Finanzas

Se extienden minusvalías en Afores ante alza de tasas

La elevada inflación y las abruptas alzas de tasas ha provocado el mayor periodo de minusvalías que se registre en las Afores, afectando a quienes han decidido jubilarse.

31-10-2022 08:01 Por : Arena Pública
Las Siefores están asignadas según rangos de edad. (Foto: Pixabay)
Las Siefores están asignadas según rangos de edad. (Foto: Pixabay)

Las minusvalías en los fondos de pensiones ya suman 244 días, el mayor periodo para las Afores, y podrían extenderse aún más a causa del alza persistente de la inflación y del histórico incremento en tasas de interés que afectan la valuación de los fondos. Las pérdidas de valor en estos fondos están impactando negativamente el monto de las pensiones para los trabajadores que decidan jubilarse.

En 2022, los fondos pensiones - llamados Sociedades de Inversión de Fondos para el Retiro (Siefores), que administran las Afores- han registrado su periodo más extenso de minusvalías con 244 días a la baja, acumulando minusvalías de 9%, y sumando 473 mil 800 millones de pesos al cierre de septiembre.

Pese a que no se trata de su caída más profunda -las caídas en 2008-2009 y 2014 fueron mucho más profundas- la extensión del tiempo de las minusvalías en este año incrementa los temores de los 32.7 millones de ahorradores para sus pensiones que están registrados en las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores), según datos del organismo regulatorio, la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar). 

Las minusvalías son una caída transitoria del valor de los activos financieros, como bonos y acciones, en los que los fondos de pensiones (Siefores) invirtieron los recursos de los trabajadores, provocando rendimientos negativos durante ese periodo. Estas minusvalías solo se traducen en pérdidas efectivas para el trabajador cuando éste decide retirar sus recursos. De allí que los analistas han reiterado que las minusvalías no debe ser señal de preocupación ni provocar decisiones precipitadas con base en el temor, lo que podrían ser mucho más dañinas para el ahorrador. 

“Por supuesto que a nadie le agrada recibir números negativos, pero no es la primera vez ni la última vez que ocurre y siempre termina recuperándose. En medio del ojo del huracán es difícil ver el huracán, pero va a venir", dijo Carlos Ramírez Fuentes, expresidente de la CONSAR, para este reporte.

Para evitar el deterioro de sus ahorros, muchos trabajadores han recurrido a traspasar sus recursos a otra Afore, de allí que se han registrado 2 millones 557 mil 795 traspasos entre Afores en este año. Ante la situación de alarma el presidente de la Consar, Iván Pliego Moreno, dijo que traspasar reiteradamente entre Afores reduce 12.5% el saldo ahorrado, disminución que puede elevarse hasta 32% en periodos de volatilidad y minusvalía, por lo que llamó a no tomar decisiones apresuradas respecto al ahorro.

Y es que las afectaciones al ahorro de los trabajadores, además de ser generalizadas, es decir que ninguna Afore protegerá completamente al ahorrador de la volatilidad actual, también las afectaciones podrían ser mayores dependiendo del tipo de Siefore en el que se encuentre el trabajador.

 

Tasas suben, carteras bajan

Las temidas minusvalías ocurren cuando el valor en el que está invertido el ahorro de los trabajadores, disminuye. De acuerdo al régimen de inversión establecido en la ley, en México estos valores pueden ser instrumentos de renta variable nacionales o extranjeros, FIBRAS, deuda internacional o nacional, así como estructurados. Pero la que destaca por su aplastante participación, de 50.8%, es la deuda gubernamental, cuyo rendimiento está determinado por la tasa de referencia del Banco de México (Banxico).

“En un ejemplo hipotético, para una cartera de una Afore que compró un bono a 10% hace seis meses y ahora ese mismo bono está al 12%, el valor de la cartera de inversión disminuye, pues los precios de los bonos se mueven en sentido inverso a la tasa de interés”, explica Ramírez Fuentes. 

Comúnmente la deuda gubernamental representa la parte más estable de la cartera de inversión pues se trata de inversiones prácticamente garantizadas al estar respaldadas por el Gobierno Federal que, si bien generan bajos rendimientos, en condiciones normales protegen de riesgos innecesarios a los ahorradores más cercanos a su jubilación. Sin embargo, en medio de una ola inflacionaria global con tasas fuertemente a la alza, esto tiene consecuencias negativas para los fondos de pensiones que invierten en bonos de deuda gubenamental de largo plazo.

