Pan, Circo y Pecunia
.

La vulnerabilidad de las finanzas estatales a la caída del petróleo

12-01-2015 15:10

Las finanzas públicas de México se encuentran en una difícil tesitura. En primer lugar, los ingresos petroleros, que representa en torno a un 30% de los ingresos presupuestarios totales, corren el riesgo de sufrir una severa contracción tras el reciente derrumbe del precio del crudo;  en segundo lugar, y tras la reforma fiscal del año pasado, el gobierno aseguró que no subiría impuestos ni propondría nuevos tributos en lo que resta del sexenio por lo que, en un principio, no cuenta con mecanismos para contrarrestar la merma de los ingresos petroleros; y, en tercer lugar, y tras incurrir en un déficit público del 1.5% del PIB el año pasado con el fin de contribuir a reactivar la economía, el gobierno de México  se comprometió a regresar al equilibrio presupuestario en el 2017. Para este año, el déficit planeado es de 1.0% del PIB y el objetivo es que se vaya cerrando hasta alcanzar el déficit cero en 2017.

¿Cómo resolver el dilema de regresar al equilibrio presupuestario sin incrementar los impuestos en un momento en el que uno de sus principales fuentes de ingresos, los petroleros, se encuentra en riesgo? La respuesta la dio la semana pasada el secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray: recortar el gasto público. En el marco de la presentación del estudio económico de México de 2015 elaborado por la OCDE, sus palabras fueron tajantes. Señaló que  “no habrá un incremento del déficit público” ni “tampoco habrá un incremento de los impuestos”. En consecuencia, “la decisión del presidente de la República es que cualquier necesidad de ajuste por una disminución de los ingresos habrá de acomodarse reduciendo el gasto público”.

Esas palabras han puesto a temblar a más de uno. Cualquiera puede ser víctima del tijeretazo en el gasto público. Pero hay unos que desde hace tiempo tienen el entrecejo fruncido: los gobernadores y alcaldes del país. La razón es que son las cuentas de las entidades federativas y de los municipios las que se encuentras más descubiertas y vulnerables ante la caída del precio del petróleo, y esto por dos razones: uno, la cobertura petrolera contratada por el gobierno federal no alcanza para proteger todos los ingresos petroleros; y dos, las coberturas contratadas dejan sin blindar, precisamente, las participaciones federales, esto es, los ingresos petroleros que el gobierno transfiere a los Estados y que representan, en promedio, en torno a  . Como se suele decir, las coberturas petroleras no son participables.

En efecto, la cobertura petrolera no alcanza para cubrir todos los ingresos petroleros. Para este año, el contrato de cobertura consiste en 228 millones de barriles que el gobierno tiene derecho a vender a un precio de 76.4 dólares. Ese precio es inferior a los 79 dólares presupuestados en la Ley de Ingresos (la diferencia será cubierta con 7,940 millones de pesos que se destinarán a ese propósito provenientes del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios) pero muy superior a los 39.70 dólares a los que cerró el precio de la mezcla de exportación el pasado viernes.    

Lo malo es que esos 228 millones de barriles representan en torno a un 26% de la plataforma de producción de petróleo de México, y alrededor de un 57% de su plataforma de exportación. En los criterios generales de 2015, se establece que la plataforma de exportación para este año será de 1.090 millones de barriles al día, lo que implicaría vender al exterior algo así como 398 millones de barriles al año. Eso significa que cerca de 170 millones de barriles de exportación no se venderá al precio de la cobertura de 76.4 dólares, sino a los precios vigentes en el mercado.

El año pasado, el valor de las exportaciones petroleras, ya golpeadas por la caída del precio del crudo y el menor volumen exportado, se situó en torno a los 36,000 millones de dólares (mdd), comparado con 42,700 mdd en 2013. Un sencillo ejercicio nos evidencia la merma que sufrirá México este año al prolongarse el descenso en las cotizaciones de la mezcla y los menor número de barriles exportados: si los 398 millones de barriles previstos se vendieran al precio de 76.4 dólares establecidos en la cobertura, el valor de las exportaciones sería de 30,400 mdd. Pero la cobertura sólo blinda los ingresos de 228 millones de barriles: si ese volumen fuera vendido al precio de la cobertura (76.4 dólares) y el resto al actual precio de mercado, que ronda los 40 dólares, el valor de las exportaciones petroleras se ubicaría en 24,200 mdd. Es decir, por las exportaciones petroleras, México podría perder este año en torno a 12,000 mdd.

