Pan, Circo y Pecunia
.

La danza del peso con la economía de EU

11-05-2015 11:27 La política monetaria en México está supeditada, en esencia, a lo que suceda en Estados Unidos. El Banco de México (Banxico), a través de sus altos funcionarios, ya lo ha dicho por activa y por pasiva.

La política monetaria en México está supeditada, en esencia, a lo que suceda en Estados Unidos. El Banco de México (Banxico), a través de sus altos funcionarios, ya lo ha dicho por activa y por pasiva. Todos los esfuerzos de política económica, tanto monetaria como fiscal, están destinados a que México esté lo mejor pertrechado posible para aguantar los embates de un ciclo de subida de tasas en Estados Unidos, al cual Banxico tendrá que responder independientemente de cuales sean las condiciones internas de la economía mexicana.  

La volatilidad es intensa en estos días, y está provocada por los indicadores de Estados Unidos de empleo e inflación. En función del signo de esos indicadores se mueven las expectativas del mercado sobre cuándo la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) anunciará su primer incremento en las tasas y con qué velocidad e intensidad conducirá su ciclo de restricción monetaria. El cambio en dichas expectativas, a su vez, genera (y seguirá generando) virulentos vaivenes de las divisas emergentes. 

Si los datos apuntan a la posibilidad de que la Fed pueda subir las tasas de interés antes de lo previsto, el nerviosismo se instala en los mercados: los inversionistas anticipan el movimiento de la Fed, las tasas de los bonos de Estados Unidos repuntan y se detonan potentes salidas de capital de los países emergentes atraídos por las mayores rentabilidades estadounidenses, propiciando marcadas depreciaciones en sus monedas; si por el contrario, las cifras económicas de Estados Unidos sugieren que la Fed tiene margen para retrasar un aumento en las tasas, la calma vuelve a los mercados: los capitales, seducidos aún por el atractivo rendimiento que ofrecen respecto a Estados Unidos, regresan a los mercados emergentes y sus divisas se fortalecen. 

En ese trasiego de capitales, en ese continuo “ir y venir”, la economía mexicana, muy cercana, abierta e integrada a la estadounidense juega un papel protagonista, dado que la respuesta del peso a los datos de Estados Unidos y a los cambios que suscita sobre las expectativas de tasas de la Fed suele ser más intensa que la observada en otras divisas. 

En efecto: no sólo el 80% de las exportaciones mexicanas se destinan a Estados Unidos, sino que además México destaca por su elevada apertura financiera con respecto a otros países emergentes. Esa apertura junto con las bajas tasas de interés globales fue aprovechada por México, en años recientes, para obtener financiamiento bueno, bonito y barato en los mercados globales, lo que ha provocado que el porcentaje de deuda soberana denominada en pesos detentada por inversionistas no residentes haya ido creciendo de manera sostenida y se sitúa, actualmente, en torno al 33%, por encima de países como Turquía (21%), Brasil (20%) o Colombia (17%). Sin embargo, también lo hace más vulnerable a una corrida financiera ante un ciclo de restricción monetaria por parte de la Fed, lo que subraya la importancia de mantener unos sólidos fundamentos macroeconómicos en esta compleja coyuntura.   

Para reafirmar el protagonismo del peso, basta con ver lo acontecido en el mercado mexicano el viernes pasado tras el todopoderoso dato de empleo de Estados Unidos. Los números fascinaron a los inversionistas por su medianía: ni demasiado poderosos ni demasiado enclenques. Los 223,000 empleos netos que se crearon en abril vinieron muy cerca del pronóstico del mercado (228,000), un ritmo consistente con un crecimiento firme pero no sobrecalentado, y deja atrás el susto provocado por los apenas 85,000 puestos de trabajo que se generaron en marzo.

Por el lado de los salarios, su crecimiento se mantiene contenido en los rangos observados desde el estallido de la Gran Recesión, lo que da cierta tranquilidad a la Fed. En abril, las remuneraciones por hora se incrementaron un 0.1% luego de aumentar un 0.2% en marzo, por debajo de lo publicado originalmente. Respecto a abril del año pasado, los salarios se elevaron un 2.2%, inferior a la tasa de 2.3% que estimaba el consenso de analistas. Por tanto, no hay indicios de que los salarios se estén desbocando, con el impacto alcista que tendría sobre la inflación. 

Quizás la variable más inquietante es la tasa de desempleo: en abril se redujo en una décima más para ubicarse en 5.4%, la menor desde mayo de 2008, y se sitúa muy cerca de lo que la Fed considera la tasa natural de desempleo, o no aceleradora de la inflación (NAIRU por sus siglas en inglés) que se estima entre 5% y 5.5%. Si bien todavía no hay inflación laboral, podemos estar muy cerca de que suceda y, en caso de darse, la Fed no se quedará de brazos cruzados. 

