Ethos Laboratorio de Políticas Públicas
1. Identificamos problemáticas. 2. Investigamos y exploramos. 3. Proponemos y ejecutamos soluciones.

La (Prescindible) Ciencia, Tecnología e Innovación en México

06-05-2016 12:22

Somos uno de los países miembros de la OCDE con la inversión más baja en este rubro, solo generamos el .6% de las patentes a nivel mundial y más del 90% de las patentes registradas en nuestro país son solicitadas por agentes extranjeros. En este escenario, los recortes presupuestales anunciados por el Gobierno Federal afectarán aún más los esfuerzos por revertir tal situación.

Por Ernesto Urbina
Director de Innovación
Ethos Laboratorio de Políticas Públicas

Existe un amplio consenso sobre el rezago de nuestro país en el rubro de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTi). Somos uno de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) con la inversión más baja en este rubro (.57% del PIB), solo generamos el .6% de las patentes a nivel mundial (por debajo de países como Brasil o Israel) y más del 90% de las patentes registradas en nuestro país son solicitadas por agentes extranjeros. En este escenario, los recortes presupuestales anunciados por el Gobierno Federal afectarán aún más los esfuerzos por revertir tal situación.

El presupuesto aprobado para el ejercicio fiscal del 2016 al Ramo 38, que involucra al CONACYT y a la red de Centros Públicos de Investigación, es de $33,855.4 millones, lo cual implica una disminución real de 2.1% con respecto a los recursos aprobados en 2015. Aunado a lo anterior, el Ajuste Preventivo al Gasto, anunciado el mes de febrero pasado por la Secretaría de Hacienda, contempla una reducción adicional de 900 millones al órgano rector de la CTi en México.

El recorte presupuestal afectará al Programa de Apoyos para Actividades Científicas, Tecnológicas y de Innovación ($350 millones), al Fondo para el Fortalecimiento de Infraestructura Científica y Tecnológica ($250 Millones), al Fondo Institucional de Fomento Regional al Desarrollo Científico, Tecnológico y de Innovación “FORDECyT” ($200 millones) y al Programa de Becas de Posgrado y Apoyos a la Calidad ($100 millones).

Además, el presupuesto en 2015 para el Gasto Federal en Ciencia, Tecnología e Innovación (GFCTi), el cual contempla las erogaciones de los distintos organismos públicos del Gobierno Federal (Secretarías de Estado, organismos públicos descentralizados, fideicomisos, entre otros) en actividades científicas y tecnológicas (investigación científica, desarrollo tecnológico, formación de recursos humanos y servicios especializados) fue de $62,243.11 millones mientras que para 2016 es de $59,539.9, una disminución de $2,703.21 millones (4.3%).

El desempeño innovador de una región o un país se explica por las capacidades en CTi así como el grado de interacción entre los diversos actores involucrados en actividades de investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación, lo que en la literatura se conoce como Sistemas de Innovación. Este enfoque resalta la pertinencia de fortalecer de manera paralela las capacidades educativas, la infraestructura productiva, el marco institucional, el acceso al crédito, entre otros factores. En este contexto, el recorte no solo afecta directamente a los esfuerzos del CONACYT, si no también a los que se impulsan desde el sector educativo y económico.

La Secretaría de Educación contará con $3660 millones menos, afectando de manera particular al Programa de Expansión de la Educación Media Superior y Superior ($1000 millones) y el Programa Nacional de Becas ($1000 millones). De igual manera, la Secretaría de Economía dejará de percibir $350 millones, afectando programas como el de Desarrollo Tecnológico y Prestación de Servicios Metrológicos para la Competitividad y el de Promoción del Desarrollo, Competitividad e Innovación de los Sectores Industrial, Comercial y de Servicios.

El escenario no es optimista. Para 2017 ya ha sido anunciado un recorte adicional de $175 mil millones (por lo que la suma ascenderá a $311.8 mil millones) que se ejecutará de acuerdo a los pre-criterios establecidos por la misma Secretaría de Hacienda. No es claro si el sector de CTi seguirá siendo afectado, lo que sí queda claro es que no estará dentro de las prioridades del Gobierno Federal para los dos ejercicios fiscales que le restan a la presente administración. La meta para que la inversión en CTi alcance el 1% del PIB en 2018 definitivamente no se alcanzará y el sector privado aún no asume el liderazgo para ser el agente promotor de la CTi a nivel nacional, situación que si se observa en otros países.

En los últimos dos años, el Foro Económico Mundial ha enfatizado que el principal camino para reducir la brecha de productividad de América Latina con respecto a los países desarrollados es a través de la innovación y para ello, una de sus principales recomendaciones habla de la necesidad de aumentar la inversión (pública y privada) a través de la exploración y desarrollo de nuevos instrumentos financieros, como los Bonos de Impacto Social, a través de los cuales el gobierno acuerda el pago por resultados que generen un impacto social, lo que resulta en eficiencia y ahorro en el gasto público. En México el debate sobre este instrumento es reciente y para el cual se analiza su potencial para resolver problemáticas sociales, más allá de la CTi.

Otra recomendación habla de la necesidad de fortalecer la colaboración público-privada para la CTi. En este aspecto resalta la necesidad de esquemas legales que brinden certeza y confianza a los diversos actores (empresas, universidades y centros de investigación, agencias gubernamentales, entre otros) que participan en el financiamiento y desarrollo de proyectos de innovación con perspectiva multianual. En México la Ley de Asociaciones Público Privadas abre la posibilidad de impulsar proyectos de innovación tecnológica bajo una perspectiva colaborativa y multianual, sin embargo, hasta este momento no existe ningún proyecto de esta naturaleza bajo ese marco normativo. 

En resumen, en un contexto de pobre desempeño económico y de rezago en las condiciones de desarrollo social, en México seguimos percibiendo a la CTi como un tema prescindible. Esto contrasta con la perspectiva de los principales grupos especializados en el tema del desarrollo, quienes colocan a la innovación como el motor que permitirá a los países en condiciones como el nuestro acortar la brecha en competitividad y productividad que mantenemos con respecto a los países de desarrollo y de esta forma, avanzar hacia mejores escenarios económicos y sociales. 

ACERCA DEL AUTOR
Ethos Laboratorio de Políticas Públicas
Somos un Laboratorio de Ideas (Think Tank) que transforma investigaciones y experiencias en recomendaciones claras y acciones concretas de política pública. Nuestro principal objetivo es atender los problemas más relevantes y principales retos para el desarrollo y progreso de México.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Mayo 2016 >>
D L M M J V S
01
02
03
04
05

06

La (Prescindible) Ciencia, Tecnología e Innovación en México
07
08
09
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24

25

Elecciones 2016 ¿premio o castigo?
26
27
28
29
30
31