Políticas públicas

Enciende alarmas OIT por desempleo juvenil y llama a evitar una "generación perdida"

El organismo internacional señaló que la desocupación juvenil está en niveles históricos que podrían derivar incluso en conflictos sociales y políticos ante el sentimiento de desesperación.

20-08-2021 11:00 Por : Arena Pública
Desde el inicio de la pandemia el porcentaje de jóvenes sin trabajo ha tenido un brutal incremento de 43.36%.
Desde el inicio de la pandemia el porcentaje de jóvenes sin trabajo ha tenido un brutal incremento de 43.36%.

La juventud está en crisis. La pandemia les arrebató sus oportunidades laborales y a más de un año de su llegada a México, sigue sin devolverlas.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) está consciente de la grave situación del trabajo juvenil en América Latina que ha llegado a una tasa promedio de desocupación entre jóvenes de 15 a 24 años de 23.8% durante el primer trimestre de 2021, más del doble que la tasa general de la región y el nivel más alto desde que comenzó el registro en 2006 . 

“La población joven está entre los que más padecen con mayor intensidad las consecuencias sociales y económicas de la pandemia en la región, y harán frente a los efectos de la misma en los próximos años de su vida laboral, corriendo el riesgo de pasar a constituir una generación del confinamiento” advirtió Vinícius Pinheiro, director de la OIT para América Latina y el Caribe, en su mensaje por el Día Internacional de la Juventud.

En México la situación no es nada alentadora. Según los resultados para el primer trimestre del año la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) señala que entre la población desocupada (2,425,506), el sector de jóvenes de 15 a 24 años es el segundo más numeroso, con 795,920 desocupados, el 32.8% del total.

La población desocupada sigue siendo liderada por el grupo de 25 a 44 años de edad con 1,084,067, pero si bien el número de desocupados en este grupo ha crecido en un ligero 1.56 % (16,646), el sector de los más jóvenes ha tenido un brutal incremento de 43.36 % (240,716) desde que inició la pandemia.

Por el otro lado, en los grupos de 45 a 64  y de más de 65, el número de desocupados se ha reducido en (-)13.08 % (75,121) y (-)32.78 % (21,924), mostrando la enorme brecha que existe en la recuperación de los empleos según la edad. 

Oportunidades de inserción laboral son limitadas

La OIT ha señalado que una de las razones principales por la cuales el empleo joven de la región no ha logrado recuperarse es debido a que la pandemia eliminó las pasantías, las que tradicionalmente eran el puente entre los programas educativos o de formación hacia el mercado de trabajo.

Los programas de capacitación para el trabajo, pasantías o servicios sociales fungen comúnmente como la primera experiencia laboral de los jóvenes, que en muchos casos les permite integrarse a laborar en la empresa que los capacitó o, en otro caso, les otorga la experiencia requerida para competir por otro empleo.

El conseguir experiencia es un requisito que se ha vuelto prácticamente indispensable para conseguir un empleo digno. Según el estudio “Escasez de oportunidades laborales para los jóvenes” realizado por ManpowerGroup y Junior Achievement Americas, la falta de experiencia lidera por un aplastante 56% las razones por las que los jóvenes son rechazados cuando solicitan un empleo.

Desde el gobierno federal se han implementado dos medidas para aumentar la ocupación de los más jóvenes, la promoción del programa de capacitación laboral Jóvenes Construyendo el Futuro y la Feria Nacional del Empleo 2021, enfocada en esta edición a ofrecer trabajos a los más jóvenes incluidos.

Según las cifras oficiales, el programa tiene 321,756 aprendices vinculados así como 361,251 centros de trabajo verificados. Si bien el programa ha dado resultados en ofrecer oportunidades, se ha concentrado en más del 50% en los jóvenes con escolaridad máxima preparatoria, dejando de lado oportunidades para el sector universitario, quienes no encuentran ofertas de capacitación aptas para su nivel de preparación académico.

El subsecretario de Empleo y Productividad Laboral, Marath Bolaños, señaló durante la inauguración de la Feria en la Alcaldía Iztacalco, que uno de los objetivos es sensibilizar a las empresas para facilitar la inclusión y contratación de jóvenes sin experiencia laboral.

Sin embargo, en el caso de la Feria Nacional del Empleo sucede algo similar al programa federal. De las más de 60 mil vacantes ofrecidas en el evento, la gran mayoría están destinadas a niveles de escolaridad de preparatoria mientras una minoría se ofrece a aspirantes con estudios universitarios. 

De cada 100 egresados universitarios, solo 66 tienen un trabajo formal a comparación de los 79 que sólo concluyeron el bachillerato según ManpowerGroup. Además, este grupo es el que más dificultad tiene para encontrar empleos con una proporción de 83 por cada 100. 

Pero la crisis de empleo no se queda solo en el plano económico. Es tan grave que el director regional de la OIT advirtió que puede escalar rápidamente hasta un nivel político y social, afectando la gobernabilidad por la desesperación de la población.

“Las protestas que habían surgido en diversos países de esta región antes de la pandemia eran encabezadas por jóvenes. Después de una crisis feroz que ha dejado a muchas personas sin esperanzas, ya hemos visto cómo en algunos países estos jóvenes vuelven a salir a reclamar un porvenir” señaló Pinheiro.