Empresas y Empresarios

Desempleo hace crecer valor de startups como Rappi

Las tasas de desempleo crecen en América Latina, funcionando como un caldo de cultivo para la expansión de la economía colaborativa.

04-09-2018 06:40 Por : Arena Pública
Uno de cada cinco jóvenes que busca trabajo no lo encuentra en América Latina. Foto: America Retail
Uno de cada cinco jóvenes que busca trabajo no lo encuentra en América Latina. Foto: America Retail

Que una aplicación de autoempleo sea la segunda startup latinoamericana en romper un récord de valorización tiene toda la lógica del mundo.

La aplicación colombiana de entregas a domicilio, Rappi, fue valuada en mil millones de dólares a finales de este agosto, algo que solo había podido alcanzar en América Latina la startup brasileña Nubank.

Esto en un contexto donde la tasa de desempleo en América Latina acumuló tres años consecutivos de crecimiento en 2017 y donde el autoempleo tampoco ha dejado de crecer, asegura la Organización Internacional del Trabajo.

Rappi es una startup que provee mensajería a la carta, teniendo un ejército de ‘rappiteros’ que entregan desde una solicitud de comida a domicilio, pasando por unas llaves olvidadas, hasta el pago de tus impuestos (este último solo en Colombia).

Si bien los usuarios se benefician de los servicios de mensajería y muchos jóvenes de la facilidad del autoempleo a través de esta clase de empresas; Rappi y otros servicios de mensajería similares como Domicilios.com o BringMe aprovechan la mano de obra juvenil desempleada para expandirse.

 

Te puede interesar: Nueva York impone salario mínimo para choferes de Uber ¿Sigue la CDMX?

 

Por primera vez en toda la década, uno de cada cinco jóvenes que busca empleo en la región no lo encuentra, asegura el informe Panorama Laboral de América Latina y el Caribe de la OIT, publicado en diciembre de 2017.

Al mismo tiempo la OIT observa dos claras tendencias en la región, por un lado el deterioro en la calidad del empleo puesto que la generación de estos en el sector formal y asalariado pasó del 65.3% en 2013 a 63.4% en 2016.

Por el otro, está el crecimiento de empleos por cuenta propia, mismos que fueron de un 21.6% en 2013 a un 23.6% en 2016.

Rappi es parte de la popularización de startups como Uber y Airbnb que forman parte de la economía colaborativa, donde unos buscan ganar dinero y otros ahorrarlo, todo en un formato de prestación de servicios que no requiere la compra de ningún insumo, solo comenzar a monetizar los propios viajes en auto, en bici o la propiedad de un departamento.

Las bases de varias de estas empresas estaban en el compartir y de paso hacer dinero, sin embargo, de un tiempo a la fecha el tener un empleo es todo sobre lo que se trata.

 

Te puede interesar: Economía colaborativa, la respuesta a los bajos salarios de los trabajadores.

 

Los asientos de taxis Uber, Cabify o Didi se encuentran llenos de conductores que tras un problema económico decidieron integrarse a esta economía que promete hacerles ganar tanto dinero como tiempo inviertan.

Así los mensajeros de Rappi o Uber Eats son jóvenes entre 18 y 25 años en promedio, que solo necesitan una bicicleta o motocicleta –que incluso pueden rentar a otra empresa de economía colaborativa- para comenzar a trabajar.

Tener educación básica terminada, un título universitario, años de experiencia laboral, nada de eso es estrictamente necesario, solo se requiere un transporte y un teléfono inteligente con internet.

La facilidad con la que un joven puede autoemplearse bajo estos métodos es tan grande que luce como una solución a corto plazo para las estadísticas de desocupación dentro de estas generaciones.

En la actualidad la tasa de desocupación juvenil es aproximadamente del triple que la observada en adultos dentro de la región, comenta la OIT.

 

DESEMPLEO EN AMERICA LATINA

 

Así mismo, existen países donde los jóvenes desocupados representan más del 50% de la población total en estas condiciones, como es el caso de Belice, Honduras y Guatemala. En México los jóvenes sin ocupación representan el 35% del total de desocupados.

Con este contexto, no es extraño que se vea gran potencial en una empresa que les ofrece a los jóvenes tomar una bicicleta y comenzar a entregar mandados por dinero.

 

 

MÁS INFORMACIÓN: Panorama Laboral de América Latina y el Caribe, OIT.