Políticas públicas

Sellos en alimentos funcionan por reformulación de productos, pero no modifican patrones de consumo

El 67% de los mexicanos lee los sellos de los alimentos, aunque no necesariamente los usan para modificar sus hábitos de consumo.

12-08-2022 10:33 Por : Arena Pública
A nivel nacional, el 66.7% de la población utiliza los sellos de advertencia al momento de comprar alimentos empaquetados. (Foto: Canal del Congreso)
A nivel nacional, el 66.7% de la población utiliza los sellos de advertencia al momento de comprar alimentos empaquetados. (Foto: Canal del Congreso)

A casi dos años de la incorporación del etiquetado frontal de advertencia en alimentos empaquetados y bebidas no alcohólicas embotelladas, los resultados muestran que esta medida influye en los consumidores.

“Hemos visto que sí está funcionando el etiquetado al menos en esta parte del indicador de utilización”, dijo Carlos Cruz, maestro en salud pública e investigador en el Centro de Investigación en Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) en entrevista. ”Es un indicador que te habla de un comportamiento de la población para ver la manera en la que ellos están realizando las compras y las elecciones de sus alimentos, lo que nos interesa es que el etiquetado se utilice y las compras se hagan de una manera informada”, señala.

A nivel nacional, el 66.7% de la población utiliza los sellos de advertencia al momento de comprar alimentos empaquetados, además de que ha demostrado ser comprensible por la mayoría de la población, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2021 (Ensanut). En contraste, con el etiquetado anterior, GDA, sólo 6% lo consideraba fácil de comprender.

Sin embargo, pese a que el 44.2% de los consumidores identificó productos menos saludables con esta información, el porcentaje de mexicanos que consumen alimentos no recomendados aún es elevado en comparación con los recomendados. 

El 69.3% consume bebidas endulzadas (en 2020 el porcentaje era de 87%), 41.35% consume cereales dulces, y 26.6% botanas, dulces y postres; frente al 40.3% de la población que consume frutas, 45.6% verduras y 26.8% leguminosas. En 2020, el consumo de estos alimentos recomendados era mayor; las frutas y verduras eran consumidas por la mitad de los mexicanos, mientras que las leguminosas tenían un porcentaje de 27.5%. 

“Digamos que la gente no está modificando sus patrones de consumo, están consumiendo lo mismo todos los días. Pero hay otro efecto que vino con el etiquetado, que es el de la reformulación”, advierte Cruz. “A la mayoría de los productos les han bajado grasa, azúcares o sodio para tratar de evitar los sellos y aunque existan personas que no hayan modificado sus patrones de compra, pues están consumiendo indirectamente menos cantidades de estos nutrimentos por la reformulación, entonces hasta ese punto también sabemos que sí está impactando”.

Y es que empresas como Coca Cola y Bimbo aumentaron sus ventas durante el 2021. Durante ese año Coca Cola Femsa su volumen de ventas fue 5.3% mayor que en 2020 al pasar de 3 mil 284.3 millones de cajas unidad a 3 mil 457.8 millones de cajas unidad.  Mientras que las ventas netas de Bimbo fueron 5.4% mayores que en 2020 al pasar de 331 mil 051 millones de pesos (mdp) a 348 mil 884 mdp.

No obstante, Bimbo reconoce que su “oferta está elaborada con recetas más sencillas y naturales” y ejemplo de ello son sus panes de caja que no cuentan con este tipo de sellos. Por su parte Coca Cola señala que “continuamos impulsando el crecimiento del portafolio de bebidas bajas en azúcar o sin azúcar para satisfacer y estimular la demanda de nuestros productos, a la vez que adaptamos el portafolio al comportamiento en evolución de los consumidores”.