Políticas públicas

Rezagos de vacunación en polos de desarrollo, lastran la recuperación económica nacional

Estados como Guanajuato, Puebla y Veracruz, con importantes nodos manufactureros y logísticos, tienen tasas de vacunación de 10 puntos menores al promedio nacional.

11-10-2021 08:32 Por : Arena Pública
Los importante corredores industriales del Bajío no han tenido el mismo dinamismo que la industria del norte del país. (Foto: Gobierno de Guanajuato)
Los importante corredores industriales del Bajío no han tenido el mismo dinamismo que la industria del norte del país. (Foto: Gobierno de Guanajuato)

La pandemia del COVID 19 está lejos de acabarse en el país, a pesar de que la Ciudad de México y otros estados ya han vacunado a la gran mayoría de sus poblaciones.

Puertos, metrópolis, centros industriales y otros puntos nodales de la economía mexicana aún están lejos de alcanzar siquiera la tasa promedio de vacunación a nivel nacional, lo que estaría explicando, en buena medida, la desigual recuperación económica que se observa entre las entidades del país. 

Para el viernes 8 de octubre, los reportes oficiales de la Secretaría de Salud (SSA) daban cuenta que Puebla, Guanajuato y Veracruz, tres de las entidades más pobladas e importantes por su aportación al PIB nacional, mantenían porcentajes de vacunación menores al promedio nacional, y que en algunos de ellos se ha traducido en repuntes de casos confirmados de la enfermedad. 

Actualmente el promedio de la tasa de vacunación, con una dosis a nivel nacional, es de 74%, nivel al que 12 entidades aún no llegan. Nueve de ellas están a por lo menos cincos puntos porcentuales de alcanzarla y cinco dentro de ellas -Puebla, Guerrero, Guanajuato, Chiapas y Oaxaca- a más de 10 puntos porcentuales de distancia.

El caso de Jalisco, también es destacable, pues si bien la brecha con el promedio es menor al contar con una tasa de 70% de vacunación, destaca por estar muy por detrás de los otros dos estados líderes a nivel nacional, la Ciudad de México con 95% y Nuevo León con 85%, a pesar que el estado cuenta con una importante participación del 7.25% en el PIB y la tercera población más grande de todo el país. 

Las cinco grandes economías estatales con rezago comparten un papel  productivo y poblacional importante para el país por lo que los retrasos en su recuperación constituyen un potencial retraso para la economía, principalmente para la región Centro-Bajío, que constituye uno de los motores industriales y de servicios más importantes del país. Solo entre las cuatro entidades aportan 19.16% del PIB total, nivel comparable al de la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM).

Según el Reporte sobre la Economías Regionales elaborado por el Banco de México (Banxico), al segundo trimestre del año la totalidad de las regiones del país siguió recuperándose, sin embargo hay una brecha importante entre la recuperación de las zonas Norte -que incluye la totalidad de los estados fronterizos- y los del Centro Norte -Aguascalientes, Baja California Sur, Colima, Durango, Jalisco, Michoacán, Nayarit, San Luis Potosí, Sinaloa y Zacatecas- en comparación a las regiones Centro y Sur del país. 

El rezago económico es mayor para la zona Centro que a pesar de contar con la Ciudad de México, la líder de vacunación en el país, también cuenta con Guanajuato y Puebla, ambos centros industriales relevantes a nivel nacional. Pero incluso la capital del país es una de las entidades más atrasadas en la recuperación económica, estando todavía -6.9% detrás de su nivel del 2020 al cierre del primer trimestre del año. 

Según el Banco de México la divergencia entre las recuperación entre las diferentes regiones recae y se espera siga recayendo, en el futuro cercano, sobre el desarrollo de la pandemia de coronavirus así como las estrategias de combate a este.

“El surgimiento de variantes más contagiosas del virus SARS-CoV-2 representa un riesgo significativo para la recuperación de las economías regionales especialmente de aquellas, como la del centro, más vinculadas al mercado interno. No obstante, los efectos de dichas variantes podrían ser diferenciados entre regiones dependiendo del avance en la vacunación” señala el Reporte del banco central.

