Salud y Medio Ambiente

¿Qué comen los mexicanos? Ni ricos ni pobres se alimentan sanamente

A la par que los alimentos hechos con base en maíz los mexicanos consumen diariamente grasas como aceites, mantequilla, mayonesas, cremas, manteca, muy poco recomendables para una dieta saludable.

27-09-2017 19:03 Por : Arena Pública
Si no modifican sus hábitos alimenticios los hijos del maíz podrían convertirse en los hijos de la diabetes.
Si no modifican sus hábitos alimenticios los hijos del maíz podrían convertirse en los hijos de la diabetes.

Los hijos del maíz podrían convertirse en los hijos de la diabetes.

Desde la época prehispánica hasta nuestros días el maíz es la base de la dieta de los mexicanos.

Tortillas, sopes, chilaquiles­, tamales, gorditas, tacos son solo algunos de los alimentos que se producen a partir del grano y que se comen a diario.

A pesar de que la alimentación de los mexicanos tiene su base en los cereales –trigo, arroz, avena- altamente recomendados en las dietas, los hábitos alimenticios de los mexicanos son poco saludables.

La razón es que, a la par que los alimentos hechos con base en maíz, los mexicanos consumen diariamente alimentos con alto contenido de grasas como aceites, mantequilla, mayonesas, cremas, manteca, mermeladas, así como azúcar, muy poco recomendables para una dieta saludable.

Una familia promedio mexicana destina el 30% de su gasto en alimentos clasificados como carbohidratos, calorías y grasas, los cuales consumen a diario.

Los mexicanos son los primeros consumidores de refresco a nivel mundial, 163 litros anuales por persona, siete veces más que el promedio de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cada mexicano come 34 kilogramos de pan, 70% de este consumo es pan blanco y el resto pan dulce, galletas, pasteles, entre otros, según datos de la Asociación Nacional de Proveedores Profesionales de la Industria del Pan, Repostería y Similares (Apropan).

Entre más pobre es una familia más gasta en carbohidratos, calorías y grasas, en parte, porque la manteca, el bolillo, un sope, en ocasiones puede ser más barato que algunas verduras, la carne de res, el pescado o el huevo.

Los mexicanos combinan los alimentos hechos con base en maíz con otros de alto contenido en grasas, ambos se comen en promedio siete días a la semana.

 

En cambio le invierten poco a los alimentos saludables.

Una familia promedio come solo cuatro días a la semana verduras y frutas y destina 14% del gasto en alimentos a consumirlas junto con las legumbres como los frijoles, las habas y las lentejas.

Según la pirámide alimenticia una dieta sana debería privilegiar el consumo de cereales como el arroz, la avena, el trigo, así como las verduras, y moderar la ingesta de grasas y alimentos ricos en calorías como la mantequilla, la mayonesa o las mermeladas.

El problema con la dieta mexicana es que combina los alimentos hechos a base de maíz con las mantecas, mantequillas, mayonesas, crema, azúcar y otro tipo de grasas.

 

Te puede interesar: Sin prevención, la diabetes será un factor más que agudizará la pobreza, 17 de abril de 2017.

 

En el 32% de los hogares mexicanos no se lleva una alimentación sana y variada, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Gasto e Ingreso de los Hogares 2016 publicada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La dieta de las familias mexicanas podría ser motivo de preocupación para las políticas públicas, pues es precisamente la alimentación alta en grasas la que abre la puerta a problemas como la diabetes.

Una enfermedad que actualmente poseen 12 millones de mexicanos y que se cuenta como un problema de salud y económico.

Más de 362 mil millones de pesos cuesta atender a los enfermos de Diabetes Mellitus tipo II -la más común en México- de acuerdo con un cálculo realizado por la Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud) en 2013, el más reciente.

 

Diferencia entre ricos y pobres

Existen diferencias entre lo que comen las familias más ricas y más pobres del país, pero conservan un denominador común, la base de su alimentación son los carbohidratos, calorías y grasas.

Entre más rica es una familia más come fuera de casa. Por su nivel de riqueza el Inegi divide a los hogares en 10 grupos, donde uno es el más pobre.

En esta escala las familias en el nivel 10 invierten el 40% de su gasto en alimentos en comidas fuera de casa, mientras que las familias en el nivel uno destinan solo el 10% de lo que gastan en alimentos a comidas fuera de casa.

Comer mariscos es un lujo. Las familias ricas destinan el doble de su gasto en comida al consumo de pescados y mariscos que las pobres. En días, un hogar promedio los consume cuando mucho una vez a la semana.

 

Entre más acaudalado es un hogar más invierte en comprar carne, leche y quesos.

Las familias con más recursos –en los niveles 9 y 10- gastan el doble que las más pobres –niveles 1 y 2- en la compra de carne de res-ternera y pescado.

La diferencia más marcada está en la carne de res y ternera, mientras que una familia acaudalada destina el 10% de su gasto, las más pobres solo le dedican el 5%.

 

Te puede interesar: Trabajar solo para subsistir: Oaxaqueños destinan 45% de sus ingresos para comer, 30 de agosto de 2017.

 

Lo mismo para el pescado y los mariscos, los más ricos le invierten el 4% de su gasto y quienes tienen menos recursos el 2%.

En cambio el pollo es un alimento que se encuentra más al alcance de las familias, no importando su nivel socioeconómico, los hogares mexicanos destinan en promedio el 8.5% de su gasto en comida a consumirlo.

Entre más pobre es una familia más gasta en cereales: arroz, maíz, trigo, avena; tortillas y vegetales.

 

Pirámide alimenticia de una familia promedio (por semana)

 

Diario o casi diario:

  • Tortillas
  • Arroz
  • Cualquier alimento hecho de maíz, trigo, salvado o avena
  • Aceite
  • Mantequilla
  • Mayonesa
  • Crema
  • Manteca
  • Azúcar o miel
  • Mermelada
  • Café o té

De cuatro a cinco días

  • Legumbres: frijoles, lentejas, habas
  • Queso, yogurt o leche
  • Verduras
  • Futas

Tres días o menos

  • Huevo
  • Carne de res o pollo
  • Tubérculos: papas, zanahoria, cebolla

 

Un día

  • Pescados y mariscos

 

 

MÁS INFORMACIÓN: Tabulados básicos de la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares 2016, Inegi, agosto 2017.

MÁS INFORMACIÓN: Informe final de resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016, octubre 2016.