Políticas públicas

El desplome de las gasolinas, un retroceso de casi medio siglo en Pemex

Pemex produce la mitad de gasolinas que hace cinco años y este año la caída podría igualar la producción de 1974.

03-03-2019 08:50 Por : Arena Pública
El presidente Andrés Manuel López Obrador y Octavio Romero Oropeza, director general de Pemex en un evento en diciembre de 2018
El presidente Andrés Manuel López Obrador y Octavio Romero Oropeza, director general de Pemex en un evento en diciembre de 2018

Pemex produce la mitad de gasolinas que hace cinco años y este año podría producir solo lo que se producía en 1974. La producción de gasolinas en el país se fue a pique en los últimos cinco años.

En 2018 las seis refinerías que tiene operando Pemex, la petrolera estatal, produjeron menos de la mitad de las gasolinas que elaboraron en 2014. En aquel año, la producción de estos petrolíferos automotrices promedió 422 mil barriles diarios, pero en 2018 el promedio apenas alcanzó 207 mil barriles diarios. Una caída brutal de 51% en el último quinquenio, lo que revela un "abandono" casi total de la refinación en México.

La producción de gasolinas en el país había sido creciente prácticamente desde que se registran estadísticas en Pemex, en 1938, hasta alcanzar su pico en 2009 con 472 mil barriles diarios. Pero desde inicios de este siglo Pemex había logrado superar la producción de 400 mil barriles diarios de gasolinas, y durante más de una década mantenerla regularmente alrededor de los 450 mil barriles producidos en sus refinerías.

Sin embargo en 2014 hubo un punto de quiebre. A partir de allí, la caída se aceleró: -10% en 2015, -15% en 2016, -21% en 2017 y -19% en 2018. Y el descenso en tobogán no se detiene. En enero de este año la caída fue de -18% respecto de enero del año pasado, con solo 207 mil barriles diarios producidos.

De no frenarse esta caída, en este año Pemex producirá un volumen de gasolinas solo comparable con lo que la empresa petrolera estatal producía en 1974, hace 45 años.

 

El abandono de la refinación

2014-2015 es el periodo en el que entra en vigor la reforma energética que impulsó el presidente Enrique Peña Nieto junto con los grandes partidos políticos de entonces (PRI, PAN y PRD) bajo el manto del ‘Pacto por México’. Allí se definió la apertura a la inversión en hidrocarburos y se dió paso a la competencia en el sector; un hecho inédito en siete décadas, que prometía convertir a Pemex en una empresa competitiva en el futuro. Sin embargo, a la luz de su situación, 5 años después, la petrolera estatal no lucía preparada en aquél momento para enfrentar tales retos.

Así fue. A finales de 2014 –era Emilio Lozoya Austin el director general de la petrolera- se inició el desplome de los precios internacionales del petróleo con nuevas y graves afectaciones a las finanzas de la petrolera y a las finanzas públicas, por lo que Pemex prácticamente "abandonó" sus plantas de refinación que ya arrastraban una fuerte obsolescencia tecnológica.

En 2015 el presupuesto de inversiones para refinación se redujo 25% y en 2016 un 36% adicional; por lo que en dos años las inversiones de Pemex a sus refinerías cayeron a menos de la mitad, mientras que seguía creciendo la demanda en el mercado interno y las importaciones de gasolinas se multiplicaron como nunca antes lo habían hecho.

Un "abandono" de esta magnitud también implicaba riesgos operativos –el 20 de abril de 2016 la explosiones en el complejo Pajaritos, en Coatzacoalcos, dejó un saldo de 32 muertos- a la vez que reprodujo el robo de combustibles en los ductos de Pemex a escalas nunca antes vistas en el país.

Los "apagones" en las refinerías se volvieron comunes y por largos periodos en los últimos años, con graves consecuencias sobre la producción y los costos para Pemex.

En agosto de 2017, la empresa decidió “apagar” la refinería Francisco I. Madero en Tamaulipas, una de las más antiguas del país y que producía entre 140 y 170 mil barriles diarios de petrolíferos, entre ellos gasolinas. Pero el “apagón” se prolongó durante siete meses, hasta marzo de 2018, y con serias deficiencias en sus operaciones una vez que se decidió “encenderla”. La refinería Madero apenas produjo 1,188 barriles diarios de gasolinas en julio de 2018, según datos del Sistema de Información Energética (SIE).

 

¿Demasiado tarde?

El Presidente Andrés Manuel López Obrador ha hecho del rescate de Pemex su bandera de gobierno. Lo repitió en la campaña electoral y no ha cesado de insistir en sus conferencias diarias matutinas. Le daría todos los recursos necesarios para reflotarla, ha dicho.

Se ha propuesto detener la caída en la extracción de crudo y llevarla a 2.4 millones de barriles al final del sexenio, desde los 1.7 millones de la actualidad; además de reconfigurar las seis refinerías que tiene la petrolera y construir una nueva en Dos Bocas, Veracruz; entre otras acciones.

La tarea no será fácil sobre todo porque Pemex, más que una empresa, siempre ha sido tratada como el brazo de la política energética del gobierno, una caja para las finanzas públicas y un barril sin fondo de financiamiento para propósitos políticos.

Sus críticos lanzaron sus dardos sobre las primeras acciones del Presidente cuando provocó desabasto en la venta de gasolinas en diciembre al cerrar los ductos para evitar el millonario robo de los combustibles. Ahora las críticas se concentran en el despilfarro de los recursos públicos que significaría construir una nueva refinería, cuando existe una sobre oferta en el mercado mundial de refino.

Pero López Obrador ha hecho oídos sordos, sentado en una popularidad que no para de crecer y que supera el 80% de la población, según diversas encuestas publicadas recientemente. En sus informes a los inversionistas el director de la petrolera, Octavio Romero, ha insistido en que la nueva refinería comenzará a construirse a finales de este mismo año.

Mientras ello ocurre, la producción interna de gasolinas sigue cayendo, las importaciones no cesan de incrementarse, y los precios de las dos calidades de gasolina que vende Pemex, Magna y Premium, tampoco han dejado de subir; a pesar de las promesas electorales del Presidente más popular que ha tenido México en su historia.

 

MÁS INFORMACIÓN: Reporte Anual 2015, Pemex

MÁS INFORMACIÓN: Anuario Estadístico 1988Anuario Estadístico2014Estadísticas Petroleras, enero 2019. Petróleos Mexicanos.