El papel del COVID 19 como limitante ha sido visible en casos como el de Puebla, una de las entidades más rezagadas en el proceso de vacunación con tan solo 61% de su población inmunizada con una dosis, y cuya tasa de desocupación rompió la recuperación en el segundo trimestre al pasar de 3.5% a 4%; así como Veracruz, con una tasa de inmunización de 65% y un incremento de la desocupación desde 2.6 a 4.5%.

En la región Bajío sucedió lo contrario, pues Guanajuato no tuvo tan mal desempeño, con una tasa de desocupación, que pese a su porcentaje de 61% de vacunación, se redujo  de 5.9% a 5.6& en comparación a Querétaro, que con 92% es el segundo estado más vacunado, pero que así como la capital, la pérdida de trabajos es su talón de Aquiles, pues la tasa de desocupación del estado se disparó de 4.9 a 5.8% en el mismo periodo.

La mayoría de los estados del país continuaron la recuperación del empleo o apenas se movieron respecto al trimestre anterior. Los estados del Norte del país así como algunos estados turísticos, como Quintana Roo, han gozado de una mayor recuperación en parte atribuida a las tasas de vacunación superiores a la media nacional. 

Recuperación del norte no es casualidad

Un primer factor que explica la recuperación más rápida y vigorosa del norte del país es la alta tasa de vacunación, pero incluso se convierte en un factor complementario respecto de su vocación exportadora.

“En México está claro que la mayor parte de la economía como de la población ocupada está en el sector terciario, siendo el centro donde más se incrementa este porcentaje. Algunas actividades como manufacturas y construcción, donde es más fácil implementar las medidas de seguridad y sanidad han tenido recuperaciones más fuertes”, dijo en entrevista para Arena Pública, Ana B. Gutierrez, Coordinadora de Comercio Exterior y Mercado Laboral del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

La fuerte recuperación del Norte ha sido potenciada por la recuperación del mercado exterior, dominado abismalmente por la demanda estadounidense que ha exigido una recuperación más rápida del empleo manufacturero para poder satisfacer los pedidos que exige la recuperación de la Unión Americana, para lo que la vacunación resultaba esencial.

Según el reporte de Exportaciones Trimestrales por Entidad Federativa del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, tan solo Chihuahua con el 13.7% (del valor de las exportaciones del país); Coahuila con 12%; Baja California, 10.5%; Nuevo León, 9.7%; y Tamaulipas con 6.8% -todos a excepción de Coahuila con tasas de vacunación superiores al 80%- suman el 52.7% del valor total de las exportaciones del país.

La rapidez con que se llevó a cabo la campaña de inmunización en los estados fronterizos fue una decisión gubernamental para adelantar la apertura fronteriza con Estados Unidos, pero también producto de una menor densidad poblacional y menores dificultades de acceso para las brigadas de vacunación.

Apenas el 14 de septiembre pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador celebró que se completara por completo la vacunación en todos los municipios limítrofes con Estados Unidos, logro alcanzado en parte gracias a la donación de vacunas Janssen (Johnson & Johnson) por parte del vecino del norte para fortalecer la vacunación de los estados fronterizos.

Para la experta del IMCO, la política pública primordial a implementarse para la recuperación económica estatal es el avance de la vacunación con estrategias claras para impulsar las actividades de manera segura, "en una reactivación que vaya más allá de una simple recuperación, en especial en sectores debilitados como el de servicios", dijo Gutiérrez que plantea se ofrezcan nuevos apoyos a quienes aún no logran reiniciar sus actividades.

Guanajuato y Puebla, con una importante producción manufacturera de exportación, no han logrado avances en la vacunación que sí lo han hecho estados del norte del país. Ambas entidades forman parte de los cinco mayores exportadores de equipo de transporte.