Pan, Circo y Pecunia
.

La construcción es el verdadero villano de la economía mexicana

02-06-2014 10:17

Al esgrimir las razones del bajo crecimiento de México al inicio de 2014 nada se ha dicho de la construcción, el principal lastre de la economía mexicana durante el 2013.

En las recientes declaraciones que ha emitido la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para explicar el bajo crecimiento de México al inicio de 2014 se ha mencionado el estancamiento de la economía estadounidense, el impacto de la reforma fiscal, y la caída de la producción petrolera. Pero nada se ha dicho de la construcción, un sector que representa un 7% de la economía, que fue el principal lastre de la economía mexicana durante el 2013, que permanece en recesión, y que sigue siendo el de peor desempeño al volver a sustraer crecimiento al PIB durante el primer trimestre del año.

En el 2013, contra todo pronóstico, la economía pinchó y apenas aumentó un 1.1%, muy por debajo de la trayectoria que traía en los años previos y de las estimaciones que manejaban todos los agentes económicos, desde la SHCP, pasando por Banco de México (Banxico) y los analistas privados, que pronosticaban una tasa de alrededor de 3.5%. Esa fase de bajo crecimiento se prolongó durante los primeros meses de 2014 y forzó  tanto a la SHCP como a Banxico a recortar sus proyecciones de crecimiento para todo el año.

¿Qué es lo que hizo que la economía mexicana entrara en este bache de crecimiento que todavía persiste al inicio de 2014? Desde luego no se puede desmerecer el impacto de la desaceleración de Estados Unidos. Sin embargo, los elementos domésticos, los factores de coyuntura y política interna, tuvieron un mayor peso en el débil comportamiento de la economía mexicana. Y con eso nos referimos a: uno, el anuncio de unas necesarias reformas estructurales que potenciarán el crecimiento económico de México en el futuro, pero que en el corto plazo sumió a las familias y empresarios en una etapa de incertidumbre y cautela que les hizo reconsiderar sus planes de consumo e inversión; dos, un cambio de modelo de vivienda que golpeó a las desarrolladoras de casas, y tres, el rezago en la ejecución del gasto público derivado del cambio de administración. Estos dos últimos factores condujeron a una recesión en todo el sector de construcción del que aún no se ha salido y que merece la pena ser estudiado con atención.  

Si no fuera por la profunda recesión de la construcción no se podría entender cómo es que la economía mexicana pasó de crecer a una tasa de 3.9% en el 2012, lo que la situaba como una de las economías más potentes del orbe sólo por detrás de las dos grandes potencias emergentes, la India (+4.7%) y China (+7.7%); a otra de sólo 1.1% en el 2013, convirtiéndose en una de las peores del mundo, sólo por delante de las alicaídas economías de la eurozona, muchas de las cuales permanecían en recesión.

En efecto, la economía de Estados Unidos se desaceleró el año pasado, pero su comportamiento no fue tan dramático como para explicar el quiebre de la economía mexicana. En el 2013, el crecimiento de Estados Unidos  fue de 1.9%, una tasa nada espectacular, pero cercana a la tendencia observada desde que se salió de la Gran Recesión. Apenas en el 2011, su PIB apenas había crecido un 1.8%, lo que no impidió que México se expandiera a una fabulosa tasa de 4.0%.  En el 2013, con una tasa ligeramente superior, de 1.9%, México apenas fue capaz de crecer un 1.1%. De repente, México había pasado de crecer a tasas sustancialmente superiores a las de Estados Unidos, a una tasa significativamente inferior.

Desde luego que el comportamiento más decepcionante provino de la actividad industrial: en el 2013 se contrajo un 0.7%, comparado con un crecimiento de 2.7% en el 2012. Es decir, entre un año y otro la actividad industrial se redujo en 3.4 puntos porcentuales (pp).

La manufactura, el componente más vinculado a la demanda externa de Estados Unidos, se debilitó, y apenas creció un 1.4% comparado con 4.0% el año previo. Esa rápida desaceleración de la manufactura, que representa casi la mitad del sector industrial, explica 1.2 pp de la caída de 3.4 pp de la actividad industrial.

Sin embargo, la verdadera hecatombe se concentró en el componente de construcción. En el 2013 se derrumbó un 4.5% comparado con una expansión de 2.0% en el 2012. Ese desplome implicó que la construcción, cuyo peso en el sector industrial es de 22% (menos de la mitad que la manufactura),  explicara 1.4 pp de la caída de la actividad industrial en su conjunto, y se convirtiera en el mayor lastre del sector secundario.

Dentro de la construcción, hay dos componentes que sobresalen: el de “edificación”, que se relaciona con la construcción de casas, fábricas, almacenes y centros comerciales, y que está asociado a la demanda privada; y el de “ingeniería civil”, referente a la infraestructura de carreteras, puentes, puertos, aeropuertos, etc, y que está conectado con la obra pública del gobierno.  Pues bien, de esos 1.4 pp que restó la construcción a la actividad industrial durante el 2013, 1.0 pp se explica por el rubro de “edificación”, y que en esencia se debe al radical cambio de modelo de vivienda, en el que se da prioridad a un desarrollo vertical de la construcción en vez de seguir ampliando la marcha urbana en los suburbios y la periferia, con escasa infraestructura y servicios públicos. El rezago en la obra pública, reflejado en el componente de “ingeniería civi”, sustrajo 0.3 pp.

