Políticas públicas

Producción de gas bajó 25% con EPN; en el presupuesto 2019 se asignó 33% más al fracking

A pesar del discurso presidencial, el Presupuesto 2019 contempla 33% más recursos que en 2018 para proyectos que utilizan fracking.

13-02-2019 05:26 Por : Arena Pública
La Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés) posiciona a México en el cuarto lugar a nivel mundial en términos de recursos potenciales de shale gas.
La Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés) posiciona a México en el cuarto lugar a nivel mundial en términos de recursos potenciales de shale gas.

En diciembre de 2018 en México solo se produjo el 75% del gas que se producía en enero de 2013. 

La producción de gas pasó de 6 mil 480 millones de pies cúbicos diarios (MMpcd) en enero de 2013 a 4 mil 857 MMpcd en diciembre de 2018 una disminución del 25% y no hay señales de que esta tendencia se revierta, especialmente ante la promesa del Presidente de prohibir la práctica del fracking.

En opinión de expertos en la materia el uso de la fractura hidráulica (fracking) -técnica polémica por su posible daño al medio ambiente- permitiría elevar la producción de hidrocarburos en México, especialmente de gas. 

Fuente: Comisión Nacional de Hidrocarburos

De continuar las tendencias actuales de crecimiento de uso de gas en el sector eléctrico, la manufactura, la presurización de yacimientos petroleros, la petroquímica y el uso vehicular, el país llegará al 2030 con una dependencia de 94% del gas del exterior, advirtió la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) a finales de 2018. 

La ronda de licitación 3.3, donde se licitaría la producción de gas shale con el uso de fracking en una zona conocida como la cuenca de Burgos, fue cancelada en diciembre por la CNH tras instrucciones de la Secretaría de Energía, hecho que fue celebrado por asociaciones ambientalistas. 

No obstante la cancelación de la ronda 3.3, el dinero que el gobierno invertirá en realizar proyectos de fracking aumentó, lo que hace pensar que la práctica continuará, pero ésta simplemente no se licitará.  

 

Te puede interesar: A 30 años del “Hoy no Circula”: Creció 219% el número de vehículos en la CDMX, 12 de febrero de 2019

 

En el tomo VII del presupuesto de egresos 2019, se puede constatar que se presupuestaron 3 mil 852 millones de pesos (mdp) para “evaluar los plays no convencionales de aceite y gas en lutitas de edad Cretácico y Jurásico”, un incremento del 33% respecto al 2018 cuando se destinaron 2 mil 892 mdp. 

Los recursos no convencionales en piedras lutitas son conocidos como gas y aceite shale, que por sus características requieren la fractura del subsuelo, inyección de agua y productos químicos que facilitan la extracción de estos hidrocarburos.

A pesar del aumento en el presupuesto para desarrollar esta práctica, públicamente Obrador no se ha pronunciado al respecto, cosa que sí hizo la secretaria de energía, Rocío Nahle.

Dentro de su participación en el foro Energy México 2019, la funcionaria explicó que el tema del gas es el más importante y crítico con el que están recibiendo al país, por lo que aseguró el fracking será utilizado.

El potencial del fracking en la producción de gas

La Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés) posiciona a México en el cuarto lugar a nivel mundial en términos de recursos potenciales de shale gas, con 681 billones de pies cúbicos técnicamente recuperables, detrás de China y Argentina.

De acuerdo con Pedro Joaquín Coldwell, titular de la Secretaría de Energía con Enrique Peña Nieto, las reservas de gas y petróleo que México tiene en el subsuelo y que podrían extraerse por medio de fracking equivalen a dos veces el tamaño de Cantarell, el yacimiento de petróleo más grande que tuvo México y uno de los más importantes a nivel mundial.

El exsecretario de energía Coldwell durante su comparecencia ante el poder Legislativo al final de su gestión, declaró que prohibir el fracking como sugiere Obrador sería un error, ya que el país quedaría condenado a seguir importando gas de Estados Unidos.

Sin pronunciarse a favor del fracking, el premio nobel de química, Mario Molina, externó una preocupación similar en agosto de 2018, al señalar que la prioridad de Obrador debería ser la producción de gas y no de gasolina. 

“No creo que haya mucho problema de quedarnos sin gasolina, pero hay un gran problema de quedarnos sin gas” señaló para Forbes Mario Molina. “México necesita gas, es muy importante. Y sí se puede hacer. Tenemos depósitos en nuestro país que se pueden explotar respetando el medio ambiente”

Según estimaciones de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, derivada de la labor de exploración de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la inversión en las rondas de licitación, la producción de gas podría revertir su tendencia e incrementar a partir del 2020 para producir 7 mil 250 MMpcd en 2029. No obstante, esta cifra se calculó sin tomar en cuenta la cancelación de la ronda 3.3.

El 85% del total nacional de los recursos prospectivos no convencionales como el gas shale, se concentran en el norte del país, en las provincias petroleras de Sabinas, Burro-Picachos y Burgos, zonas que se licitarían para explotación a través de la ronda 3.3

La polémica ambiental

El fracking utiliza una mezcla de arena, agua y diversos químicos para romper las rocas que se encuentran varias capas de tierra adentro y liberar el gas natural ahí resguardado. Un taladro excava cientos de metros bajo tierra, de ahí un hoyo horizontal se perfora e inyecta la mezcla en la roca dura para liberar el gas natural y el petróleo que después se extrae. 

Los químicos que utiliza esta mezcla son nocivos para el ser humano y en promedio cada excavación utiliza diariamente 8 millones de litros de agua, un consumo similar al de un poblado de 65 mil personas.

Cuando se acaba de extraer el hidrocarburo el pozo se sella y la mezcla que se utilizó para perforar se introduce ahí. Sin embargo, en diversos casos a lo largo del mundo los pozos han sido sellados de manera irresponsable causando la contaminación de mantos acuíferos.  

Sumado a la cantidad de agua que utiliza, el fracking libera gases efecto invernadero a la atmosfera contribuyendo al calentamiento global, lo que ha provocado que este método sea calificado como nocivo para el medio ambiente por diversas organizaciones.

 

MÁS INFORMACIÓN: El sector del Gas Natural: Algunas propuestas para el desarrollo de la Industria Nacional, Comisión Nacional de Hidrocarburos