Economía

Inflación “devoró” incrementos salariales por primera vez en cuatro años

La tasa real ex post de los salarios contractuales en 2021 registró una caída de 0.94%; y se avizora un comportamiento similar para el primer semestre de este año.

14-01-2022 07:37 Por : Arena Pública
Los trabajadores
Los trabajadores "quedaron a deber" a la histórica inflación, especialmente en su gasto alimenticio. (Foto: Gobierno de México)

Los billetes se hicieron más pequeños y las monedas perdieron su brillo, conforme los aumentos salariales de los trabajadores sindicalizados dejaron de alcanzar a la inflación.

Luego de cuatro años al alza el indicador de revisiones salariales contractuales -que registra la variación de los salarios de los trabajadores sindicalizados en México- tuvo por primera vez un resultado anual negativo al caer 0.94% respecto al 2020, reportó la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

Con un histórico cierre de 7.8% en 2021 y un también histórico promedio mensual de 7.5%, la inflación vivida el año pasado fue la principal responsable al “devorar” por completo ocho de doce meses de aumentos.

El periodo de mayor caída se dió en los últimos meses del año cuando en septiembre comenzó el recrudecimiento de la caída, de (-)1.76%, la peor desde mayo, pero que sería superada por los siguientes dos meses cuando en octubre cayera (-)1.99% y el noviembre (-)2.02%, para finalizar el año con una ligeramente menor caída de (-)1.72%. 

Noviembre fue el mes de la peor caída, pues a pesar de no ser el mes con el mayor repunte inflacionario anual, el aumento nominal de 5.2% del mes no fue suficiente contra la inflación de 7.37% vivida en dicho mes. 

Por el lado contrario, agosto fue el único mes desde marzo que se “salvó” de caer, pues el minúsculo aumento registrado fue impulsado gracias a que la inflación detuvo momentáneamente su repunte en dicho mes con la entrada en vigor del tope al precio del gas decretado por el gobierno federal, de lo contrario, se hubieran hilado 10 meses consecutivos de caídas. 

De mantenerse los incrementos salariales en niveles similares a los de este año, de alrededor de 4.5% a 5.5%, 2022 también sería un año poco favorable para los trabajadores, pues por lo menos durante los dos primeros trimestres del año podrían seguirse registrando salariales reales ex post negativos, pues según las estimaciones del Banco de México, será hasta por lo menos el segundo trimestre del año cuando la inflación trimestral promedio alcance el 5.1%, aunque con un importante sesgo de riesgos al alza. 

“Por ejemplo, si suponemos un año ‘aburrido’ con variaciones mensuales en el INPC similares a los de la mediana de los últimos 10 años, la inflación descendería en 2022 de manera paulatina y alcanzaría apenas un nivel ligeramente inferior a 4% al cierre del año. Por el contrario, si los precios al consumidor observaran presiones mensuales similares a las de 2021, no habría margen de descenso por debajo de 7%”, señaló el analista económico independiente, Joel Virgen, en un artículo.

Adicionalmente debe considerarse que el INPC no diferencia entre los productos de mayor y menor consumo que estudia para calcular su variación, entre los cuales existen productos de importante participación en el gasto diario de las familias de menos ingresos y que registraron incrementos muy por encima de la inflación general.

Tan solo los alimentos procesados cerraron 2021 con una inflación de 8.11% mientras las frutas y verduras frescas alcanzaron 21.73%, aunque en este caso el factor estacional tiene parte de responsabilidad sobre el incremento. 

Según la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto en los Hogares (ENIGH) 2020, el 38% del gasto de los hogares mexicanos es destinado a cubrir la alimentación de la familia y de ese 38%, el 22.9% solo a la compra de carne, que presentó un incremento anual de 11.69%, mientras los cereales, segundo rubro más consumido con 16.8%, subieron 11.20%. 

La verdadera recuperación del mercado laboral, por verse

La tendencia a la baja de los salarios contrasta con la recuperación del empleo registrada en el mismo año, que alcanzó cifras históricas al cerrar el año con 20,620,148 trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), es decir, trabajadores formales. 

De enero a diciembre se crearon 846 mil 416 puestos de trabajo (+4.1%), el mayor incremento anual registrado también desde hace cuatro años, sin embargo, casi la totalidad de estos corresponden a los puestos que apenas fueron recuperados luego de la pandemia. 

Así, en comparación con los 20 millones 613 mil 536 empleos registrados en febrero de 2020 -previo a la pandemia- la diferencia pre pandemia en la que terminó 2021 es de apenas 6 mil 612 nuevas plazas, una cantidad insignificante para cubrir el crecimiento de 4.1 millones de personas que se incorporaron a la PEA solo hasta noviembre de 2021 según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE). 

Según México ¿Cómo vamos?, la recuperación del empleo formal durante la crisis de la pandemia ha sido más rápida que durante la crisis financiera mundial de 2008, sin embargo, a diferencia de ésta, “actualmente experimentamos un período de estancamiento y ligero retroceso [...] En lugar de continuar con un trote constante, el mercado laboral formal sufrió un tropiezo.”. 

Adicionalmente, según el Semáforo Laboral de la misma organización, sólo ocho estados de la República alcanzaron sus metas de generación de empleo, otros ocho quedaron entre el 75 y el 100% de la meta y los 16 restantes no alcanzaron ni tres cuartos de la meta.