Políticas públicas

El mundo cierra fronteras y eventos ante el COVID-19, pero ¿por qué México los mantiene abiertos?

Desde Chile hasta Canadá los cierres de fronteras se han convertido en la reacción de los gobiernos del continente para enfrentar al virus que provino de China, excepto para el gobierno mexicano.

16-03-2020 14:05 Por : Arena Pública
El subsecretario Hugo López-Gatell durante su participación en la conferencia de prensa matutina del 16 de marzo, ante la mirada del presidente Andrés Manuel López Obrador (Foto. lopezobrador.org.mx)
El subsecretario Hugo López-Gatell durante su participación en la conferencia de prensa matutina del 16 de marzo, ante la mirada del presidente Andrés Manuel López Obrador (Foto. lopezobrador.org.mx)

País por país, y en cascada, han cerrado -parcial o totalmente- sus fronteras a los viajeros extranjeros buscando frenar el contagio del virus COVID-19 que ha infectado a 174,990 personas y dado muerte a 6,706 en los cinco continentes, hasta el momento.

Este domingo los gobiernos de Colombia, Perú y Argentina decidieron cerrar totalmente sus fronteras a los viajeros extranjeros y Chile lo hizo este lunes, uniéndose a El Salvador que en días anteriores ya había decretado la completa cuarentena en su territorio. Otros países de América Latina como Bolivia, Ecuador, Honduras, Uruguay, Paraguay, Guatemala, Venezuela, Brasil, entre otros, decretaron cierres selectivos de sus fronteras o cuarentenas en algunas regiones específicas. 

El gobierno de Estados Unidos también anunció restricciones al ingreso de visitantes europeos y asiáticos, con la declaratoria de emergencia nacional en su territorio; mientras que hace unos momentos el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, anunció la decision de su gobierno de cerrar las fronteras a todos los viajeros que no sean ciudadanos o residentes permanentes. Canadá vio crecer los casos de infección en las últimas horas y este domingo la provincia de Alberta decretó el cierre de las escuelas. Alberta ha sido la última provincia en hacerlo.

En el continente americano, México ha sido -prácticamente- la excepción a la regla; incluso entre países de la región con un reducido número casos detectados. 

 

En fase uno: Pocos casos y ningún fallecido

Las autoridades de salud del gobierno que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador, han insistido en no cerrar fronteras, ni aislar poblados, ni restringir las actividades económicas o culturales en el territorio. La mejor demostración de que la vida en México continúa igual, es que el festival de música Vive Latino 2020 -con miles de asistentes en la Ciudad de México- se llevó a cabo el sábado y domingo pasados con la autorización del gobierno de la ciudad capital.

En México, las cifras oficiales dadas a conocer el domingo por la tarde, contaban 53 infectados de COVID-19, 176 casos sospechosos, 483 casos negativos -que se descartaron a través de pruebas- y ningun fallecido. Hasta el momento no se ha reportado, oficialmente, ningún infectado por contagio comunitario (local), sino que en todos los casos, éstos son 'importados' al país, dijo en conferencia de prensa el subsecretario Hugo López-Gatell, el responsable visible de la estrategia del gobierno federal para enfrentar al coronavirus.

Al momento no se ha reportado en el país ningún fallecido por el virus. Este domingo por la noche, se difundió por redes sociales el supuesto fallecimiento del empresario José Kuri, quien se habría contagiado de COVID-19 en un viaje a Estados Unido, pero horas más tarde la información se desmintió. Kuri -un familiar y socio del magnate Carlos Slim- no murió, aunque se reporta grave a consecuencia del coronavirus en un hospital de la Ciudad de México.

Al tiempo que se extendía por redes sociales la presunta muerte del empresario debido a la pandemia, el presidente López Obrador regresaba de un viaje de dos días por la costa chica del estado sureño de Guerrero, en la que se reunió de cerca con multitudes haciendo caso omiso a las recomendaciones de las autoridades sanitarias de su gobierno.

En diversas ocasiones, el presidente ha desdeñado la gravedad de la pandemia en el país. "No nos van a hacer nada los infortunios, las pandemias, nada de eso. Vamos a sacar adelante a nuestro país, porque cuando no hay corrupción el presupuesto rinde, alcanza. No alcanza para nada el presupuesto cuando se queda en unas cuantas manos" dijo en el municipo de Marquelia, Guerrero, el fin de semana.

Ante la insistencia de los periodistas este lunes sobre su apretada agenda con frecuentes contactos con la gente, el presidente dijo que someterá sus viajes y contactos a la indicación de las autoridades sanitarias. "Hay todo un plan, él (Hugo López-Gatell) me va a decir no es conveniente que se reúna con mucha gente, o ya no debe de ir a estos actos, ni saludos, ni abrazos, ni besos, nada, el me va a decir cuándo", dijo López Obrador.

 

Cerrar fronteras, sin fundamento científico sólido: Gobierno mexicano

Si bien el presidente y su gobierno han sido criticados por sus opositores por un manejo displicente de la pandemia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) -que declaró la semana pasada como pandemia en el mundo la extensión del COVID-19- ha reconocido la capacidad organizativa de México a partir de sus experiencias de crisis anteriores.

