Negocios

Qué habilidades necesitan los profesionales mexicanos post-COVID

Entre la transformación digital del siglo XXI y la pandemia, ¿qué deberían priorizar los mexicanos en su preparación profesional?

16-07-2021 08:40 Por : Arena Pública
Ya sea para ganar más o no quedarse atrás, los profesionales mexicanos deben reestructurar su skillset (Foto: Pixabay)
Ya sea para ganar más o no quedarse atrás, los profesionales mexicanos deben reestructurar su skillset (Foto: Pixabay)

Si quieren hacerse más atractivos a los empleadores, los profesionales mexicanos deben empezar a desarrollar soft-skills y habilidades técnicas.

Un estudio realizado por la plataforma Evaluar apunta que las competencias que más buscan los empleadores de México entre los futuros trabajadores eran, a inicios de junio, Orientación al cliente (31%), Orientación al logro (21%) y Comunicación efectiva (17%).

Estas habilidades reflejan una atención más precisa en los resultados que las empresas no tenían previo a la crisis sanitaria. Según el mismo estudio, las prioridades de las compañías antes que la COVID-19 dominara al mundo eran Trabajo bajo presión y Trabajo en equipo, ambas favorecidas por más de una quinta parte de las marcas.

No es una tendencia nueva. Desde hace años que agentes como el Foro Económico Mundial (WEF) advierten a empresas y profesionales que se debe dirigir menos potencial humano a tareas que solo requieran poder, esfuerzo o rapidez (para las que serían necesarias, por ejemplo, el  Trabajo bajo presión) y poner más atención a tareas demasiado complejas para que las máquinas puedan hacerlas.

Demanda de habilidades tecnológicas

Esta tendencia ha provocado que cada vez más sistemas automáticos, ya sea máquinas físicas o plataformas digitales, se vayan sumando al ecosistema de trabajo. Un estudio de McKinsey apunta que, para finales del año pasado, 31 por ciento de las empresas encuestadas (en una muestra global) ya tenían, al menos, una unidad de negocio o función operativa totalmente automatizada.

Esto también se refleja en lo que están buscando las empresas de sus futuros empleados. En una entrevista con Arena Pública, Ramiro Luz, líder de Soluciones de Talento para LinkedIn Hispanoamérica, dijo que entre las 10 habilidades profesionales más buscadas a lo largo de todo el año pasado están Ciencia de los datos, Tecnologías de almacenamiento de datos, Soporte técnico y Alfabetización digital.

Lo que deben considerar los profesionales de México es que esta demanda de habilidades tecnológicas tampoco es temporal ni es algo que surge únicamente de la digitalización forzosa de muchas empresas en medio de la pandemia.

“La COVID-19 sí tuvo un efecto en la demanda de habilidades […], sobre todo aquellas enfocadas en tecnología”, afirma el directivo de LinkedIn, “desde lo más básico como manejo de Excel, hasta las más sofisticadas como desarrollo de software. […] La demanda de habilidades digitales será cada vez más imperante para lograr una actividad efectiva y productiva en la nueva economía, impulsada por la tecnología”.

Incentivos (y barreras) para el desarrollo de los profesionales

Hay dos poderosas razones que deberían convencer a las personas de perseguir esta preparación profesional en el futuro. Primero, hay una oportunidad real de mejorar su propia condición económica. Segundo, tal vez no les quede de otra si desean permanecer empleados.

Un estudio de Amazon y Accenture apunta que, al menos en Estados Unidos, uno de cada tres trabajadores podría acceder con facilidad a plazas mejor pagadas con algo de entrenamiento y adquiriendo nuevas habilidades profesionales. Aptitudes Sociales, Técnicas, de Sistemas y de Gestión de recursos están fuertemente ligadas a ocupaciones de medianos y altos ingresos.

Al mismo tiempo, la transición digital está amenazando con eliminar cada vez más empleos. El WEF, en su reporte Future of Jobs 2020, asegura que el número de plazas creada por la digitalización superará el número de trabajos que se pierdan en la transición.

Sin embargo, aunque esa estimación será cierta al final del día, por ahora la creación de nuevos empleos está desacelerándose, mientras que la destrucción de viejas plazas está ganando velocidad.

El gran problema es que hay barreras importantes para que los profesionales (mexicanos y en otras partes del mundo) puedan concretar la actualización de sus habilidades. El mismo estudio de Amazon y Accenture apunta que la escasez transporte eficaz, cuidado de los hijos, tiempo libre y programas de capacitación dentro de las mismas empresas tiene un impacto considerable en la incapacidad para trabajar en el desarrollo a futuro.

Dentro de este contexto, Ramiro Luz defiende que “el e-learning es un recurso fundamental para apoyar a los profesionales en su capacitación continua y desde el papel de las empresas, las áreas de Recursos Humanos deben fomentar mucho más la importancia del aprendizaje continuo”.

El panorama mexicano actual

Considerando que las tendencias en habilidades se mantienen más o menos igual que antes de la pandemia, y tomando en cuenta las barreras a la capacitación continua que se enfrentan en todo el mundo, ¿cómo han lidiado los mexicanos con su desarrollo profesional?

Parece que no tan mal. De acuerdo con el Índice Global de Habilidades 2021 de Coursera, el número de inscripciones a cursos de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM) creció de 40% en 2018-2019 a 44% en 2021. Y entre las habilidades profesionales que están en tendencia en este segmento, se cuentan Ciencia computacional teórica, Programación en Python, Álgebra y Estadística con Machine Learning.

Aunque el interés está en aumento, es claro que no ha sido suficiente. El mismo reporte de Coursera apunta que los mexicanos tienen un importante rezago en habilidades profesionales relacionadas tanto a tecnología como a negocios.

Incluso a nivel América Latina, economías más pequeñas como Argentina y Costa Rica tienen avances más significativos en los campos de ciencia de datos, tecnología y negocios. Los profesionales de Brasil, la otra gran economía de la región junto a México, también están liderando el desarrollo de aptitudes relevantes para el futuro.

Los mexicanos necesitan enfocarse en habilidades blandas, digitales y técnicas si quieren impulsar sus ambiciones profesionales. En saber cómo desarrollarlas, aún con las barreras de la vida diaria, estaría el secreto para un futuro mejor, y por lo tanto para un mejor desempeño económico de México en el largo plazo.