Economía

Sube a 2.7 millones los jóvenes que estudian y trabajan; el 48% gana hasta 2 salarios mínimos

La población joven en México enfrenta los retos de un mercado laboral con bajos salarios y muy poca vinculación para generar competencias digitales.

29-11-2018 06:21 Por : Arena Pública
El desarrollo de competencias laborales digitales vinculadas a la tecnología es poca ya que el comercio y los servicios de bajo valor agregado son los principales empleadores de los jóvenes en México.
El desarrollo de competencias laborales digitales vinculadas a la tecnología es poca ya que el comercio y los servicios de bajo valor agregado son los principales empleadores de los jóvenes en México.

Cada vez más jóvenes estudiantes deben trabajar, pero los salarios que encuentran son para llorar.

En México, la población de 15 a 29 años que, además de acudir a un centro de enseñanza, tienen un vinculo laboral, ascendió a 2.7 millones de personas hasta el tercer trimestre del año, según las cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

En los últimos seis años esta cifra se incrementó en 235 mil jóvenes; la mala noticia es que en su mayoría perciben ingresos equivalentes hasta dos salarios mínimos, es decir, 5,302 pesos.

Los incentivos económicos que la población joven encuentra en el mercado laboral al parecer no son muy alentadores. Las cifras de la ENOE confirman que la mitad de la población joven que trabaja y estudia obtienen apenas hasta dos salarios mínimos como ingresos (el 48%).

Gran parte del trabajo juvenil es acaparado por empleos de bajo valor agregado en comercio y servicios, sobre todo en áreas urbanas, que no les permite desarrollar competencias laborales vinculadas a la digitalización, la robótica o la industria 4.0 que genera alta productividad.

Un estudio de Manpower titulado Revolución de habilidades 2.0 señala que la tecnología está transformando a las organizaciones y las necesidades de habilidades están cambiando rápidamente y sabemos que las compañías no pueden encontrar el talento que necesitan.

Por ser nativos digitales, la población más joven debe desarrollar este tipo de habilidades que requiere la industria para aprender y adaptarse continuamente, de acuerdo al estudio de Manpower aquellos con habilidades comunes perciben salarios estancados e inseguridad en su futuro laboral, reflejados en las políticas, el proteccionismo y el populismo.

 

Fuente: Revolución de Habilidades 2.0, Manpower 2018.

De acuerdo con las cifras de la ENOE entre la población adolescente (15 a 19 años) que cuenta con una ocupación, uno de cada cuatro tiene ingresos de un salario mínimo mientras que un 36% logra obtener hasta dos salarios mínimos.

La situación no cambia mucho para los jóvenes que tienen entre 20 y 29 años, pues la población de este sector que decide trabajar, un 12% logra tener ingresos de hasta 2 mil 651 pesos (un salario mínimo) mientras que un 32.3% obtiene hasta 5 mil 302 pesos (dos salarios mínimos).

No sólo el ingreso es un factor de bajo estímulo para que los jóvenes trabajen y estudien al mismo tiempo, las altas tasas de desempleo en el sector de mayor preparación no son alentadoras.

Los últimos datos de la tasa de desempleo a octubre de 2018, muestran que entre la población desocupada, el 50.6% tiene estudios a nivel medio superior y superior, al principio del sexenio la proporción de desocupación con este grado de estudios era de 36.9%.

En este aspecto, el estudio de Manpower señala que “en el mundo digital, el éxito no siempre requiere un título universitario, sino que depende en gran medida de desear un continuo desarrollo de habilidades y de la capacidad de desarrollar continuamente sus destrezas con el fin de mantenerlas aptas para el empleo”, explica el texto.

Son varios los factores que explican el deterioro del mercado de trabajo y también el de la calidad educativa, lo cierto es que ambos tienen un impacto en los niveles de competitividad del país.

Recientemente, el Centro de Competitividad Mundial IMD, publicó el ranking mundial de talento y desarrollo de competencias laborales y México ocupa el lugar 61 de 63 economías de su comparativo mundial.  La posición más baja para un país miembro de la OCDE y tan sólo supera a Mongolia y Venezuela en los últimos lugares.

 

TE PUEDE INTERESARMéxico reprobado en el Índice Mundial de Talento, retrocede hasta el antepenúltimo lugar

 

El ranking revela que México prácticamente esta reprobado en talento al obtener una calificación de 38.36 puntos de 100 posibles, el país carece de competitividad laborales para enfrentar la inteligencia artificial, la robótica y nuevas tecnologías que redefinen constantemente los desafíos en la productividad mundial de empresas, gobiernos y la sociedad en general.

Fuente: Revolución de Habilidades 2.0, Manpower 2018.

La administración del presidente, Andrés Manuel López Obrador, hereda grandes rezagos en materia de competencias laborales, en parte, gracias al rezago educativo del país, la baja inversión en desarrollo y tecnología, el poco vinculo de las instituciones educativas con el sector productivo y el poco o nulo avance en innovación.

Las acciones a emprender deben ser inmediatas si se quiere contar con un mercado interno más sólido y con niveles de competitividad para lograr niveles de crecimiento más alto.

El reto resulta enorme para el programa de “jóvenes construyendo el futuro” para el cual se espera que los jóvenes se incorporen al mercado laboral como aprendices, pero el programa tendrá un costo para las finanzas públicas y, como señaló el IMCO recientemente, no se pude generar competitividad sólo con estímulos fiscales o con mano de obra barata.

 

MÁS INFORMACIÓN: Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, tercer trimestre 2018.

MÁS INFORMACIÓN: Revolución de habilidades 2.0, Manpower 2018.