Políticas públicas

Para aumentar recursos públicos, Hacienda apuesta por “cazar” a grandes evasores fiscales

Las arcas públicas han sobrepasado sus metas en plena pandemia gracias a la recaudación de grandes contribuyentes y a los precios del petróleo.

31-08-2021 14:38 Por : Arena Pública
Ramírez de la O aseguró a los senadores que no se crearán nuevos impuestos. (Foto:@R_Ramírez_O)
Ramírez de la O aseguró a los senadores que no se crearán nuevos impuestos. (Foto:@R_Ramírez_O)

No se crearán nuevos impuestos, pero sí se apuesta por ir por los grandes evasores al fisco, advirtió Rogelio Ramírez de la O, secretario de Hacienda.

En Reunión Plenaria ante la bancada del partido Morena en el Senado de la República, explicó a los legisladores las metas que tendrá la próxima propuesta de paquete económico 2022, documento que que rige en materia de política hacendaria, ingresos y egresos y que sirve para el funcionamiento y operación de la gestión gubernamental.

Ramírez de la O reiteró la postura presidencial al confirmar que el nuevo paquete no tiene planeado la creación de ningún nuevo impuesto ni aumentar el monto de ninguno de los existentes, si no que se irá por los grandes evasores fiscales con el objetivo de llenar las arcas públicas de los impuestos que no han pagado. 

“En lugar de incrementar la carga fiscal sobre los contribuyentes cumplidos, la estrategia tributaria se concentrará en aquellos que deliberadamente evaden al fisco”, aseguró el secretario de Hacienda.

No sería la primera vez que el gobierno federal busca aumentar su recaudación a través de la “cacería” de grandes evasores fiscales. Durante 2020, incluso con la fuerte contracción económica que trajo consigo una recaudación más estrecha, las arcas públicas lograron incluso cifras récord gracias los impuestos atrasados de estas empresas. 

Según su Informe tributario y de gestión para el cuarto trimestre de  2020, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) informó que la recaudación tributaria sumó 3.3 billones de pesos, equivalente a 14.5% del Producto Interno Bruto (PIB), la proporción más alta de los últimos 10 años. Tan solo la recaudación a los grandes contribuyentes alcanzó 1.7 billones de pesos (52%) de los ingresos totales. 

Durante 2020, 183 mil 342 millones de pesos se perdieron por la caída en la venta de hidrocarburos y electricidad, pero la recaudación tributaria de 170 mil millones de pesos compensó la caída.

En el marco legal actual, fortalecido por Reforma Penal Fiscal del año pasado, las penas para los evasores fiscales se incrementaron, incluso, hasta prisión preventiva de oficio y  hasta penas de 13 años de cárcel al equiparar los delitos de defraudación fiscal y lavado de dinero al de delincuencia organizada. 

Sin embargo, el secretario de Hacienda también señaló que se promoverá el cumplimiento de las obligaciones fiscales de los contribuyentes a través de una simplificación administrativa. 

La titular del SAT, Raquel Buenrostro, quién ha liderado la cruzada contra la evasión, ha declarado a los medios que durante el resto del sexenio no se dará un reforma fiscal como anteriormente se pensaba, sino que se limitará a una “reforma administrativa”. 

Ingresos récord, hasta ahora están sustentados por petróleo

Hasta julio de este año, el crecimiento de los recursos que llegaron a las arcas públicas dejó de ser protagonizado por los ingresos tributarios y pasaron al petróleo. 

Según el Informe de Finanzas y Deuda Pública de la SHCP, los ingresos petroleros hasta el séptimo mes del año alcanzaron un valor de 507, 517 millones de pesos; un repunte de 59.8% respecto al mismo mes de 2020.

A diferencia de hace un año, cuando la contracción económica dejó al petróleo con precios cercanos a cero, en el primer semestre de este año el barril de crudo alcanzó precios promedio en el mercado internacional de entre 60 hasta 70 dólares el barril.

La mezcla mexicana de exportación tuvo un valor promedio entre enero y julio de 58.2 dólares por barril, muy por encima del pronóstico del paquete fiscal 2021, que estimaba uno de 42.5 dólares.

Aunque el papel de la recaudación tributaria tampoco fue menor. En el mismo periodo superó en 11.3 mil millones de pesos lo programado y fue 2.3% mayor al año anterior. El Impuesto al Valor Agregado (IVA), fue el principal mecanismo de recaudación, pues repuntó 12.6%, su mayor alza desde 2014.

Los sólidos ingresos en lo que va del año impulsaron a alcanzar una cifra total de 3.4 billones de pesos hasta julio, un incremento anual de 8.2% y el monto más alto desde el 2017. 

El Paquete Económico 2022, que regirá la finanzas públicas en dicho año fiscal, se entregará el próximo 8 de septiembre al Congreso de la Unión para su revisión y posterior aprobación.