Economía

Desaparecen más de un millón de negocios en 2020; los formales resistieron mejor la pandemia

Más cierres y mayores reducciones de personal se dieron entre los negocios informales, cuya proporción de cierres fue de 3 de cada 10 durante 2020. Quintana Roo fue el estado en el que más negocios cerraron sus puertas.

23-03-2021 19:35 Por : Arena Pública
El confinamiento por la pandemia afectó gravemente a los negocios turísticos. En la imagen, una playa cerrada en Isla Mujeres, Quintana Roo (Foto: Gobierno de Quintana Roo)
El confinamiento por la pandemia afectó gravemente a los negocios turísticos. En la imagen, una playa cerrada en Isla Mujeres, Quintana Roo (Foto: Gobierno de Quintana Roo)

Los negocios formales tuvieron una mayor supervivencia en comparación a los informales durante 2020, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En el año de la pandemia, cerraron sus puertas definitivamente 1 010 857 establecimientos, que representan 20.8% de los 4.9 millones de negocios registrados en 2019, según el último estudio de Demografía de Negocios.

Con 27 millones de personas ocupadas en ellos, las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) representan uno de los eslabones más importantes de la economía nacional y también uno de los más vulnerables ante las crisis económicas, y como fue en este caso, sanitarias.

De los negocios que cerraron sus puertas 3 de cada 10 eran informales, en comparación a 2 de cada 10 en los negocios formales. Aunque la cantidad de cierres varió también según el tipo de servicios del negocio

A nivel Pymes, los cierres de manufacturas tanto en el sector informal como en el formal, fueron reducidos. De los negocios manufactureros cerrados, solo 1.4% eran formales y 2.3% informales.

La mayor proporción de cierres fue en los servicios privados no financieros, con 8.7%% para los formales y 10% para los informales. Fueron seguidos por los comercios (9.5% informales / 7.8% formales). De manera general los cierres fueron ligeramente más comunes en el sector informal.

Los negocios informales son aquellos que cuentan con un máximo de 5 personas ocupadas, no disponen de un sistema contable y no realizan contribuciones a la seguridad social, según explica el Inegi.

Parte de la explicación de esta diferencia en la supervivencia se debe a las políticas de confinamiento y sana distancia, que redujeron los días laborables y condiciones para puestos callejeros las algunas ciudades, así como una caída general del ingreso, que los informales –al no contar con un sistema contable- presentaron mayores dificultades para superar.

En el caso de las microempresas –aquellas con menos de 10 trabajadores- el comportamiento fue similar, dónde también destaca la resistencia de las manufacturas, que tuvieron una tasa de supervivencia de más del 80%.

La supervivencia de los negocios también dependió del grado de preparación de los trabajadores, pues entre mayor grado educativo suelen estar más capacitados, pero también representan un mayor gasto salarial.

“Los establecimientos #MIPYME que desaparecieron de mayo 2019 a septiembre 2020 tenían una mayor proporción de personal ocupado con educación superior que los establecimientos que sobrevivieron (25% vs 19%)” puntualizó Julio Santaella, director del Inegi.

 

Quintana Roo, el paraíso perdido

De todos los estados del país, Quintana Roo fue donde más negocios formales cerraron, el 28.9% de ellos bajó sus cortinas para siempre.

A nivel nacional el promedio de muertes de los negocios formales es de 17.8%. Junto a Quintana Roo, otros tres estados destacan por su alta mortalidad con porcentajes mayores al 20%: Campeche (24.9%), Sinaloa (24.3%), Baja California Sur (23.9%).

En el caso de los negocios informales, Quintana Roo (33.6%) se encuentra ligeramente por debajo de Baja California Sur (34%), sin embargo, está en segundo lugar entre los estados con mayor mortalidad de negocios que identifica Inegi. Los otros que lideran son nuevamente Sinaloa (31.6%), Tamaulipas (31.3%), Colima (29.7%) y Nuevo León (28.8%).

Tanto Quintana Roo como Baja California Sur, así como en menor medida Campeche, son estados que dependen de la industria turística como sostén económico.

El desplome del turismo debido a la crisis sanitaria ha colocado a estos estados entre los de mayor tasa de desocupación producto de la magnitud del cierre de negocios que presentan.