Políticas públicas

Inacción de gobierno tensa relación entre distribuidores y empresas de gas LP

Solo en lo que va del 2021, aún con los topes máximos al gas LP, los precios al consumidor de este combustible han aumentado más de 14%

25-10-2021 18:00 Por : Arena Pública
El gas LP es el combustible de uso común entre las familias que más se ha encarecido con respecto a los niveles pre-pandemia (Foto: Pixabay)
El gas LP es el combustible de uso común entre las familias que más se ha encarecido con respecto a los niveles pre-pandemia (Foto: Pixabay)

La inacción del gobierno ha hecho más tensa la relación entre comisionistas y empresas de gas licuado de petróleo (LP).

Ambas partes han expresado deseos de que las autoridades tuvieran una comunicación más cercana para llegar a un acuerdo que beneficie a familias, trabajadores y compañías. De acuerdo con Óscar Pedroza, presidente y fundador de la distribuidora de combustible Grupo Urbanus, “sin mesas de diálogo, sin foros de debate [entre el sector privado y el sector público] donde se pueda discutir esta política pública, donde nosotros participemos como especialistas de este tema, no se va a solucionar”.

Por su lado, Enrique Medrano, vocero del Gremio Gasero Nacional, apunta que en las conversaciones que se tenían con el gobierno “solo veíamos buenas intenciones y no realidades”. Esta inacción se intensificó luego de las manifestaciones y paros de actividades que iniciaron el 11 de octubre, pues desde entonces “ya no tenemos comunicación, no nos han llamado”.

La falta de medidas más contundentes de parte del gobierno podría estar intensificando las rivalidades entre gaseros y compañías distribuidores de gas LP.

El vocero del Gremio Gasero Nacional denuncia que Petróleos Mexicanos (Pemex) y los corporativos privados se están “aventando la pelotita”, sin que ninguno de ellos se haya tomado el tiempo para plantear posibles soluciones a los bajos márgenes de ganancia y los precios del gas LP.

Al mismo tiempo, el presidente de Grupo Urbanus cree que es importante integrar a los comisionistas a las mesas de diálogo con el gobierno y las empresas distribuidoras, siempre y cuando sus representantes “tengan una capacidad de diálogo, de debate y de respeto a escuchar ideas”.

Gobierno echa gasolina al fuego

Además que faltan acciones más concretas de parte de la administración federal para limar asperezas entre los jugadores del mercado de gas LP y llegar a una solución que sea benéfica para todos los involucrados (incluyendo el consumidor final), también parecería que algunas declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) están contribuyendo a los ataques entre comisionistas y empresas.

En julio pasado, el titular del Ejecutivo federal señaló que el rápido aumento en los precios del gas LP respondía a “monopolios que controlan el gas, y son redes de distribución que dominan hasta en las colonias”. Si bien se ha comprobado ampliamente que hay jugadores en la venta de combustible que tienen un poder considerable sobre el mercado, las acusaciones han llevado a otras distribuidoras a tratar de modificar esta retórica.

Por ejemplo, Óscar Pedroza apunta que “la mafia del gas es enorme, y no son –como dicen– las familias y los empresarios; las mafias son los comisionistas que pelean derechos de piso para distribuir su gas en zonas y no dejar que nadie más entre”. Apunta que la participación de estos comisionistas “representa un incremento del precio del gas LP que llega a las viviendas y que a veces puede ser sumamente alto. Por eso, el pueblo y la ciudadanía tiene una justa razón para molestarse”.

También entre los comisionistas se puede observar cómo el discurso desde el gobierno puede llevar a esfuerzos para cambiar la retórica pública. Al inicio de la manifestación del Gremio Gasero Nacional, López Obrador señaló que “ya con los distribuidores se logró un acuerdo, ya entendieron que se debe de respetar un precio máximo porque no estaba bien”, pero puntualizó que “en el caso de los concesionarios todavía hay alguna inconformidad”, asegurando que seguiría trabajando para explicarles el porqué de los topes máximos.

Pero Enrique Medrano señala que “se ha manejado que nosotros queremos que aumente el gas, más comisión. Pero de ninguna manera. Solo queremos mantener la comisión que se nos daba”.

En este caso, también se puede percibir una animosidad hacia la otra parte. El vocero del Gremio explica que parte de la razón por la que es crucial que sus comisiones se mantengan, es que ahora deben hacerse cargo de sus herramientas de trabajo y equipos de transporte. Antes, dice, las empresas daban comisiones de 30 centavos, pero “te pagaban las llantas, el seguro de la unidad, las mangueras, las válvulas, sueldos. Apoyaban con esa situación. Pero un día dijeron que ya no nos iban a apoyar con nada y nos darían un margen comercial de 3-4 pesos”.

Indispensable, que gobierno actúe en gas LP

No solo es importante que haya acciones más contundentes de parte del gobierno para asegurar que la aversión entre comisionistas y empresas no continúe escalando en perjuicio para los consumidores finales. También porque, hasta ahora, la falta de acciones contundentes no han tenido grandes resultados.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), aunque sí se puede notar un retroceso en el índice de precios para el gas LP entre julio y agosto, congruente con la aplicación de los topes máximos del gas LP, el mismo Instituto indica que, en la comparación quincenal, este combustible logró apreciarse 4.42% entre finales de septiembre y mediados de octubre; al tiempo que sigue siendo el energético que más ha incrementado su precio respecto a diciembre de 2019 (en un 26.5%), con una variación acumulada entre diciembre de 2020 y septiembre pasado del 14.24%.

Más importante aún, tanto gaseros como empresas distribuidoras de gas LP están conscientes que el problema va más allá de lo que pueden hacer como agentes individuales. Óscar Pedroza confirma que el principal fenómeno detrás del incremento de precios del combustible es el aumento de los precios internacionales, mientras que Enrique Medrano señala que muchos de sus agremiados ahora esperan que esta crisis se alivie una vez que termine el invierno.

Pero es poco probable que el problema simplemente se desvanezca, aún si los próximos meses prueban ser más amables con los precios de los energéticos de lo que los especialistas esperan. Y es que el Presidente no parece dispuesto a dar por terminada la medida de los precios máximos.

A finales de septiembre, aunque los precios del combustible se encontraban solo unos centavos por debajo del promedio pre-topes, AMLO reafirmó que “vamos a seguir con la medida de control de precio máximo y vamos a seguir ampliando también lo del Gas Bienestar, esas son las medidas, y consideramos que vamos a poder mantener el control, en el caso del gas”.