Economía

Confirmado: La economía mexicana está estancada

Recesión técnica o no, las cifras preliminares al 4to trimestre de 2021, de -0.1%, validan que la economía retrocedió ligeramente en la segunda mitad del año pasado.

31-01-2022 17:30 Por : Arena Pública
Aún faltan elementos para confirmar una recesión técnica, pero los expertos advierten que el estancamiento es evidente. (Foto: Pixabay)
Aún faltan elementos para confirmar una recesión técnica, pero los expertos advierten que el estancamiento es evidente. (Foto: Pixabay)

La economía mexicana está estancada, independientemente de sí se declara o no una recesión técnica, señalaron analistas. 

La caída preliminar de (-)0.1% en el 4to trimestre de 2021 respecto del anterior, dada a conocer hoy por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), siguió a la contracción que se registró en el tercer trimestre (-0.4%) por lo que, según los convencionalismos, la economía habría entrado en una recesión técnica, un fenómeno que marca un estancamiento o desaceleración generalizada de la actividad económica. 

Si bien en México la confirmación de este hecho la dará el Comité de Fechado de Ciclos Económicos del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), varios analistas ya habían advertido de esta posibilidad que ahora ha llegado a las puertas. Sin embargo también advierten que esto no es lo más importante, pues la confirmación o no, no cambia lo que vive la economía del país. 

“Me parece (algo) ocioso discutir (mucho) si estamos en recesión o no. Nada sustantivo cambiaría si el crecimiento trimestral fuera 0.0 o 0.1% en vez de -0.1%. El punto toral es la atonía general de la demanda interna, la falta de inversión, la tremenda debilidad de los servicios”, escribió Adrián de la Garza, economista en Jefe de Citibanamex, en su cuenta de Twitter, 

Según el Inegi el consumo del mercado interno así como la inversión fija bruta, dos de los elementos mencionados por De la Garza llegaron a noviembre con resultados más que decepcionantes en el “año de la recuperación”. 

En ninguno de los dos casos se alcanzó un nivel ni siquiera similar a los vistos en el año de la pre pandemia (2019), sino que se encuentran en cifras similares a las alcanzadas en 2017 y 2013, respectivamente. Por si fuera poco recuperar niveles de inversión prepandemia no sería un logro, pues los datos de Inegi muestran que desde 2018 la inversión entró en una tendencia descendente que la pandemia solo vino a profundizar. 

La anemia de la capacidad productiva se ha agravado en los últimos tres años, lo cual explica la falta de fortaleza de la economía para remontar una trayectoria de crecimiento mayor y más sostenible”, dijo Alfredo Coutiño, economista en jefe para América Latina de Moody´s, en una columna.

El débil cierre de año -incluso a pesar del impulso de la temporada navideña- advierte que la mala racha para la economía aún no acaba, en especial cuando la variante Ómicron afectó prácticamente todo enero, respondió Gabriella Siller, directora de análisis económico de Banco Base.

“Es evidente el estancamiento económico y con la posibilidad de que esto se extienda al primer trimestre del 2022, un año en el que, de por sí, ya se espera un crecimiento bastante bajo” dijo la economista. El Inegi dará a conocer el 18 de febrero la cifra oportuna de la actividad económica al mes de enero.

Difusión y profundidad, elementos faltantes para confirmar recesión

La polémica sobre etiquetar de "economía en recesión" a los dos últimos trimestres, aún tomará tiempo, aunque la polémica entre los economistas del gobierno y del sector privado viene desde hace algunas semanas.

Días atrás el subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio, entró en la polémica y aseguró en una conferencia de prensa que el dato del PIB no es suficiente para determinar si la economía mexicana está o no en recesión técnica. 

El subgobernador del Banco de México Jonathan Heath, quien es también uno de los miembros del Comité de Fechado de Ciclos Económicos, señala que es difícil en este momento determinar un recesión de la economía mexicana, pues se necesitan por lo menos dos de tres criterios de los cuales solo se ha cumplido cabalmente con uno.

Según el subgobernador, la caída de dos trimestres consecutivos cumple con el criterio de duración, sin embargo, en el caso de la profundidad y difusión, una recesión o no es debatible debido a lo pequeño de la caída y la heterogeneidad entre sectores.

“Debe de ser una caída relativamente significante. Debemos recordar que la medición del PIB es mediante la inferencia estadística, por lo que tiene cierto grado de error estadístico. Una tasa de -0.1% no es estadísticamente diferente a cero”, explicó el subgobernador en un hilo de Twitter.

En el caso de la difusión, señala Heath coincidiendo con el subsecretario de Hacienda, aunque se registró un resultado general negativo en el PIB, las actividades secundarias continuarán creciendo -aunque con debilidad- y el empleo continuó al alza.

“Para hablar de una recesión, no solamente se tiene que observar la caída del PIB, sino el comportamiento de otras variables económicas, como el empleo, por ejemplo, y que es la más importante después del PIB “ justificó Yorio en la conferencia. 

No obstante el subgobernador también subrayó, al igual que analistas como De la Garza, que “independientemente de colgarle la etiqueta de recesión o no, prevalece un problema de falta de crecimiento”.

A nivel anual el resultado también es decepcionante, pues con tan solo un 5% preliminar, la economía mexicana recupera 5% de un desplome de 8.4% sufrido en el año de la pandemia. 

Los pronósticos institucionales eran variados, pero todos quedaron por debajo de la expectativa. El Fondo Monetario Internacional (FMI) esperaba un crecimiento de 6.3% en sintonía con Hacienda, mientras la Comisión Económica para América Latina y el Caribe tenía una proyección de 5.8%. Solo el Banco Mundial, que recientemente actualizó sus pronósticos, acertaron hasta ahora con un pronóstico de 5%.

Si bien 2022 apenas comienza, los pronósticos no son optimistas. Según el último sondeo de Citibanamex, el promedio de los analistas encuestados considera que el crecimiento anual en este año alcanzará sólo el 2.5%, cinco décimas debajo de su estimación a mediados de año. 

Algunos analistas como Coutiño y Alonso Cervera, economista en jefe para América Latina de Credit Suisse, incluso creen que un 2% sería el techo del crecimiento esperado para este año.