Negocios

Logística, seguridad y capacidad, los retos del sector autopartes

Se espera que este año la producción de autopartes en el país supere los 100 mil millones de dólares, según la Industria Nacional de Autopartes (INA).

18-04-2022 20:06 Por : Arena Pública
El sector autopartes ve oportunidades a futuro con el nearshoring y los vehículos eléctricos (Foto: Gobierno de México)
El sector autopartes ve oportunidades a futuro con el nearshoring y los vehículos eléctricos (Foto: Gobierno de México)

La privilegiada posición de México como fabricante y exportador de vehículos, ha impulsado una poderosa industria de autopartes que no ha parado de crecer y que superaría los 100 mil millones de dólares en producción. A corto plazo el sector autopartes mexicano enfrenta retos en la logística, el aumento de la demanda y la seguridad del país.

Como otras actividades en el segmento de manufacturas, la recuperación económica de esta industria ha sido más acelerada que el resto de las actividades productivas. Para enero pasado, los ingresos mensuales por maquila, submaquila y manufactura para las actividades de fabricación de partes para vehículos automotores ascendían a 20 mil 924 millones de pesos (MP), 6.82% por encima del promedio para los 12 meses de 2019, con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Para el resto del año, la tendencia debería mantenerse y hasta debería superar expectativas. “Para el resto del año tenemos cifras muy positivas. Tenemos que la producción de autopartes para 2022 alcance los 100 mil 714 millones de dólares (MD) […], un crecimiento del 6.3% respecto al 2021. Pero nuestro forecast de producción es moderado […] Teníamos proyectado para enero de este año unos 7 mil 700 MD mensuales fabricados, y en realidad fueron 8 mil 200 MD”, apunta Julio Galván, gerente de estudios económicos de la Industria Nacional de Autopartes (INA).

Hay, sin embargo, tres temas que podrían afectar el desempeño del sector, de acuerdo con el especialista de la INA: “El tema logístico es uno. También está el cómo vamos a romper esa barrera en cuestión de seguridad. Y también la demanda se puede salir de nuestras manos, porque se nos puede pedir más, exigir más y quedarnos fuera del mercado”.

Los temas logístico y de seguridad son tal vez los más visibles, pues los comparten también otros sectores en el segmento de manufactura. El tema de seguridad es particularmente prevalente en la región del Bajío. Si bien especialistas han apuntado que la violencia no es necesariamente un desincentivo para la inversión, sí representa un factor que incrementa los costos y podría dejar fuera de juego a compañías de menor tamaño, con menores recursos para afrontar esta barrera.

En lo que respecta a las cadenas de suministro, ya han surgido nuevas preocupaciones respecto a la permanencia a largo plazo de estas disrupciones. Y aunque los paros en armadoras fueron más vistosos, la escasez de componentes también llegó a afectar significativamente el rendimiento financiero de las productoras de autopartes.

Pero Julio Galván asegura que las afectaciones logísticas deberían estar bajo control, debido a la forma en la que están tendidas las redes de suministro del sector autopartes. “La gran ventaja es que, del 100% de las importaciones que realizamos a nivel mundial, el 52% pertenece a Estados Unidos. Y el resto viene de Asia, China, Corea. [Aunque sí hubo algunas afectaciones entre 2020 y 2021 por la cuestión logística] para hacer frente a la producción nacional de autopartes, no fue un foco rojo, se pudo contrarrestar el tema”, aseguró.

El tema de la capacidad, sin embargo, sí podría ser un desafío particularmente duro para la industria de autopartes. También en datos de Inegi,  el índice de volumen físico de la producción del sector autopartes para enero pasado aún se encontraba (-)4.68% por debajo del promedio para 2019.

A eso se tienen que sumar desafíos adicionales, como el cada vez mayor interés en vehículos eléctricos (EVs). Este tipo de coches requieren significativamente menos piezas para su armado que los automotores de combustión convencionales, una situación que ya está generando cierto nerviosismo entre algunos agentes del sector automotriz a nivel internacional.

Sin embargo, Julio Galván defiende que también hay ventajas importantes a favor de la producción de autopartes en México. Recientemente, el país superó a Alemania como la cuarta potencia en la manufactura de autopartes a nivel mundial, un logro que el experto explicó como resultado de una tendencia histórica.

“Hay una serie a la baja en la producción de vehículos ligeros en Alemania. [En autopartes eso] ha llevado a una caída en la producción interna, su demanda ha sido menor, y sus vehículos se han dejado de fabricar a nivel mundial […]. Por esa diferencia, de aquí hacia adelante, numéricamente no hay forma que [Alemania] nos pueda volver a alcanzar”, señala el directivo de la INA. Y es justo gracias a tendencias como el nearshoring que, de acuerdo con el experto, existe la esperanza que se superen ampliamente las expectativas de producción local para el sector autopartes en 2022.