Tiempo extra
Análisis y anécdotas del mundo deportivo. Un enfoque diferente sobre todo lo que pasa en el campo y fuera de él. La táctica, técnica y polémica del deporte. Este blog es un espacio libre para intercambiar opiniones.

Larga vida al Rey

12-10-2020 22:08

Lebron James conquistó su cuarto título de NBA y naturalmente reavivará el debate sobre el mejor jugador de la historia. ¿Qué es lo que deberíamos medir?

Liderados por Lebron James los Lakers sumaron su título 17 de la NBA. (Foto de Mundo Deportivo)
Liderados por Lebron James los Lakers sumaron su título 17 de la NBA. (Foto de Mundo Deportivo)

En el deporte las carreras realmente sólo se pueden medir con números, aunque sería un crimen dejar fuera todos los factores intangibles que hacen que un jugador sea extraordinario. La mentalidad, el liderazgo, el oportunismo, el manejo de la presión y la personalidad son atributos que si no se tienen, difícilmente se puede aspirar a grandes cosas. 

Desde el inicio de su carrera Lebron James se ha ganado a pulso su entrada al debate sobre los mejores basquetbolistas de la historia. Hoy ya no hay ninguna duda, con 4 títulos de NBA, siendo 4 veces MVP de las finales, 4 más en temporada regular y un sinfín de récords individuales, sus números le reservan un lugar en la mesa de los grandes nombres de la NBA. ¿Si sus números lo ponen ahí, dónde lo harían todos esos atributos que no podemos medir? 

Si partimos del liderazgo, no hace falta decir mucho. Lebron ha guiado a tres equipos diferentes a la gloria, desde su función casi paternal en el vestidor, hasta liderar con el ejemplo en la duela. Aunado a su mentalidad ganadora, esa con la que vestido de amarillo y púrpura en estas finales nos hizo recordar tantas y tantas veces la “mamba mentality” de Kobe Bryant, se ha convertido en un jugador que domina como ningún otro los tiempos y las presiones en los grandes escenarios. 

Y al final de todo ese cóctel de atributos, nos encontramos con su eterna habilidad para sacar lo mejor de su juego en el momento más determinante, su inigualable “clutch”. Es realmente ahí dónde se marcan las grandes diferencias entre un buen jugador y uno legendario. El basquetbol es un deporte como ningún otro, que demanda que alguien tome las riendas del partido y no las suelte en los momentos de mayor tensión. Como Lebron no hay dos en ese rubro. 

El día que llegue su retiro, el cual irónicamente gracias a su constante habilidad de reinventarse se ve más lejano cada año, se hablará de qué lugar debe ocupar en la lista de los mejores de la historia. Probablemente los números y la vitrina con la que terminará su carrera lo pondrán en lo más alto, aunque dónde se podrá construir el argumento más fuerte para ponerlo en ese lugar es en todo lo que no podemos medir. 

Al final de cuentas, sin importar cómo lo midamos, el debate siempre será interminable. Difícilmente podremos determinar si Lebron es o no el mejor basquetbolista de la historia, pero el rol que ha tomado como vehículo de un mensaje de unidad y justicia desde el deporte, lo colocan como uno de los más grandes deportistas de todos los tiempos. ¡Larga vida al Rey!

ACERCA DEL AUTOR
Alonso Revilla
Apasionado de los deportes, estudiante de Negocios Internacionales en la Ibero, comentarista en EXA 95.5 Querétaro y colaborador en donbalon.com
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Octubre 2020 >>
D L M M J V S
    
01
02
03

04

José Mourinho, mi villano favorito
05
06
07
08
09
10
11

12

Larga vida al Rey
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31