorno de esos “capitales golondrina”, y México ya no se ve tan seguro: los déficits fiscales de años recientes han aumentado la deuda pública, el comportamiento de los precios del crudo hacen pensar que los ingresos petroleros seguirán cayendo en el 2017, Pemex se ha convertido en un factor de riesgo adicional para las finanzas públicas, y el sector externo se ha deteriorado. Eso se ha reflejado en el riesgo país, tanto en el EMBI de JP Morgan, como en los diferenciales de los seguros contra el riesgo de impago de la deuda soberana mexicana (CDS por sus siglas en inglés). 

Y también en la inversión de cartera en México: frente a los 73,348 mdd que recibía México en el 2012 se ha pasado a 27,985 mdd en el 2015. Es cierto, ese monto no es nada desdeñable, y da de sobra para financiar los 12,071 mdd que no cubría la IED. Pero no es así: la balanza de pagos tiene dos rubros más donde se reflejan los movimientos de capitales de corto plazo, el de “otra inversión”, donde se anotan los créditos, préstamos y depósitos, y el de “errores y omisiones”, donde se registran movimientos de capital no captados en los anteriores rubros. Pues bien, los dos son altamente deficitarios, y más que contrarrestan la inversión de cartera. La balanza de “otra inversión” es deficitaria en 14,469 mdd, y el de “errores y omisiones” en 17,112 mdd. En total, 31,580 mdd. 

En consecuencia, los capitales de corto plazo, en efecto, están saliendo de México: entran a un ritmo sustancialmente más lento en el rubro de “inversión de cartera” y se fugan, directamente, de los componentes de “otra inversión” y de “errores y omisiones”. Por consiguiente, la demanda de dólares referentes a las operaciones de balanza de pagos es mayor a la oferta, y frente a eso Banxico cuenta con dos posibles soluciones: uno, cubrir ese faltante vendiendo dólares de sus reservas, lo cual viene haciendo desde hace tiempo. En el 2015, las reservas disminuyeron en 18,085 mdd en el 2015, y para el 2016 ha planteado una estrategia discrecional para tratar de hacer su uso más efectivo. Y dos, subir las tasas de interés para mejorar el rendimiento de los activos mexicanos y contener la fuga de capitales. Eso también lo hizo a mediados de febrero, cuando anunció de manera sorpresiva, fuera de reunión, un incremento de 50 pbs en las tasas de referencia a 3.75%. Ahora falta por ver si es suficiente. 

 

INFOGRAFIA

En el 2015, el déficit por cuenta corriente de México se elevó a 32,381 millones de dólares (mdd), lo que supone un incremento de 7,535 mdd respecto al año previo. Como proporción del PIB representó un 2.8% del PIB, lo que significa un sustancial deterioro respecto al 1.9% del PIB de 2014 y la cifra más alta desde 1998 (3.2%)…

Fuente: Banco de México

… el deterioro de la cuenta corriente se concentra en la balanza de bienes, que en el 2015 se elevó a 14,375 mdd, y se debe sobre todo a la caída de las exportaciones de crudo y el déficit de la balanza petrolera. Las exportaciones petroleras se desplomaron un 45% en el 2015 a 23,432 mdd y la balanza petrolera pasó de superávit en el 2014 (+1,097 mdd) a déficit en 2015 (-9,855)…

Fuente: Banxico

… ante el creciente déficit corriente, la inversión extrajera directa financia en torno a un 63% de dicha brecha, por lo que cada vez depende más del financiamiento de corto plazo, reflejado en la inversión de cartera. Sin embargo, el superávit de esta balanza ha venido menguando conforme las condiciones financieras internacionales se han vuelto más adversas y crece al aversión al riesgo… 

Fuente: Banxico

… sin embargo, los fuertes déficits de “otra inversión” y de “errores y omisiones” significa que la salida de capitales es más fuerte de lo que sugiere el componente de inversión de cartera, por lo que el financiamiento del déficit corriente se está realizando a través de la liquidez que Banxico tiene bajo el concepto de reservas internacionales. Para retener a los capitales, Banxico subió las tasas a mediados de febrero. 

Fuente: Banxico. En Millones de Dólares

ACERCA DEL AUTOR
José Miguel Moreno
Economista por la Universidad Autónoma de Madrid. Trabajó en la consultoría estadounidense Stone & McCarthy Resarch en Londres, Nueva York y México DF, realizando análisis para las economías de Europa y América Latina. En México fue director editorial de Infosel, así como consejero, columnista y jefe de análisis económico de El Semanario de Negocios y Economía . Además de conferencista, ha colaborado con T1msn, Invertia, Radio Intereconomía, O Estado de Sao Paulo y The Miami Herald, entre otros medios. Actualmente dirige “Llamadinero.com”, es asesor, colaborador de la revista Forbes México y profesor titular en la Facultad de Economía de la UNAM.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Marzo 2016 >>
D L M M J V S
  
01

02

El déficit externo en México y la fuga de dólares
03

04

El gobierno saca la tijera al sentir los ingresos extenuados
05
06
07
08
09
10
11
12
13

14

La recesión, Petrobrás, Lula y la bolsa ponen a Rousseff contra las cuerdas
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31