Economía

Se agudiza inflación por fuertes presiones en los precios de los energéticos

Los precios de gasolinas y gas LP siguieron incrementándose en la primera quincena de octubre y el alza en la inflación subyacente volvió a sorprender a los expertos.

23-10-2021 00:26 Por : Arena Pública
Distribuidores de cilindros de gas LP, cuyo tope de venta máximo no ha dejado de crecer. (Foto: Gobierno de México)
Distribuidores de cilindros de gas LP, cuyo tope de venta máximo no ha dejado de crecer. (Foto: Gobierno de México)

A tan solo un par de meses de la entrada del invierno, los precios de los energéticos continúan al alza en el país agudizando el fenómeno inflacionario.

Para la primera mitad del mes, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró un incremento interanual de 6.12% y un incremento quincenal de 0.54%, ligeramente por encima del pronóstico de los analistas que estimaban un alza de 0.52%. El incremento se vio presionado principalmente por el incremento de 18.8% en el precio de las tarifas eléctricas y de 4.42% en el precio del gas Licuado del Petróleo (LP), informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). 

El gas LP siguió presionando los bolsillos de las familias mexicanas pese al control de precios que impuso el gobierno, pues los precios internacionales del petróleo y gas no han dado tregua. Tan solo esta semana, el crudo sumó siete días seguidos de alza y analistas de bancos, como Goldman Sachs, ya pronostican que superará los 90 dólares por barril cuando inicie el invierno boreal.  

“Las fuertes condiciones de demanda a nivel global y la persistencia de los cuellos de botella, la posibilidad de un dólar más fuerte ante el inicio del tapering del Fed y la llegada del invierno en el hemisferio norte (con su potencial impacto adicional en los energéticos) sugieren que los riesgos continúan firmemente sesgados al alza”, advirtió el grupo de análisis económico de Banorte en un flash informativo sobre las perspectivas inflacionarias. 

El caso de la electricidad durante esta quincena es punto y aparte. Si bien en algunos países del mundo, particularmente en España donde las tarifas eléctricas son libres, se han presentado incrementos hasta de 500% en el precio debido al alza del precio del gas natural, en México el incremento se debió a la retirada de los subsidios por las “tarifas de verano”. 

“Conforme al esquema de tarifa de verano para las tarifas 1A-1F durante los 6 meses más cálidos del año, el precio de la electricidad doméstica se incrementa regularmente en la 1a quincena de octubre; en 2021 este incremento ascendió a 18.80% en línea con años anteriores” explicó, vía Twitter, Julio Santaella, presidente del Inegi.

Actualmente se vive una crisis energética en varias regiones del mundo como China, Europa y en menor medida los Estados Unidos, ante las disparidades entre la oferta y la demanda de la mayoría combustibles fósiles como petróleo, gas y carbón, utilizados tanto a nivel doméstico como industrial.

En el caso mexicano, apenas en julio el gas LP alcanzó precios 35% mayores que para el mismo mes del año pasado, y si bien el tope a los precios máximos que impuso el gobierno derribó momentáneamente -hasta 20 puntos porcentuales en agosto- el incremento anual, para la primera quincena de octubre, esta alza internanual ya sumaba 25%.

Y el futuro inmediato para los precios no parece pintar bien. El Banco Mundial (BM) advirtió en su última edición del reporte Perspectiva de Mercados de Materias Primas que los precios de la energía seguirán aumentando lentamente en 2022, incluso luego de incrementarse alrededor de 80% en este año; un importante riesgo a corto plazo para las economías en desarrollo que solo se espera comience a moderarse hasta mediados del año próximo.

Subyacente sorprende pronósticos

Pero no solo se trata de los energéticos. Aún cuando éstos fueron los principales responsables del alza en la inflación en la primera quincena de octubre, los precios subyacentes -de mayor estabilidad y duración- siguieron al alza por una quincena consecutiva más.

Si bien la inflación general no sorprendió frente a los pronósticos de los analistas económicos, la subyacente sí lo hizo. Los economistas esperaban un incremento quincenal de 0.20%, pero se encontraron con una de 0.33%.

“A todas luces se ve que la inflación se enfila hacia 6.5%. Sin embargo, no es seguro que termine en 6.5%, si el gobierno decide aumentar el subsidio a los combustibles e intenta moderar el índice general. Pero ello no necesariamente detendrá la carrera de la inflación subyacente”, subrayó en un tweet Alfredo Coutiño, economista en Jefe para América Latina y el Caribe de la firma de servicios financieros Moody´s Analytics.  

Además de la creación de Gas Bienestar y del tope a los precios del LP, desde hace varios años el gobierno aplica subsidios sobre el precio de los combustibles -gasolina magna, premium y diésel- para evitar que la volatilidad de los precios internacionales impacte en todos los demás productos vía costos de transporte.

Sin embargo, incluso a pesar que el gobierno retomó desde febrero de 2021 -es decir casi todo el año- la aplicación de subsidios sobre los combustibles, el precio de las mercancías -entre ellas los alimentos procesados- no han dejado crecer, pues en algunos casos, los precios de importación de insumos de producción están presionando más allá que lo que el gobierno puede contener. 

“Aunque buena parte de las presiones inflacionarias son ‘importadas’, es evidente que no se van a disipar pronto por 1) inercia de la inflación y 2) desincronización en la economía global”, señaló Gabriela Siller, directora de análisis económico de Banco Base en un tweet. 

Por tipo de bien, Banorte destacó que continuaron los incrementos generalizados en el factor subyacente, entre los que destacan nuevamente los alimentos procesados (0.3%) pero también, y de forma más sorpresiva, “categorías turísticas como tarifas aéreas (11.4%) y paquetes (4.9%) se ajustaron con fuerza al alza a pesar de la campaña de descuentos en línea, Hot Travel".