Políticas públicas

Medios de comunicación, los que más información recaban de sus usuarios

Aunque para millones de empresas - en especial medios de comunicación- la información de los usuarios es un recurso valioso, estos parecen no darse cuenta de esto, o simplemente no les importa.

29-05-2018 06:30 Por : Arena Pública
Mientras que un sitio popular promedio utiliza 10 ‘cookies’ de terceros, las páginas de los medios de comunicación promedian 40.
Mientras que un sitio popular promedio utiliza 10 ‘cookies’ de terceros, las páginas de los medios de comunicación promedian 40.

El nuevo Reglamento General de Protección de Datos (GDPR por sus siglas en inglés) de la Unión Europea afectará especialmente a los medios de comunicación.

Un estudio publicado a mediados de mayo del 2018 por el Instituto Reuters y la Universidad de Oxford enfocado en la Unión Europea encontró que son las páginas de los medios de comunicación quienes utilizan más herramientas (cookies) de terceros, para recabar información de los usuarios.

Esto implica que son los medios de comunicación los que más “trafican” con la información de sus usuarios, al permitirle a terceros recabar la información y monetizarla. Mientras que un sitio popular promedio utiliza 10 ‘cookies’ de terceros, las páginas de los medios de comunicación promedian 40, de acuerdo con el estudio.

 

Te puede interesar: ¿Se generalizará la protección de datos de la UE?, 28 de mayo del 2018

 

El caso más crítico es el de Reino Unido, donde los sitios de noticias promedian 109 cookies, siendo 50 de estas de algún tercero. En contraparte, en Italia los sitios de noticas promedian 42 cookies, 24 de estos de un tercero.

Hasta antes de la entrada en vigor del GDPR, muchas páginas recababan información personal de sus visitantes sin su conocimiento; en algunos sitios incluso, no se podía navegar sin antes aceptar el uso de cookies. Con la nueva regulación, si bien las cookies no se prohíben, los portales están obligados a informar a sus usuarios sobre estos y no inferir su consentimiento a partir de la mera navegación.

Página principal de El País (España) mostrando un banner acerca del uso de cookies

 

¿Qué son las cookies?

En pocas palabras, son pequeños documentos que guardan información acerca de los usuarios y sus preferencias.  En general se dividen en dos tipos dependiendo su procedencia: pueden ser propias o de terceros.

Originalmente las cookies eran archivos que se guardaban dentro del mismo dispositivo del usuario. Por ejemplo, si la página que visitaba tenía la opción de visualizarse en diferentes idiomas, al momento de elegir el idioma, un archivo cookie se guardaba en el dispositivo del usuario con esa información, para que la próxima vez que vuelva a ingresar a ese sitio, la página leyera el archivo cookie y establezca el idioma sin preguntar al usuario.

Una cookie puede contener prácticamente cualquier tipo de información; como el tiempo que pasas dentro de la página, los vínculos a los que les das click o incluso, rastrear qué páginas visitaste antes etc. El límite depende de la creatividad del desarrollador.

Página principal de The Economist (Reino Unido) mostrando un banner acerca del uso de cookies

Las nuevas generaciones de cookies funcionan más como un archivo de identificación -un código de barras- que cada página que se visita escanea y busca la información del usuario dentro de sus propios servidores, haciendo así que la cantidad de información recolectada sea prácticamente infinita, pues no se ocupa la memoria del dispositivo del usuario.

Gracias a esta innovación aparecieron los “third party developers”, o “desarrolladores terceros” en español.

Cada página puede contener “pequeños bits” de alguna otra página. En muchas ocasiones las páginas de los medios de comunicación dejan a terceros recabar información del usuario para mostrarle -dentro de la misma página- publicidad personalizada dependiendo lo recabado por las cookies.

No es coincidencia que, si el usuario buscó información acerca de tarifas de vuelos o incluso imágenes del algún destino turístico, los anuncios dentro de un portal de noticias visitado posteriormente sean de alguna aerolínea o compañía de viajes. Todo se lo debemos al uso de las cookies.

 

Te puede interesar: Las noticias falsas viajan rápido, son 70% más probable de ser compartidas que las reales, 12 de marzo del 2018

 

¿Cuánto vale tu información?

El negocio de la información en línea es gigantesco. El Foro Económico Mundial calculó en 15 mil millones los dispositivos conectados a internet en 2015, para 2020 calcula habrá 50 mil millones. The Economist, resaltó a principios del 2017 que era la información, y no el petróleo, el recurso más valioso del mundo.

La información de cada persona tiene un valor distinto. En 2013 el Financial Times creó una aplicación para saber el valor monetario aproximado de la información de cada persona, el cual se calcula con variables como estado civil, trabajo, enfermedades, etc.

Si uno está casado o tiene hijos la información que deja en redes tiene más valor que la de un soltero. De igual manera, si uno sufre de alergias o enfermedades crónicas el valor de su información aumenta, por el interés que tendrían las empresas farmacéuticas de llegar hasta el usuario. Si se desea probar la herramienta y dejar su información al Financial Times, puede consultar la aplicación aquí.

A pesar de las nuevas regulaciones, es difícil saber si esto afectará a los medios de comunicación, pues hay indicios de que a la gente simplemente no le importa lo que terceros hagan con su información.

De acuerdo con el portal Business Insider, después del escándalo de Cambridge Analytica el uso de Facebook no solo no disminuyó, si no aumentó en los Estados Unidos, mostrando la indiferencia de la gente ante este hecho.

En 2014 la artista Risa Puno realizó un experimento en Nueva York, para medir que tanto la gente valoraba su información. Cocinó galletas (cookies) con forma de los logos de Facebook, Instagram y demás redes sociales, las cuales intercambiaba por información personal como dirección, número de licencia de conducir, número de seguridad social etc.

Increíblemente, de 380 personas, más de la mitad se dejaron fotografiar, 162 dieron los últimos cuatro dígitos de su número de seguridad social e incluso 117 permitieron que se les tomaran las huellas dactilares.

Aunque para millones de empresas la información de los usuarios sea un recurso valioso, estos parecen no darse cuenta de esto, o simplemente no les importa.

 

MÁS INFORMACIÓN: Contenido de desarrolladores terceros en los sitios de noticias de la Unión Europea, Instituto Reuters y Universidad de Oxford