Aun así, la lectura que el mercado hizo del dato de empleo fue complaciente: la recuperación económica, superado el bache del primer trimestre, sigue su curso, pero no goza del vigor suficiente como para provocar una reacción inmediata de la Fed y anunciar una subida de tasas el próximo 17 de junio, fecha de la próxima reunión de política monetaria. Eso, al menos, con la información disponible hasta el día de hoy, porque aún falta por conocerse, antes de esa reunión, otro dato de empleo (5 de junio) y varios indicadores de inflación que recogerán el impacto del reciente repunte en las cotizaciones del petróleo y en los precios de los combustibles. 

Pero tras el dato, el mercado descartó casi por completo que la Fed vaya a subir las tasas de interés en junio, fortaleciendo la expectativa de que tal suceso se dé hasta septiembre. El peso gozó esa apuesta de los inversionistas como nadie: ese día la divisa mexicana fue la tercera más poderosa del mundo con un aumento del 1.3%, sólo superada por el real brasileño (+1.7%) y la libra esterlina (+1.4%). Pero en la semana descolló como la moneda más fuerte, al trepar un 2.8%, por encima de la libra esterlina (+2.0%). El dato de empleo también hizo que la tasa del bono de 10 años de México se hundiera 12 pbs, de 6.03% a 5.91%. 
Los hados, el viernes, jugaron a favor del peso. Pero no siempre ha sido así en estos últimos meses. Cuando han llegado datos de empleo demasiado potentes, el peso se ha resentido, y más que muchas otras divisas. En los últimos seis meses, la divisa mexicana se ha depreciado un 10.5%, y entre las monedas emergentes es la cuarta peor sólo superada por el peso colombiano (-10.9%), el real brasileño (-14.0%) y la lira turca (-16.3%). 

De hecho, a Banxico ya se le notaba algo incómodo en días recientes ante la volatilidad del peso, y sabe del riesgo de que unos datos adversos en Estados Unidos que precipiten la expectativa de una subida de tasas por parte de la Fed antes de lo pensado puede llevar al peso, en un santiamén, hasta los 16 pesos por dólar, por decir algo que no suene para nada descabellado. Por eso Carstens, la semana pasada, dijo que si debido a los datos de Estados Unidos aumenta “sustancialmente la volatilidad y esto afecta al tipo de cambio podríamos hacer algún ajuste en nuestra política monetaria aun cuando por razones internas no fuera recomendable”. Más claro y alto no se puede decir. 

INFOGRAFÍA

Los últimos indicadores económicos de Estados Unidos han ido retrasando las expectativas sobre la primera subida de tasas por parte de la Fed. El dato de empleo publicado el pasado viernes pareció descartar la posibilidad de una subida de tasas en junio y reforzó la expectativa de que acontecerá en septiembre… 

 

Fuente: Blue Chip Financial Forecast

 

… que se retrase la posibilidad de una subida de tasas por parte de la Fed alentó a los mercados globales. Las bolsas treparon, las tasas de interés de los bonos se relajaron y las divisas se fortalecieron contra el dólar. El viernes, el peso fue la tercera mejor divisa del mundo (+1.3%), lo que la convirtió en la más fuerte del planeta en la semana con una subida del 2.8%, un grato alivio para Banxico… 

 

Fuente: Bloomberg

 

… la exposición del peso a los vaivenes mundiales ocasionados por la Fed se ha incrementado por la integración económica y financiera de México con Estados Unidos. La apertura de los mercados mexicanos ha incrementado en los últimos años la tenencia de bonos gubernamentales denominados en pesos por parte de extranjeros, lo que lo hace más vulnerable a una potencial salida de capitales… 

 

 .. por tanto, si bien la semana pasada el peso se vio favorecido, en los últimos seis meses ha sido una de las divisas emergentes más golpeada. Nuevos episodios de volatilidad no pueden descartarse ante datos más desfavorables, y en caso de darse pueden detonar una subida de tasas por parte de Banxico en cualquier momento. 

Fuente: Bloomberg

 

 

 

Comentar

ACERCA DEL AUTOR
José Miguel Moreno
Economista por la Universidad Autónoma de Madrid. Trabajó en la consultoría estadounidense Stone & McCarthy Resarch en Londres, Nueva York y México DF, realizando análisis para las economías de Europa y América Latina. En México fue director editorial de Infosel, así como consejero, columnista y jefe de análisis económico de El Semanario de Negocios y Economía . Además de conferencista, ha colaborado con T1msn, Invertia, Radio Intereconomía, O Estado de Sao Paulo y The Miami Herald, entre otros medios. Actualmente dirige “Llamadinero.com”, es asesor, colaborador de la revista Forbes México y profesor titular en la Facultad de Economía de la UNAM.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Mayo 2015 >>
D L M M J V S
     
01
02
03
04
05
06

07

La anatomía del mercado laboral mexicano

08

100 días de Tsipras y Grecia sigue sin rescate
09
10

11

La danza del peso con la economía de EU
12
13
14

15

Las maquinaciones en contra del mercado de bonos
16
17
18
19
20

21

El PIB se expande 2.5% en I-15. SHCP baja en 1 PP pronóstico para 2015
22
23
24
25

26

Las cuentas pendientes de Reagan y Thatcher
27
28

29

Ya se anunció El Niño… ¿Qué traerá consigo?
30
31