Pues bien, parte de esos ingresos petroleros que se perderán por quedar fuera de la cobertura se verá reflejado en una caída de la Recaudación Federal Participable (RFP), esos recursos que se ingresan en las arcas del gobierno federal y que se transfieren a las entidades federativas y municipios en forma, sobre todo, de participaciones (Ramo 28), que son recursos no etiquetados, y aportaciones (Ramo 33), ingresos destinados a programas de salud, educación, infraestructura social y seguridad publica. De la RFP, 75% de los recursos son no petroleros y el restante 25% son petroleros.

Las aportaciones, que son recursos etiquetados y que representa en torno al 39% del gasto federalizado, no se verían afectados por la caída de la RFP. Pero si podrían verse perjudicados las participaciones, cuyo peso es de un 37% en el gasto federalizado, así como los convenios. El impacto negativo ya se ha dejado sentir en los meses de octubre y noviembre: durante esos dos meses, las participaciones acumularon 91,194 millones de pesos (mdp), lo que representa un agujero de 8,721 mdp respecto al monto programado de 99,915 mdp. Como es natural, las entidades que más recursos reciben por participaciones fueron las más afectadas en términos absolutos por el faltante: Estado de México, DF, Veracruz, Puebla, Jalisco y Guanajuato explican el 50% del faltante.

Sin embargo, eso no quiere decir que sean los más vulnerables, sino que lo serán aquellos que más dependan de los recursos federales. En promedio, las tranferencias federales representan un 82% de los ingresos totales de las entidades federativas, en tanto el 11% corresponde a ingresos propios y 6% de los recursos se obtiene a través de financiamiento.    

Con datos de 2012, el Estado que más recursos recibían de la federación respecto a los ingresos totales era Tabasco, con más de un 90% seguido de Baja California Sur, Guerrero, San Luis Potosí, y Oaxaca, cuya dependencia era superior al 85%. En 15 de las 32 entidades federativas, los recursos federales representaban más de un 80% de los ingresos totales. Sólo Baja California, Nuevo León y DF se encontraban en una situación más confortable, al poseer ingresos propios que representaban la mitad de los ingresos totales y, por tanto, depender menos de la RFP y de la volatilidad de los precios del petróleo. 

Pero en general, las entidades federativas y los municipios afrontan una situación delicada en el 2015, en el que tendrán que contar con menos recursos por concepto de participaciones y convenios ante la caída de los precios del crudo. Pero si preocupante es el 2015, peor se ve el 2016: en ese año, y salvo que las cotizaciones del petróleo suban con virulencia, el recorte del gasto federal será mucho más agresivo que en este 2015. Si este año la cobertura logra de algún modo capear el temporal, en el 2016 el presupuesto tendrá ya que incorporar plenamente un precio del petróleo mucho más bajo. Y si se mantienen las premisas de equilibrio fiscal y no aumento de impuestos, sólo le quedará al gobierno aplicar un recorte draconiano del gasto, pues no hay que perder de vista que la Federación recauda el 90% de los ingresos totales.

Infografía

La caída del precio de la mezcla de exportación y el menor volumen de barriles exportados va a significar un sustancial retroceso en el valor de las exportaciones petroleras. La actual cobertura, de 228 millones de barriles a 76.4 dólares barril cubre el 57% de la plataforma exportador. El resto se venderá a precio de mercado…

Los menores ingresos petroleros empiezan a sentirse en la Recaudación Federal Participable y en los recursos transferidos a los Estados por concepto de participaciones. Entre octubre y noviembre se acumuló un faltante de 8,721 millones de pesos entre las participaciones programadas y las realmente recibidas…

… los Estados que más ingresos perdieron en términos absolutos fueron el Estado de México y el Distrito Federal. Ellos junto con Veracruz, Puebla, Jalisco y Guanajuato explican el 50% del faltante…

…sin embargo, los más vulnerables son aquellos que apenas reciben ingresos propios por impuestos y tenencia, y dependen de las transferencias federales para cumplir con sus programas de gasto. A la cabeza están Tabasco y Baja California Sur...

 

 

ACERCA DEL AUTOR
José Miguel Moreno
Economista por la Universidad Autónoma de Madrid. Trabajó en la consultoría estadounidense Stone & McCarthy Resarch en Londres, Nueva York y México DF, realizando análisis para las economías de Europa y América Latina. En México fue director editorial de Infosel, así como consejero, columnista y jefe de análisis económico de El Semanario de Negocios y Economía . Además de conferencista, ha colaborado con T1msn, Invertia, Radio Intereconomía, O Estado de Sao Paulo y The Miami Herald, entre otros medios. Actualmente dirige “Llamadinero.com”, es asesor, colaborador de la revista Forbes México y profesor titular en la Facultad de Economía de la UNAM.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Enero 2015 >>
D L M M J V S
    
01
02
03
04
05
06
07
08

09

2015: El séptimo año “bull” en Wall Street
10
11

12

La vulnerabilidad de las finanzas estatales a la caída del petróleo
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31