Tanto la Consar como el gremio de las Afores (AMAFORE) han buscado dar explicaciones a los trabajadores. Según explicó el Informe de la CONSAR en el segundo trimestre del año “las minusvalías han sido originadas por un entorno de elevados niveles de inflación global [...] que ha orillado a los Bancos Centrales a elevar las tasas de interés de referencia para contrarrestar los altos niveles de inflación”.

No solo el Banxico ha subido su tasa hasta un histórico nivel de 9.25%, sino que lo ha hecho en un plazo de catorce meses, su mayor ritmo desde que el banco central adoptó el régimen de objetivos. Como la tasa de interés de Banxico afecta directamente la valuación de los bonos gubernamentales, las carteras de inversión son afectadas en mayor o menor medida dependiendo de la estructura de las carteras de los diversos fondos de pensiones.

Los fondos dedicados a los trabajadores más jóvenes, llamados Siefore Básica Inicial (SB 1000), tienen una participación del 44.5% de deuda gubernamental, de 50.5% en instrumentos de renta variable, además de otros instrumentos de inversión autorizados; es decir, están sujetos a mayor riesgo, provocando que sean el sector etáreo con minusvalías más profundas. En la SB 1000 la participación de la deuda gubernamental en las Afores disponibles es muy variable.

AFORE % DEUDA GUBERNAMENTAL EN SB 1000
Profuturo

68.97%

Invercap 60.30%
Citibanamex 56.2%
Principal 52.63%
Banorte-XXI* 49.04%
Inbursa 47.48%
Sura 47.39%
Azteca 39.87%
PensionISSSTE 34.34%
Bancoppel

29.45%

Tabla: Elaboración propia con datos de CONSAR *Datos referentes a SB 90-94, debido a no disponibilidad de SB 1000.



Sin embargo, como advierten los expertos, aún cuando las carteras de los más jóvenes estén recibiendo la peor parte, son también aquellas que tienen la mayor posibilidad de recuperarse en el largo camino que aún les queda hacía la jubilación, pues la mayoría de estos valores gubernamentales están invertidos en Bonos y UDIbonos, los instrumentos de más largo aliento con plazos de 3, 5, 10, 20 y hasta 30 años.

Solo tres Afores, Invercap, Profuturo e Inbursa, mantienen -además- un alto porcentaje de inversión en Cetes, el instrumento de deuda gubernamental de menor plazo (máximo a un año), lo que permite a las administradoras mayor flexibilidad para la reinversión de los valores en momentos de volatilidad. Al tener la mayor participación de deuda gubernamental, Profuturo ha sido de las principales afectadas con minusvalías por 26,971 millones de pesos, en comparación de Inbursa con solo 2,344 millones.

Próximos a jubilarse, esperar para evitar una pensión menor

Hasta septiembre de 2022 alrededor de 3.7 millones de trabajadores estaban en condición de poder retirarse, por lo que las mermas en sus estados de cuenta representan una inesperada baja en sus ahorros para sus pensiones.

Debido a que en las Siefores destinadas a las personas de mayor edad, la participación de deuda gubernamental alcanza un aplastante 85% -con una participación de deuda a largo plazo de hasta 57.3% para el caso de UDIBonos- la afectación en la valuación de estas carteras es prácticamente insalvable.

El problema para aquellos trabajadores en edad de jubilación, a diferencia de los más jóvenes, no radica en que éstas minusvalías sean transitorias, sino que aquellos que estaban por jubilarse este año -o incluso el siguiente- se verán forzados a aplazar su jubilación, a fin de buscar recuperarse de este extenso periodo de extenso periodo de minusvalías en sus ahorros para el retiro. 

Si bien Ramírez Fuente considera que buena parte de lo que está incorporando hoy el mercado en el valor actual de las tasas “ya se descontó”, advirtió que esto solo se dará si no existen más sorpresas inflacionarias en los próximos meses.

El hecho es que el propio Banxico espera inflaciones elevadas para el próximo año, por lo que los economistas esperan que el banco central mantenga su tasa de referencia en por lo menos 10.25% hasta 2023. De allí que el periodo de minusvalías aún podría mantenerse por más tiempo.