Políticas públicas

El 97% de las viviendas no son accesibles financieramente, advierte la ONU

Dentro de las metas a lograr por la ONU, se encuentra el poder garantizar para el 2030, el acceso para todos a una vivienda adecuada, segura y asequible.

11-01-2019 07:30 Por : Arena Pública
La Organización de las Naciones Unidas (ONU) reportó que el 97% de las viviendas en países desarrollados o en vías de desarrollo, no fueron accesibles financieramente para quienes se destinaron inicialmente.
La Organización de las Naciones Unidas (ONU) reportó que el 97% de las viviendas en países desarrollados o en vías de desarrollo, no fueron accesibles financieramente para quienes se destinaron inicialmente.

Comprar una vivienda aquí o en China, es algo que, de manera literal, muy poca gente puede lograr. 

Los elevados precios de los nuevos inmuebles comparados con el ingreso de la mayoría de la población han generado un mercado al que poca población puede acceder, especialmente en grandes urbes como la Ciudad de México.  

Los problemas de falta de vivienda asequible no son exclusivos de México. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) reportó que el 97% de las viviendas en países desarrollados o en vías de desarrollo, no fueron accesibles financieramente para quienes se destinaron inicialmente.

La especulación en el mercado de la vivienda de los grandes centros urbanos por los sectores inmobiliarios privados ha provocado que la vivienda ya no sea "un un factor de cambio sostenible que promueve la igualdad", dice el Reporte Mundial de ONU-Habitat.

 

Te puede interesar: 

Tarifa congelada y diésel ponen en jaque al Metrobús; CDMX pone 900 mdp más

 

A pesar de que la industria de la construcción sigue en expansión dentro de los centros urbanos y cercana a los centros de trabajo, la vivienda que se construye es inaccesible para el grueso de la población, lo que los obliga a desplazarse a la periferia en donde muchas veces carecen de servicios básicos o utilizan varias horas al día en trasladarse. 

Un caso emblemático es el de la ciudad de México, donde el precio de la mayoría de los nuevos inmuebles supera el millón de pesos, para el cual las instituciones financieras requieren un ingreso cercano a los 30 mil pesos. 

No obstante, según la Secretaría del Trabajo únicamente 2% de las personas ocupadas en la capital reportan un ingreso superior a los 10 salarios mínimos, lo cual sería apenas lo necesario para conseguir un crédito de esa cantidad. 

 

La situación parece ser más agravante en la generación Millennial, el salario promedio de un joven recién egresado de la universidad va de 5 a 10 mil pesos en México y el 67% de ellos continúa viviendo con sus padres o algún familiar, según la última Encuesta Nacional de Juventud, lo que imposibilita al grueso de jóvenes a si quiera pensar en adquirir una casa. 

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en el autobienestar reportado por los jóvenes entre 19 y 29 años en zonas urbanas, el rubro vivienda va en decremento. 

Uno de los objetivos del Desarrollo Sostenible de la ONU con miras al 2030 es lograr ciudades y comunidades sostenibles. 

 

Te puede interesar: 

¿Por qué Aurrera es la marca que pone 'el pan en la mesa' de Walmart México?

 

En 2015, cerca de 4 mil millones de personas vivía en ciudades y se prevé que ese número aumente hasta unos 5 mil millones para 2030, por lo que la organización urge mejorar la planificación y la gestión urbanas para que los espacios urbanos del mundo sean más inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

Dentro de las metas a lograr por la ONU, se encuentra el poder garantizar para el 2030, el acceso para todos a una vivienda adecuada, segura y asequible y servicios básicos, así como modernización de los barrios más marginados.

 

En México sí hay vivienda, pero alejada de los centros de trabajo

Para el caso mexicano pareciera que el problema no es la falta de vivienda social, sino la desconexión de esta con los centros de trabajo. Desde el sexenio de Vicente Fox a la fecha ha habido una explosión en los desarrollos inmobiliarios que rodean las metrópolis. 

Durante la administración del primer presidente panista se construyeron 2 millones 350 mil viviendas a un ritmo de 2 mil 500 diarias. No obstante, la administración de Fox fue solo el comienzo. Con Felipe Calderón, los créditos entregados por el Infonavit llegaron a los 3 millones y al finalizar el sexenio de Peña se cerró alrededor de los 3.5 millones. 

Sin embargo, los complejos urbanos creados de esta manera van en contra de lo que profesan los objetivos de la ONU; la vivienda está alejada de los centros de trabajo, sin alcance de servicios ni de ofertas culturales. 

El encargado de solventar los problemas relacionados con la vivienda en la administración entrante será Román Meyer, con 36 años, uno de los secretarios de Estado más jóvenes y titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Al ser cuestionado en distintas entrevistas, Meyer ha recalcado que su labor se enfocará en hacer cumplir el mandato del artículo cuarto constitucional que reza: “Toda familia tiene derecho a disfrutar de vivienda digna y decorosa. La Ley establecerá los instrumentos y apoyos necesarios a fin de alcanzar tal objetivo”, por lo que una vivienda digna y asequible se suma como uno más de los retos que tendrá que afrontar el nuevo gobierno. 

 

MÁS INFORMACIÓN: Vivienda, inviable para la mayoría, Organización de las Naciones Unidas