“México ha sido el primer país en poner a punto la técnica de detección del coronavirus y que ha permitido formar en su territorio a los países centroamericanos... Estamos confiados por nuestra colaboración con México, de quien estamos aprendiendo. Esta es una oportunidad para reforzar la capacidad de detección, el aislamiento y el análisis de los contactos”, dijo el jueves 12 el representante de la OMS en México, Cristian Morales Fuhrimann, en la conferencia matutina en Palacio Nacional. 

La razón por la que México no ha cerrado sus fronteras o restringido las actividades económicas, como el turismo, es porque "no es necesario", ha dicho López-Gatell, aunque ya se han tomado acciones propias de la fase dos de propagación del virus. El sábado pasado el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, dio a conocer la suspensión de clases en las escuelas públicas del país durante un mes, a partir del viernes 20 de marzo. Sin embargo la restricción de actividades económicas o la reprogramación de eventos masivos aún se mantiene a nivel de "recomendación" por parte de las autoridades sanitarias.

"No se pretende, ni se piensa... restringir los viajes internacionales hacia México; ni cerrar fronteras, ni cerrar puertos marítimos. Éstas medidas no tienen un fundamento científico sólido. En toda la historia de las epidemias no hay demostración científica alguna de que estas medidas extremas pudieran ayudar a disminuir el riesgo de trasmisión y tampoco ayudan porque tienen gravísimas consecuencias económicas y sociales", dijo López-Gatell en defensa de la política de no restricción de fronteras que ha aplicado.

"Además -dijo el jueves en la conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional- son contrarias al reglamento sanitario internacional y su esencia que, de manera muy formal, indica que hay que usar las medidas científicamente válidas, apropiadas a la situación y sin alterar el comercio internacional o la movilidad de las personas. Pero sí hay muchísimas otras medidas útiles que hemos puesto en práctica" dijo ese jueves López-Gatell quien es la voz única del gobierno mexicano frente a la pandemia y un funcionario con amplia experiencia en salud pública incluyendo la crisis de la influenza que azotó México en 2009.

 

Europa y el caso de Gran Bretaña

La Unión Europea (UE) anunció este lunes el cierre temporal de sus fronteras "para los viajes no esenciales" a la UE por un periodo inicial de 30 días, prorrogables si es necesario. "Cuanto menos se viaje, más se podrá contener el virus", dijo la presidenta de la Comisión Europea, la alemana Ursula von der Leyen.

Sin embargo, los gobiernos de la UE -cuyas poblaciones han registrado los mayores casos de infección del virus fuera de China- han implementado políticas descoordinadas y unilaterales para enfrentar la crisis. Países como Alemania, Austria, Hungría, República Checa, Polonia, Dinamarca, Lituania y Suiza- notificaron al Ejecutivo comunitario su decisión de cerrar sus fronteras interiores por el COVID-19.

Hasta esta hora del lunes en Europa se registraron 2,384 muertes, la mayor parte en Italia (1,809) y un total de más de 58,600 casos de contaminación oficialmente contabilizados. Con estas cifras, Europa es el continente donde la pandemia avanza con mayor rapidez.

A pesar de estar en la lista de los 10 países con mayor número de contagiados, el gobierno de Gran Bretaña ha tomado decisiones polémicas, como no tomar medidas drásticas contra la pandemia y de centrar su estrategia en suavizar la curva del virus para que la cúspide de contagios se produzca en un par de meses, cuando la salud pública esté más preparada para afrontar el choque. Los expertos señalan que este plan se basa en la hipótesis de que cuantas más personas se contagien ahora, mayor será el porcentaje de población que desarrollará inmunidad frente a una posible segunda oleada de la pandemia.

Gran Bretaña registra 1,543 afectados con 35 fallecidos y es el cuarto país europeo con mayor número de muertos, muy por detrás de Italia, España (334) y Francia (124).

 

La 'filosofía de la calma' ¿o del orgullo?

Mientras tanto en México, la señal que espera el gobierno federal para detonar la fase dos, es el reporte de algún caso de contagio comunitario. Pero las sospechas sobre un mayor número de casos que los reportados por las cifras oficiales, no han dejado de señalarse en las redes sociales, así como la descoordinación y la falta de capacitación e infraestructura en el sistema de salud pública.

En su edición digital de este lunes, el diario español El País publicó en una nota en la que asevera que "México sigue aplicando en esta epidemia la filosofía de la calma en el convencimiento de que si se toman medidas antes de tiempo pueden desgastar a la población para cuando sea más importante que las aplique, pero no es esa la experiencia que tienen otros países, donde muchas medidas de contención se tomaron demasiado tarde, a decir de los especialistas médicos".

A pesar de la no declaratoria de la fase dos de la propagación del coronavirus, escuelas de gran tamaño han anunciado la suspensión de clases. Lo hizo la semana pasada el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (TEC) -la institución educativa privada más numerosa del país- a la que le siguieron diversas universidades públicas y privadas. Y este lunes la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) -la mayor del país- anunció que, a partir de este martes, se comenzará la suspensión paulatina de las clases por la pandemia, hasta suspender completamente las actividades el próximo viernes 20.

La filosofía de la calma que ha defendido el subsecretario López-Gatell para enfrentar la pandemia, avalada por el presidente López Obrador, tendrá que ser probada en las próximas semanas si los casos de COVID-19 se multiplican. Entre tanto, el país que gobierna López Obrador luce como una isla en medio de la tormenta de la pandemia, ante el exceptisimo de no pocos científicos y de muchos políticos.