La conclusión es que la construcción, y en concreto, el cambio en la política de vivienda y sus consecuencias sobre la “edificación”, fue el principal escollo que derribó a la economía el año pasado, rémora que todavía continuó durante el primer trimestre de 2014: el sector de construcción retrocedió a una tasa interanual de 2.8% en ese período comparado con 4.6% en el cuarto trimestre de 2013.

Ahora bien, el rubro de “edificación”, que se hundió un 7.3% en el tercer trimestre de 2013, frenó su ritmo de contracción a -5.4% en el cuarto y -3.3% en el primero de este año. Todo parece indicar que lo peor ya quedó atrás y a partir de la segunda mitad de este año empezaremos a ver tasas de crecimiento positivas en ese rubro, favorecido además por una deprimida base de comparación.  

Por otro lado, el componente de “ingeniería civil” también ha de responder con brío a los esfuerzos de la administración de Enrique Peña Nieto por sacar  adelante sus proyectos de infraestructura. El Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, ha insistido que durante el primer trimestre el gasto en inversión física se disparó un 46.5% respecto al mismo período del año pasado.  Sorprende que con ese aumento en la ejecución del gasto en infraestructura, el componente de “ingeniería civil” se haya desmoronado a una tasa anual de 5.2%, sustancialmente peor que la tasa de -3.3% del cuarto trimestre.  Esa desconexión el gasto en inversión física del gobierno y la construcción de obras de “ingeniería civil” posiblemente se deba a rezagos operativos que han impedido que esos recursos se materialicen aún en el desarrollo de infraestructura. Pero tarde o temprano, y creemos que más temprano que tarde, esos recursos se filtrarán a la obra pública y se traducirá en más crecimiento y PIB.

El sector de construcción es fundamental para la evolución del ciclo económico, tanto en sí mismo como por sus efectos multiplicadores para el resto de la economía. En el 2013 se conjuraron dos elementos que minaron a esa industria y que todavía sigue socavando el ritmo de su actividad: la transformación del modelo de vivienda que propugnó Enrique Peña Nieto junto con el cambio de administración. Ahí reside, más que en ningún otro sitio, el fracaso económico de México el año pasado. Y ahí, junto con la definición de las leyes secundarias que elimine la actual incertidumbre económica, debe enfocar sus esfuerzos el gobierno para revertir de una vez por todas la tendencia del PIB.

INFOGRAFÍA

Desde que se salvó la Gran Recesión, México venía creciendo a tasas sustancialmente superiores a las de Estados Unidos, tendencia que inesperadamente se revirtió en el 2013 pese a que la expansión del PIB estadounidense de 1.9% no fue muy diferente a la de años previos (1.8% en 2011)…

… más importante que la desaceleración estadounidense y su impacto en la manufactura mexicana fue la debacle del sector de construcción, un sector que representa un 7% del PIB y que tras hundirse un 4.5% en el 2013, se contrajo un 2.8% adicional en el primer trimestre de 2014… 

… aunque su peso en la actividad industrial es menos de la mitad que el manufacturero, su derrumbe explica más y mejor la caída de 3.4 puntos porcentuales del sector secundario en el 2013, cuando la actividad industrial pasó de crecer 2.7% en el 2012 a caer 0.7% en el 2013…

… el sector de construcción siguió lastrando al PIB durante el primer trimestre, y volvió a ser el de peor desempeño, si bien el rubro de “edificación”, el más importante del sector, da síntomas de haber tocado piso  y el de “ingeniería civil” debe responder pronto a la más rápida ejecución del gasto público en inversión física.

 

ACERCA DEL AUTOR
José Miguel Moreno
Economista por la Universidad Autónoma de Madrid. Trabajó en la consultoría estadounidense Stone & McCarthy Resarch en Londres, Nueva York y México DF, realizando análisis para las economías de Europa y América Latina. En México fue director editorial de Infosel, así como consejero, columnista y jefe de análisis económico de El Semanario de Negocios y Economía . Además de conferencista, ha colaborado con T1msn, Invertia, Radio Intereconomía, O Estado de Sao Paulo y The Miami Herald, entre otros medios. Actualmente dirige “Llamadinero.com”, es asesor, colaborador de la revista Forbes México y profesor titular en la Facultad de Economía de la UNAM.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Junio 2014 >>
D L M M J V S
01

02

La construcción es el verdadero villano de la economía mexicana
03
04

05

BCE: Europa necesita el regreso de “Súper Mario” Draghi

06

Y después de Súper Mario, ¡Llega Súper Carstens!.. A salvar su pronóstico de PIB (y el de la SHCP)
07
08
09
10
11
12

13

Brasil 2014: ¿Ofrecerá Rouseff el “jogo bonito” para ganar su reelección?
14
15
16

17

Regresa la pesadilla de Irak
18
19
20
21
22

23

¿Qué trastorno padece una economía con fiebre de fusiones y adquisiciones?
24
25
26
27
28
29
30