Economía

Se malgasta 20% de la nómina en el sector público: BID

Un trabajador de gobierno gana en promedio tres veces más que uno del sector privado, una de las brechas más amplias en América Latina.

30-10-2018 06:00 Por : Arena Pública
La brecha del sector público y privado va más allá del ingreso, se extiende a las prestaciones muy por encima de la ley que reciben los trabajadores de gobierno. (Imagen tomada de Sipse)
La brecha del sector público y privado va más allá del ingreso, se extiende a las prestaciones muy por encima de la ley que reciben los trabajadores de gobierno. (Imagen tomada de Sipse)

México es uno de los países que más “malgastan” el presupuesto de nómina en América Latina, más de 20% de acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), al nivel de Guatemala, Honduras, Ecuador y El Salvador.

El salario promedio de un trabajador de gobierno a cualquiera de sus tres niveles: federal, estatal y municipal, es considerablemente más alto que el de un empleado del sector privado, se trata de una de las brechas más altas en América Latina y la razón principal del malgasto.

La remuneración media anual de un trabajador de Pemex o CFE es cuatro veces mayor que la de un empleado del sector privado; el del gobierno federal y estatal tres veces más grande y el del gobierno municipal 1.4 veces mayor, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Y la brecha se ha ampliado con el tiempo. En el año 2000 el salario promedio de un trabajador del gobierno federal era 2.7 veces mayor que en el sector privado, para 2015, 3.7 veces mayor, esto es, 35 mil 848 pesos mensuales en promedio frente a 9 mil 742 en el sector privado de acuerdo con un cálculo realizado por René Suárez Urrutia, doctor en Economía por la UNAM.

Mientras el salario promedio de un trabajador de gobierno federal creció 65% en 15 años, en el sector privado aumentó 20% “un desempeño magro incluso por debajo de la vapuleada economía […] A pesar de que el número de trabajadores del sector burocrático creció muy gradualmente, la masa salarial lo hizo de manera acelerada tomando como referencia el desempeño del sector privado o comparando con el resto de le economía”, señaló Suárez.

Los mexicanos que pagan impuestos son los principales afectados cuando el gobierno remunera a sus trabajadores con salarios por encima de su valor de mercado, pues la brecha se traduce en un mayor costo para los contribuyentes.

“Los datos revelan que una planta laboral castigada mantiene a una burocracia con sueldos desproporcionados y con una productividad muy cuestionable. Una clara muestra de los desfiguros de la administración pública, de la falta de consideración hacia los contribuyentes; de la falta total de sensibilidad, de la inexistencia de límites y del abuso de autoridad que, año con año, no hace más que agravarse”, aseguró el economista.

La voluntad del gobierno por maximizar el voto en temporada electoral y la densidad de sindicatos con un mayor poder de negociación en el sector público, explican la brecha salarial en América Latina según el BID.

La brecha entre el sector público y el privado no solo se registra en los salarios, se extiende a la amplia oferta de prestaciones muy por encima de la ley que gozan los trabajadores de gobierno.

En Pemex, por ejemplo, los trabajadores de planta tienen derecho a préstamos a plazos y sin intereses; la empresa absorbe los intereses de hasta dos créditos hipotecarios a los que pueden acceder; cuentan con un fondo de ahorro con una aportación de 5% de su salario tabulado y la empresa les pone el 30%; dentro de sus prestaciones médicas se contemplan especialidades como la cirugía plástica, estética y cosmética, entre otras prestaciones.

 

Te puede interesar: A debate las súper prestaciones que solo reciben trabajadores de Pemex, 28 de junio de 2017.

 

Primas quinquenales, premios de antigüedad, bonos por el día de la madre y el padre, días económicos, ayudas para: lentes, prótesis, licencia de conducir, guardería, defunción de familiares cercanos, titulación, becas para hijos, entre otras, son algunas de las prestaciones que se otorgan en dependencias del gobierno federal y gobiernos estatales.

Incluso existen otras prestaciones que varían entre dependencia y dependencia, en Profeco, por ejemplo, los trabajadores fundadores de cualquier delegación gozan de una gratificación extraordinaria anual de 2 mil 500 pesos.

Las prestaciones muy por encima de la ley que ofrece el sector público contrastan severamente con la realidad del mercado laboral mexicano, donde 62% de quienes tienen un empleo no tiene acceso a instituciones de salud; 44% ni siquiera tiene un contrato y 37% de los empleados subordinados no cuenta con prestaciones de ley tan básicas como el aguinaldo.

Frente a esta comparación los trabajadores de gobierno parecerían una especia de reducida elite. En México el sector público emplea en promedio a 10% del total de las personas en el mercado laboral, en los estados y municipios el porcentaje se eleva a 65%.

Las remuneraciones a los empleados del sector público representan 22% del gasto total del gobierno, un porcentaje por debajo del promedio de 29% en América Latina; sin embargo, para los gobiernos estatales y municipales el porcentaje crece hasta 42% con datos del BID.

 

AMLO quiere reducir la brecha salarial

El próximo sexenio podría haber una reducción en la brecha salarial, por lo menos en los puestos de alto nivel. El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, anunció que durante su administración se ajustarán más de 6 mil plazas de confianza para generar un ahorro mensual de 863 mil millones de pesos.

Entre otras medidas se reducirán a la mitad los ingresos de los burócratas que perciban más de un millón de pesos anuales u 83 mil pesos mensuales, se cancelará la pensión de los expresidentes, se eliminarán los seguros de gastos médicos privados, los guardaespaldas y los vuelos en aviones privados.

En México la brecha salarial no solo existe entre el sector privado y el público, se acentúa al interior de la burocracia, un jefe de departamento percibe entre 19 y 20 mil pesos mensuales, lo mismo que el presidente de la Suprema Corte de Justicia gana en un solo día con ingresos por casi siete millones de pesos anuales.

López Obrador buscará recortar la brecha salarial de hasta 18 veces entre los altos mandos y sus subordinados con una regla de proporcionalidad que evite que las diferencias sean mayores a 12 veces.

                                                                                    

MÁS INFORMACIÓN: Mejor gasto para mejores vidas, cómo América Latina y el Caribe puede hacer más con menos, Alejandro Izquierdo, Carola Pessino y Guillermo Vuletin, Banco Interamericano de Desarrollo, 2018.

MÁS INFORMACIÓN: Estimación y desempeño de salarios en los sectores público y privado, Revista Nexos, René Suárez Urrutia, marzo de 2017.